Turquía advierte a Siria de posibles represalias pero descarta una guerra

Por Publimetro Colombia

Ankara, 24 jun (EFE).- Ankara advirtió hoy de que no quiere una guerra con Damasco, pero sí se reserva “el derecho a tomar represalia” para responder al derribo de uno de sus aviones militares por parte de la artillería siria, un incidente que será tratado mañana por la OTAN en Bruselas.

“No tenemos intención de declarar la guerra a nadie. Pero haremos todo lo que consideremos necesario”, en respuesta al derribo de un avión militar turco el pasado viernes por fuerzas sirias, dijo hoy a la prensa el portavoz del gobierno turco y viceprimer ministro, Bulent Arinc, tras concluir en Ankara una reunión del Consejo de Ministros.

El portavoz insistió en la versión de los hechos que dio el domingo por el ministro de Exteriores, Ahmet Davutoglu, de que el caza turco F4 fue alcanzado cuando se encontraba en el espacio aéreo internacional, a 13 millas náuticas de la costa siria, sin ninguna advertencia previa por parte de las autoridades sirias.

Si bien reconoció que la aeronave violó brevemente el espacio sirio, aseguró que se trató de un error que duró solo cinco minutos, pues corrigió el rumbo tras recibir una advertencia de un radar turco, 16 minutos antes de ser derribada.

Además, el viceprimer ministro informó hoy de que las fuerzas sirias dispararon el mismo viernes contra un segundo avión militar turco, un Casa, que participaba en una operación desplegada por Turquía para buscar los restos del F4 y sus tripulantes.

Las fuerzas sirias abrieron entonces fuego contra un avión Casa, de búsqueda y rescate, si bien lo detuvieron “inmediatamente después de que el Ejército turco las contactara”, explicó.

El tema principal de la reunión del gabinete del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, que duró unas siete horas, ha sido la eventual respuesta al derribo de su avión militar, si bien la prioridad de Ankara sigue siendo la búsqueda y rescate de los dos pilotos de la aeronave derribada, aún desaparecidos.

“Turquía se reserva todos sus derechos derivados de la ley internacional, incluido el derecho a la represalia. Turquía no dudará en dar los pasos necesarios como respuesta”, subrayó Arinc.

“Un comportamiento semejante no puede quedar impune. Como Estado de Derecho, actuaremos de acuerdo con la ley internacional. Turquía ha notificado a la OTAN en el marco de los artículos 4 y 5 del Tratado”, dijo el viceprimer ministro.

Añadió que su gobierno se ha congratulado de la oferta siria de crear un comité militar conjunto de investigación, pero lamenta que el mismo no puede establecerse porque Turquía ha invitado a los sirios a Ankara, pero éstos insisten en que el comité debe reunirse en Lazkiye, en la región donde ocurrió el incidente.

Según los medios turcos, Erdogan habría informado a los demás líderes políticos del hallazgo de cuatro botas militares que se cree pertenecían a los dos tripulantes, y se teme que ambos hayan fallecido en el fondo del Mediterráneo.

Los turcos están a la espera de que Erdogan exponga, en un discurso al grupo parlamentario de su gobernante Partido de Justicia y Desarrollo (AKP, islamista moderado) previsto para mañana, las reacciones que planea.

Los medios vaticinan que Turquía no desatará una guerra con su vecino, pero sí buscará que el régimen de Bachar al Asad “pague” por su ataque.

“No habrá razón de guerra, pero (Siria) no quedará sin castigo”, resumió hoy el diario Hurriyet la postura generalizada y expresada por la mayoría de los analistas en los debates sobre este asunto que dominaron durante el día los programas de las televisiones turcas.

Algunas fuentes diplomáticas en Ankara que pidieron el anonimato dijeron esperar que Irán y Rusia puedan convencer a Damasco para que se disculpe oficialmente y ofrezca una compensación por la pérdida de la aeronave, un acto que sin duda distendería la situación.

Pero hasta el momento, el régimen de Bachar al Asad no ha dado señales de ir en esa dirección, sino que, por el contrario, insistió hoy en que ha actuado “según sus derechos”.

“Siria actuó según sus derechos y como un Estado soberano. Lo que sucedió fue un accidente y no una agresión como algunos dicen, porque el avión fue derribado por una batería antiaérea sin radar con un alcance máximo de 2,5 kilómetros”, explicó Yihad Maqdisi, portavoz del Ministerio sirio de Exteriores.

El responsable sirio tachó de “mentiras” las declaraciones del ministro turco de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, de que el avión turco fuera alcanzado en el espacio aéreo internacional.

Mientras, continúa el flujo de refugiados sirios y militares sirios desertados hacia suelo turco, con la llegada anoche de 33 soldados del Ejército del país vecino, incluidos un general y dos coroneles, y son ya 13 los generales sirios que han buscado refugio en Turquía.

Luxemburgo, 25 jun (EFE).- La Unión Europea condenó hoy con dureza el ataque sirio a un avión del Ejército turco, pero pidió moderación a todas las partes y advirtió sobre los peligros de una escalada en el conflicto y los riesgos de una intervención militar.

“La Unión Europea condena el inaceptable derribo por Siria de un avión militar turco el 22 de junio”, señalaron en una declaración oficial los ministros de Exteriores de los Veintisiete países comunitarios reunidos en Luxemburgo.

Varios ministros, como el italiano Giulio Terzi y el francés Laurent Fabius, subrayaron el hecho de que el avión atacado iba desarmado y fue derribado sin ningún tipo de advertencia previa.

La UE, en su comunicado oficial, señaló la necesidad de que el incidente sea investigado “en profundidad” y “de forma urgente”, por lo que exigió a Damasco que coopere con Turquía y garantice el acceso a las autoridades turcas para que analicen el suceso.

Al mismo tiempo, los Veintisiete alabaron la “moderada” y “responsable” reacción turca al ataque.

Ankara, por ahora, ha decidido llevar el asunto al Consejo de Seguridad de la ONU y la OTAN, que mañana analizará lo ocurrido en una reunión de embajadores en Bruselas.

La UE prefiere agotar todas las vías de mediación antes de apoyar una intervención armada en Siria, que vive un conflicto interno entre las tropas del presidente Bachar al Asad y las fuerzas de la oposición.

“Cuanta mayor sea la violencia y la militarización del conflicto, más difícil será evitar un resultado que podría suponer una fragmentación sectaria de toda la región, con consecuencias devastadoras durante años”, aseguró el ministro de Exteriores sueco, Carl Bildt.

Entre las grandes preocupaciones de Europa está la posibilidad de que el conflicto armado se extienda al Líbano, según indicaron hoy fuentes diplomáticas.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, subrayó la importancia de “evitar que haya un contagio” a ese país, “una nación en estos momentos extraordinariamente importante para toda la comunidad y, por supuesto, para España”, que tiene tropas desplegadas en su territorio.

La vía militar, según subrayó García-Margallo, “está fuera de cuestión” y “no se está discutiendo”.

“No queremos una intervención”, zanjó el ministro holandés, Uri Rosenthal.

Mientras, el ministro de Exteriores belga, Didier Reynders, descartó una operación al estilo de la llevada a cabo por la OTAN en Libia, pero aseguró que “una presencia militar para garantizar el alto el fuego y asegurar la protección de la ayuda humanitaria es probablemente indispensable”.

Francia -uno de los países más abiertos a un hipotético uso de la fuerza- dejó hoy claro que eso no será posible mientras no haya un marco que lo permita aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Una vez más, los países europeos llamaron a Rusia y China a aumentar en ese foro la presión sobre el régimen de Bachar al Asad y, por primera vez en unas conclusiones formales, reclamaron sanciones de acuerdo con el Capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas.

Ese capítulo contempla la imposición de sanciones y la puesta en marcha de operaciones militares para tratar de frenar la violencia en caso de amenazas a la paz o actos de agresión.

La UE ha venido imponiendo sanciones contra el régimen de Damasco por la violenta represión contra la población civil prácticamente cada mes desde que estalló el conflicto en el país.

Hoy, los ministros aprobaron la decimosexta ronda de sanciones, que incluirá en la lista negra a una nueva persona y seis entidades, principalmente de los sectores de las finanzas y las telecomunicaciones, según avanzaron fuentes europeas.

Con los de hoy, son ya 49 entidades las que han visto bloqueados sus activos, mientras que la lista de individuos -a los que además se les prohíbe la entrada en Europa- asciende a 129 personas.

La UE quiere que la comunidad internacional se sume a estas medidas de presión, en especial los países de la región, a los que intentará persuadir hoy durante un encuentro con el Consejo de Cooperación del Golfo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo