El nuevo Gobierno griego promete impulsar el desarrollo y suavizar la austeridad

Por Publimetro Colombia

Atenas, 21 jun (EFE).- El nuevo Gobierno de coalición griego fue constituido hoy con la promesa de devolver al país a la senda del desarrollo, reducir el déficit y renegociar con la Unión Europea las duras medidas de austeridad que han profundizado la recesión.

El Gobierno “intentará renegociar el plan de rescate sin poner en peligro la permanencia del país en la Unión Europea y en la Eurozona. Intentará también llevar al país al desarrollo y reducir el déficit”, explicó en un comunicado el Ejecutivo tras la reunión en la que se pactó el programa de Gobierno.

El pacto que ha permitido formar Gobierno, tras semanas de incertidumbre y dos elecciones generales, implica una coalición entre los conservadores de Nueva Democracia (ND), los más votados el pasado domingo; los socialdemócratas del Pasok y el pequeño partido centroizquierdista Izquierda Democrática (Dimar).

Los tres partidos suman una cómoda mayoría de 179 escaños en un Parlamento de 300 diputados.

En realidad, hubiese bastado el apoyo del Pasok para que Nueva Democracia sumase la mayoría precisa para gobernar, pero la entrada de Izquierda Democrática aporta más legitimidad, ya que a los dos grandes partidos que han dirigido Grecia en los últimos 35 años se les responsabiliza de la actual crisis.

El tripartito aspira a apurar los cuatro años de Gobierno que le otorga la Constitución, anunció el nuevo Ejecutivo como lanzando un aviso a quienes auguran una corta vida a esta coalición.

El Gobierno “no consistirá en campos de influencias partidistas, operará con unidad y transparencia según los acuerdos programáticos de los partidos y apoyará a los miembros de la Administración según sus méritos”, prometió el nuevo Ejecutivo en su declaración, en una clara referencia al deseo de prevenir desavenencias.

“También será flexible con las diferencias que puedan existir entre los individuos que componen el Gobierno para que ello no interfiera en el consenso necesario para la continuación de su trabajo”, añade el comunicado.

Trece ministros conservadores, de ellos cinco independientes y entre ellos sólo una mujer (la titular de Turismo, Olga Kefaloyanni), es la radiografía del nuevo Ejecutivo griego.

Además de los ministros, hay varios viceministros y otros altos cargos, por lo que suman 40 los miembros del Gobierno, incluido Samarás, lo que supone una reducción frente a los 48 con que contaba el Ejecutivo anterior, dirigido por el exbanquero Lukás Papadimos.

“El nuevo Gobierno de responsabilidad nacional será más pequeño, con la vista puesta en que sea reducido aún más, y tendrá un carácter funcional”, afirma el comunicado.

Ni el Pasok ni Dimar han querido entrar en el Ejecutivo de forma directa, dejando que sean los conservadores quienes asuman todo el desgaste en la gestión de la crisis.

En su lugar, han propuesto ministros afines pero sin carné del partido, con marcado carácter técnico. Así, un jurista se hará cargo de Justicia y un armador será viceministro de Marina Mercante.

Finanzas, el Ministerio más importante, tanto dentro como fuera del país, ha recaído significativamente en Vassilios Rápanos, quien hasta ahora presidía el mayor banco de Grecia y la patronal bancaria.

Este nombramiento ya ha despertado las iras de la oposición de izquierda, puesto que la institución que dirigía Rápanos ha tenido que ser rescatada con una elevada suma de dinero público.

“Es un Gobierno de derechas apoyado en las fuerzas responsables de defender y aplicar las medidas más extremas e impopulares de las últimas décadas”, denunció la coalición de izquierdas Syriza, principal fuerza de la oposición.

“La elección de un banquero para el puesto de ministro de Finanzas es especialmente indicativa de las alianzas construidas por el nuevo Gobierno”, criticó este partido.

Andrés Mourenza

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo