Ecuador busca con Londres una solución para Assange antes de decidir el asilo

Por Publimetro Colombia

Bogotá, 20 jun (EFE).- El Gobierno de Ecuador mantuvo hoy conversaciones con el del Reino Unido antes de decidir sobre la petición de asilo del fundador de Wikileaks, Julian Assange, que pasó su primera noche en la embajada ecuatoriana en Londres bajo la amenaza de ser detenido si pone un pie en la calle.

En Río de Janeiro, donde asiste a la Conferencia Río+20, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, se pronunció hoy por primera vez sobre el caso, poco después de que la embajadora de su país en Londres, Ana Albán, se reuniera con representantes del Gobierno británico para hallar una salida “justa” a esta situación.

El Gobierno ecuatoriano “está procesando la solicitud” de asilo del periodista australiano, fueron las únicas palabras de Correa, además de recalcar que Ecuador es “un país de libertades”.

Por su parte, la embajadora Albán calificó de “cordial y constructiva” su reunión con miembros del Gobierno británico, que fue confirmada a Efe por un portavoz del Ministerio de Exteriores del Reino Unido, el cual no quiso, sin embargo, informar de lo tratado por ser un encuentro “privado”.

Mientras, el Gobierno de Estados Unidos, el país más perjudicado por las filtraciones de documentos oficiales confidenciales que hizo Wikileaks desde 2010 y donde el soldado Bradley Manning afronta un proceso judicial como presunto suministrador del material, dijo que “no está involucrado” en las conversaciones entre Ecuador y el Reino Unido.

Según la embajadora Albán, en su reunión de hoy anunció a las autoridades británicas que la decisión que tome el Gobierno ecuatoriano sobre Assange “tendrá en cuenta la larga y bien establecida tradición de Ecuador en apoyo a los derechos humanos”.

También les subrayó que Ecuador no pretende “interferir con el proceso legal de los Gobiernos británico o sueco”.

Assange se refugió este martes en la embajada ecuatoriana en Londres después de haber agotado todos los recursos legales para evitar su extradición a Suecia, donde es reclamado por delitos sexuales que él niega haber cometido.

La noticia de la petición de asilo de Assange, que alega ser un perseguido político, se conoció ayer en Quito por boca del canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño.

Scotland Yard advirtió hoy de que, al pasar la noche en la embajada ecuatoriana, Assange ha violado las condiciones de su arresto domiciliario en el Reino Unido, ya que estaba obligado a permanecer en un lugar determinado entre las 21.00 y las 07.00 GMT, y por ello puede ser detenido.

El Gobierno británico ha señalado que colaborará con las autoridades ecuatorianas para resolver la situación “cuanto antes”, al tiempo que ha recordado que Assange está ahora en “territorio diplomático” y, por tanto, “fuera del alcance de la policía”.

Se trata de un caso “entre el Reino Unido, Ecuador y Suecia”, subrayó hoy la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en una rueda de prensa en la que aseguró que EE.UU. “no está involucrado”, pero sí quiere “ver justicia en este caso”.

Wikileaks motivó una crisis diplomática entre EE.UU. y Ecuador en 2011, debido a un cable con unas declaraciones atribuidas a la entonces embajadora estadounidense en Quito, Heather Hodges, en las que calificaba a la policía ecuatoriana de corrupta y decía que había quien pensaba que Correa había nombrado a un jefe corrupto para manipular a ese cuerpo.

En Ecuador, la petición de asilo de Assange fue vista como una paradoja por algunos periodistas y analistas consultados por Efe.

“Es una ironía que el símbolo de la libertad informativa y de las filtraciones a los periódicos se refugie en la embajada del Ecuador, el país de América Latina que más está combatiendo a la libertad de expresión”, dijo a Efe Gonzalo Ortiz, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Comunicación de la Universidad Internacional del Ecuador (UIDE).

Mauro Cerbino, profesor de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), opinó que Assange le ha dado a Correa una “oportunidad” de responder a las críticas si da asilo “a alguien que precisamente tiene problemas a nivel internacional por haberse expresado libremente”.

Cerbino subrayó también la “empatía” existente entre Assange y Correa, que a su juicio se pudo apreciar en una reciente entrevista que le hizo el primero al segundo por videoconferencia que transmitió un canal ruso de televisión.

Desde Miami, donde pidió asilo tras ser condenado junto a otros directivos de El Universo a tres años de prisión y el pago de 40 millones de dólares a raíz de una denuncia interpuesta por Correa, el exeditorialista de ese diario Emilio Palacio habló con ironía sobre Assange y su elección de Ecuador como refugio.

“Assange es una fuente que difunde documentos contra el imperialismo americano, entonces es algo que no está tan mal. Cuando haces algo contra los tuyos, está mal; pero si es contra los otros, no está tan mal”, dijo a Efe Palacio.

En cualquier caso, consideró que la petición de asilo de Assange poca relación puede tener con su caso o con otros casos que han sido denunciados en el extranjero como amenazas a la libertad de prensa en Ecuador, especialmente porque el australiano “no es un periodista; es una fuente: difunde documentos”.

Quito, 20 jun (EFE).- El Gobierno de Ecuador analiza “seria y responsablemente” la solicitud de asilo presentada por el periodista australiano Julian Assange, fundador de WikiLeaks, que se encuentra en la Embajada ecuatoriana en Londres y afronta un proceso de extradición a Suecia.

Así lo anunció hoy el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, durante una entrevista a la cadena Telesur que lo entrevistó en Río de Janeiro, donde asiste a la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20).

“Estamos analizando muy seria y responsablemente el pedido de asilo del señor Julian Assange. Así que, hasta que no se complete el análisis de esa solicitud no nos podemos pronunciar oficialmente”, indicó Correa en la entrevista, recogida por el periódico oficial de la Presidencia de Ecuador, El Ciudadano.

La declaración de Correa se dio luego de que el vicecanciller ecuatoriano, Marco Albuja, en declaraciones recogidas por medios australianos asegurara que mañana, jueves, podría conocerse una decisión al respecto.

“No podemos hacer pública nuestra decisión final hasta mañana”, declaró Albuja, según la cadena australiana ABC.

Correa también recordó que la Constitución de su país no acoge la pena de muerte y respeta el debido proceso, por lo que remarcó en que se analizará si el fundador de WikiLeaks se encuentra amenazado por alguna de esas dos prerrogativas legales.

Añadió que todo país tiene derecho, dentro de su soberanía, de analizar la posibilidad de dar asilo a un ciudadano del mundo que lo ha pedido, sin que esto afecte las relaciones diplomáticas con el país de donde sea originario dicho ciudadano.

Si por una petición de asilo se verían afectadas las relaciones con el Reino Unido, “las relaciones con Estados Unidos y América Latina deberían estar afectadísimas, porque todos los corruptos de Ecuador, los banqueros que quebraron el país, periodistas que difaman, etcétera, han ido a pedir asilo a Estados Unidos”, sostuvo Correa.

Recordó que en la carta de solicitud, Assange pide asilo porque asegura que quiere continuar con su misión “en un territorio de paz y comprometido con la verdad y la justicia”.

“Está loco (Assange). Imagínense pedir asilo en un país donde no hay libertad de expresión, donde hay una dictadura totalitaria, porque eso es lo que dicen de nuestro país ciertos medios de comunicación,” ironizó Correa, que mantiene duras críticas contra algunos medios de prensa de su país.

“Ojalá quede claro que la única dictadura que existe en nuestro país es la dictadura mediática de la prensa corrupta”, agregó el mandatario.

De su lado, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, que acompaña a Correa en Río de Janeiro, informó a través de su cuenta de twitter que la solicitud de Assange “requiere profundo análisis. Ecuador declara que protegerá derecho humano a la vida y a la libertad de expresión”.

“Ahora -dijo Patiño- estamos estudiando el riesgo denunciado por Assange de que sea juzgado por razones políticas y pudiera ser condenado a muerte”, en el caso de ser extraditado a Estados Unidos, donde podría ser condenado por filtrar cables diplomáticos de ese país.

La “Constitución del Ecuador respeta el derecho a la vida, no reconoce la pena de muerte y defiende plenamente la libertad de expresión”, agregó el canciller en su cuenta, donde remarca que el Gobierno de Correa “ha mantenido política exterior soberana y de principios, que ahora no cambiará”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo