Brasil condena la destitución de Lugo, llama a su embajador y estudia medidas

Por Publimetro Colombia

Río de Janeiro, 23 jun (EFE).- El gobierno brasileño condenó hoy la destitución del presidente paraguayo, Fernando Lugo; convoco para consultas a su embajador en Asunción, y anunció que evalúa junto con sus socios del Mercosur y de la Unasur las medidas para hacer frente a la “ruptura del orden democrático” en el país vecino.

“El gobierno brasileño condena el rito sumario de destitución del mandatario de Paraguay, en el que no fue debidamente garantizado el amplio derecho de defensa”, según un comunicado divulgado por la cancillería brasileña.

“Brasil considera que el procedimiento adoptado (por el Congreso paraguayo) compromete el pilar fundamental de la democracia, condición esencial para la integración regional”, agrega la nota.

La posición brasileña ante el nuevo gobierno de Paraguay tras la destitución de Lugo fue anunciada luego de una reunión que la presidenta Dilma Rousseff mantuvo hoy con sus ministros de Relaciones Exteriores, Minas y Energía, y Defensa, y con el presidente de la hidroeléctrica Itaipú, que Brasil comparte con el país vecino.

Según la cancillería, Brasil estudia con sus socios del Mercosur y de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) las medidas que serán impuestas “como consecuencia de la ruptura del orden democrático” en Paraguay “a la luz de los compromisos en el ámbito regional con la democracia”.

Los dos mecanismos de integración cuentan con “cláusulas democráticas” que prevén sanciones y hasta la suspensión de países en los que se produzca una ruptura constitucional.

Brasil aclaró, no obstante, que no adoptará ninguna medida que pueda perjudicar a la población paraguaya.

“Brasil reafirma que la democracia fue conquistada con esfuerzo y sacrificio por los países de la región y que debe ser defendida sin vacilación”, según el comunicado.

La nota agrega que el embajador de Brasil en Asunción fue convocado a Brasilia para consultas.

El ministro de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota, había dicho en la mañana del sábado, tras llegar al país procedente de Asunción, que Brasil se pronunciaría sobre la situación en Paraguay tras consultas con los demás países de la Unasur, con la intención de adoptar una posición común.

El Gobierno terminó manifestando su condena a la destitución de Lugo tras la reunión de Rousseff con Patriota y con los ministros de Defensa, Celso Amorim, y de Minas y Energía, Edison Lobao, así como con el presidente de Itaipú, Jorge Samek.

Brasil comparte con Paraguay la hidroeléctrica de Itaipú, la segunda más grande del mundo, pero la mayor parte de la energía generada por la planta atiende cerca del 20 % de la demanda brasileña.

En la reunión con la jefe de Estado, de cerca de dos horas, Patriota relató las conversaciones que tuvo en Asunción con diferentes autoridades como miembro de la comisión de cancilleres enviada el jueves por la Unasur a Paraguay.

En declaraciones al portal de noticias G1 en la mañana de este sábado, Patriota había anticipado que Brasil puede adoptar diferentes medidas frente a Paraguay.

“Hay varias formas de manifestarse, desde la no invitación a las autoridades que tomaron el poder en Paraguay a participar en cumbres hasta el enfriamiento de los contactos en diferentes niveles”, explicó el ministro.

El presidente paraguayo fue destituido el viernes de su cargo, después de que el Senado de este país lo declarara “culpable” de mal desempeño en sus funciones al frente del país.

Lugo fue reemplazado por el vicepresidente, Federico Franco, al que los gobiernos de Argentina, Ecuador, Bolivia y Venezuela anunciaron que no reconocerán por considerar que ha llegado a la presidencia mediante un “golpe de Estado”.

Río de Janeiro, 23 jun (EFE).- Cerca de 70 integrantes de movimientos sociales, grupos sindicalistas y partidos de izquierda de Brasil realizaron hoy una manifestación frente a la embajada de Paraguay en Brasilia para protestar contra la destitución del hasta ayer presidente paraguayo, Fernando Lugo.

Los manifestantes protestaron contra el que llamaron de “golpe blanco” en Paraguay y pidieron que Brasil presione a los “golpistas” para obligarlos a devolverle el poder a Lugo, según las consignas que gritaron y los carteles que exhibieron.

En el acto de protesta participaron integrantes del combativo Movimiento de los Sin Tierra (MST), de la Central Única de los Trabajadores (CUT) y del oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

“Nuestro objetivo es apoyar a la población que está en las calles de Paraguay contra el golpe. No podemos aceptar un golpe en ningún país de la región porque tradicionalmente quien los promueve está bien articulado con grupos de otros países. Defender la democracia en Paraguay es defenderla en toda América Latina”, según Yuri Soares, miembro de la Juventud del PT y uno de los organizadores de la manifestación.

“Es necesario que organismos internacionales y Brasil presionen para que al menos la población tenga derecho a ir a las calles sin sufrir la represión de la policía y consiga revertir la destitución”, agregó.

Para Soares, Brasil, en asociación con los otros países suramericanos, también tiene que presionar directamente a los golpistas y dejarles claro que no aceptará el “golpe”.

El diputado federal Paulo Tadeu, dirigente del PT en Brasilia, aseguró que el gobierno brasileño permitirá un gran retroceso de la democracia en América Latina en caso de que acepte la destitución de Lugo.

El Gobierno brasileño aún no manifestó su posición con respecto a la destitución del jefe de Estado en Paraguay, ya que está consultando a los otros miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para adoptar una posición conjunta.

Lugo fue destituido el viernes de su cargo después de que el Senado de Paraguay lo declarara “culpable” de mal desempeño en sus funciones al frente del país.

En su lugar tomó posesión el vicepresidente, Federico Franco, al que los gobiernos de Argentina, Ecuador, Bolivia y Venezuela anunciaron que no reconocerán por considerar que ha llegado a la Presidencia mediante un “golpe de Estado”.

Una manifestación similar a la de hoy en Brasilia se registro el viernes frente al consultado de Paraguay en Río de Janeiro convocada por participantes de la Cumbre de los Pueblos, el principal encuentro paralelo a la Cumbre de la Río+20 y que congregó a centenas de organizaciones no gubernamentales de todo el mundo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo