La ONU quiere que los observadores permanezcan en Siria pese a la violencia

Por Publimetro Colombia

Naciones Unidas, 19 jun (EFE).- La ONU está dispuesta a que sus observadores permanezcan en Siria pese a la persistencia de la violencia y ahora estudiará qué formato puede dar a su interrumpida misión en el país árabe para impulsar el cumplimiento del plan de paz ideado por el enviado especial, Kofi Annan.

“La ONU ha decidido no tocar la misión ni modificarla, sino mantener su integridad”, aseguró el subsecretario general de la ONU para las Operaciones de Paz, Hervé Ladsous, tras comparecer ante el Consejo de Seguridad junto al jefe de la Misión de Supervisión de Naciones Unidas en Siria (UNSMIS), el general noruego Robert Mood.

La apuesta por el mantenimiento de la misión, cuyo mandato inicial de 90 días se cumple el próximo 20 de julio, llegó también del propio Mood, quien el pasado sábado decidió suspender las actividades de los observadores ante el empeoramiento de la violencia en el país y del peligro al que se exponen.

“No nos vamos a ninguna parte. Mantenemos nuestro compromiso con la misión desde las posiciones que ocupamos ahora”, dijo tras la reunión el general, quien subrayó su deseo de “regresar a la ejecución normal de sus actividades y tareas” lo antes posible.

Mood indicó que “reducir el sufrimiento del pueblo sirio y lograr una nueva dirección en la crisis” seguirá siendo “el objetivo” de su presencia en el país.

“El primer indicador que conducirá a la reanudación de las actividades normales será una importante reducción de la violencia, así como el compromiso de Gobierno y oposición con la seguridad y la libertad de movimiento de los observadores”, dijo el general, que pidió que se “revitalice” el diálogo “a nivel local”.

Ambos disiparon las dudas sobre una posible retirada de la misión antes del 20 de julio, algo temido por algunos diplomáticos, pero la ONU estudia ya opciones futuras para los observadores pasada esa fecha, ideas que el secretario general, Ban Ki-moon, deberá transmitir al Consejo de Seguridad.

“Hay varias opciones, pero nada se ha decidido por el momento”, dijo Ladsous, quien destacó que la UNSMIS es “una herramienta indispensable para ayudar al pueblo sirio y para identificar una solución política a la crisis”.

Fuentes diplomáticas señalaron a Efe que, durante las consultas mantenidas por el Consejo, Ladsous expuso varias opciones, entre las que estaría la retirada total, la permanencia en el país con una oficina más pequeña e integrada por personal civil, o la inclusión de la defensa en el mandato de una misión más amplia, entre otras.

Esa última apuesta es “poco factible” en estos momentos debido a la imposibilidad de obtener la aprobación del Gobierno sirio y de lograr un acuerdo en ese sentido en el seno del Consejo de Seguridad, según las mismas fuentes.

“Es prematuro hablar de opciones”, indicó Ladsous al ser preguntado por ellas, al tiempo que reconoció que, aunque al principio del mandato la misión logró “algunas mejoras de la situación, ahora ya no lo hace”.

El jefe de los “cascos azules” señaló que hay “numerosas iniciativas diplomáticas en curso” para lograr que “el plan de paz avance, porque no hay otro plan previsto, el de Annan es la referencia para solucionar la crisis”.

El general Mood explicó a los miembros del Consejo de Seguridad que tomó la decisión de suspender las patrullas de los observadores debido “a los riesgos sobre el terreno, que hacían extremadamente difícil cumplir con su mandato”.

Denunció que los observadores fueron objeto de “repetidos ataques directos” la pasada semana en Siria, al ser atacados con disparos de armas de fuego y por multitudes hostiles al menos en diez ocasiones en los días que condujeron a las suspensión de sus patrullas.

A la salida de la reunión, el presidente de turno del Consejo de Seguridad, el embajador chino Li Baodong, destacó la importancia de que “el objetivo de la misión sea reanudar sus actividades en cuanto sea posible” y pidió a todas las partes que respeten la seguridad de los observadores.

“Deben procurar que se den las condiciones necesarias para que los observadores puedan cumplir con su misión”, aseguró Li, quien volvió a pedir a las partes que cumplan con el plan de paz de Annan “en su totalidad y sin condiciones previas”.

Horas antes, Ban había vuelto a pedir al Consejo de Seguridad un acción coordinada y urgente “para evitar una guerra civil total” en Siria donde, según dijo, “el tiempo se agota”.

Después de dieciséis meses de conflicto, se calcula que han muerto en Siria más de 10.000 personas, unas 230.000 se han desplazado de forma interna y más de 60.000 han buscado refugio en países limítrofes.

Naciones Unidas, 19 jun (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy de nuevo al Consejo de Seguridad que actúe con celeridad y unidad para frenar la crisis en Siria antes de que sea demasiado tarde para evitar “una guerra civil total”.

“El trágico sufrimiento humano resultado de la escalada del conflicto merece un urgente y consensuado esfuerzo internacional para evitar una guerra civil total. El tiempo se agota”, alertó el secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Políticos, Oscar Fernández-Taranco, ante los miembros del Consejo de Seguridad.

Fernández-Taranco, que compareció ante el máximo órgano de decisión en representación de Ban, exhortó al Consejo a lograr “urgentemente” un acuerdo para ejercer “una presión unificada y sostenida sobre las partes” para que cumplan totalmente con el plan de paz del enviado especial al país árabe, Kofi Annan.

“El secretario general está gravemente preocupado ante el incremento de la violencia y de la cifra de fallecidos, así como ante la persistencia de los abusos a los derechos humanos y la falta de compromiso para garantizar la ayuda humanitaria”, explicó el diplomático argentino en nombre de Ban.

Fernández-Taranco recalcó que es crucial en estos momentos que las conversaciones para encontrar “puntos de encuentro en la comunidad internacional den resultados pronto”, ya que el país árabe vive una situación “particularmente alarmante”, sobre todo en ciudades como Homs.

“Si eso no ocurre, llegará el día en que ya será muy tarde para controlar la crisis y evitar que se descontrole por completo”, añadió el secretario general adjunto para Asuntos Políticos, quien recordó al Gobierno sirio que tiene “la principal responsabilidad de cambiar el curso e implementar el plan de paz de seis puntos”.

“Los bombardeos y los disparos de las fuerzas gubernamentales, a través de tanques y helicópteros, deben detenerse inmediatamente. El cese de la violencia armada en todas sus fuerzas es una obligación de todas las partes, también de la oposición”, añadió.

Destacó que, pese a la persistencia de la violencia y el cese de las operaciones de los observadores de la ONU en el país, Annan y su equipo “siguen trabajando con el Gobierno y la oposición para lanzar un proceso político que dé una oportunidad a la solución pacífica de la crisis siria, que dura ya dieciséis meses”.

Taranco pidió además más esfuerzos al Gobierno de Siria para permitir el acceso de ayuda humanitaria a las zonas más necesitadas del país, donde un millón de personas la necesitan, y cifró en al menos 86.000 los refugiados sirios en Irak, Jordania, Líbano y Turquía, un número que según dijo va en aumento.

El secretario general adjunto para Asuntos Políticos trasladó ese mensaje de urgencia al Consejo de Seguridad durante su informe sobre la situación en Oriente Medio, donde señaló que “debido a los trágicos recientes acontecimientos, es muy necesario lograr avances en la reanudación del diálogo entre palestinos e israelíes”, ya que tendría “un impacto muy positivo en toda la región”.

Esta sesión del Consejo se celebró cuando quedan unas horas para que comparezca el jefe de la Misión de Supervisión de Naciones Unidas en Siria (UNSMIS), el general noruego Robert Mood.

Mood se dirigirá al Consejo a partir de las 20.00 GMT para evaluar la situación en Siria, afectada por un recrudecimiento de la violencia que ha llevado al general a suspender momentáneamente las operaciones de los observadores.

En la reunión, en la que también está prevista la participación del subsecretario general de la ONU para las Operaciones de Paz, Hervé Ladsous, se espera que ambos detallen las razones de la suspensión y evalúen con los miembros del Consejo el futuro de esa misión, que tiene un mandato inicial hasta julio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo