El Mercosur se enfrenta al desafío inédito de qué hacer con Paraguay

Por Publimetro Colombia

Buenos Aires, 25 jun (EFE).- Paraguay, la economía más débil del Mercosur, puede convertirse en el primer miembro del bloque suramericano en ser sancionado por sus socios, una situación inédita que analizarán los presidentes de la unión el próximo viernes en Argentina.

Paraguay, miembro fundador del Mercosur junto a Brasil, Argentina y Uruguay, fue suspendido este domingo por decisión de sus socios en su derecho a participar de la cumbre semestral del bloque, que se realizará el próximo viernes en la ciudad argentina de Mendoza.

La medida, también adoptada por los Estados asociados al Mercosur (Chile, Perú, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Colombia), se hizo en “enérgica condena a la ruptura del orden democrático” en Paraguay, cuyo presidente, Fernando Lugo, fue destituido el viernes pasado por el Congreso de su país sin un “debido proceso”, según el bloque.

Los jefes de Estado, que no reconocen el Gobierno de Federico Franco, anticiparon este domingo que considerarán las “ulteriores medidas a ser adoptadas” con Paraguay en la cumbre del viernes, a la que acudirá Lugo.

“No está claro qué sanciones puede adoptar el bloque, más allá de excluirlo del seno del Mercosur. Pero sí es esperable que en la cumbre haya una clara condena verbal a lo sucedido en Paraguay”, dijo hoy a Efe el analista Patricio Giusto, de la consultora Diagnóstico Político.

Para el experto, esta situación “inédita” constituye una “prueba de fuego para el bloque”.

En una declaración conjunta, el bloque argumentó el domingo que la suspensión de Paraguay de la cumbre se adoptó en consideración al Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático en el Mercosur, suscrito en 1998, y que marca “la plena vigencia de las instituciones democráticas” como “condición esencial para el desarrollo del proceso de integración”.

Ese protocolo, denominado “Ushuaia I”, establece que “en caso de ruptura del orden democrático”, los socios “promoverán las consultas pertinentes entre sí y con el Estado afectado”.

Si las consultas resultaran infructuosas, los demás socios “considerarán la naturaleza y el alcance de las medidas a aplicar, teniendo en cuenta la gravedad de la situación existente”.

Las medidas, que deberán ser adoptadas por consenso, “abarcarán desde la suspensión del derecho a participar en los distintos órganos de los respectivos procesos de integración, hasta la suspensión de los derechos y obligaciones emergentes de esos procesos”.

“Ushuaia I” fue perfeccionado en la cumbre del Mercosur de diciembre pasado mediante un nuevo protocolo, denominado “Ushuaia II”, que establece la posibilidad de adoptar sanciones más severas, como cerrar total o parcialmente las fronteras terrestres y suspender o limitar el comercio, el tráfico aéreo y marítimo, las comunicaciones y la provisión de energía y servicios.

Entre las causas por las que el Congreso paraguayo sometió a juicio político y destituyó a Lugo está su adhesión a “Ushuaia II”, protocolo del que Paraguay es además depositario.

El acuerdo fue ratificado por los parlamentos de Argentina, Brasil y Uruguay, pero no por el de Paraguay, por lo que el tratado no ha entrado en vigor aún.

“Más allá de que Mercosur sancione o no a Paraguay, se expone a un período de trece meses, hasta la celebración de elecciones, de aislamiento comercial y político”, consideró Giusto.

Con una economía que no alcanza a representar el 1 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) del Mercosur, Paraguay es el socio con menor desarrollo y mayor dependencia económica y comercial del resto de miembros.

Según datos de la Cepal, el PIB de Paraguay creció un 15 % en 2010, hasta cerca de 18.300 millones de dólares, pero en 2011 se desaceleró a un 3,8 % y este año, según las previsiones del organismo, se contraerá un 1,5 %.

Por otra parte, Paraguay coloca en el Mercosur casi la mitad de sus exportaciones. En 2011 exportó al bloque por 2.817 millones de dólares, sobre ventas totales a todo el mundo por 5.518 millones de dólares.

Asimismo, Brasil y Argentina son, después de EE.UU., las mayores fuentes de inversión extranjera en Paraguay.

Por no tener litoral marítimo, Paraguay depende para su comercio de las vías de sus vecinos. La mayor parte de sus exportaciones salen a través del sistema fluvial Paraguay-Paraná, a puertos de Argentina y Uruguay, o por vía terrestre, a puertos de Brasil y Chile.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo