Detenidas 8 personas en Egipto por el asalto a la sede del candidato Shafiq

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 29 may (EFE).- Al menos ocho personas fueron detenidas ayer por su posible participación en el asalto a la sede del candidato presidencial Ahmed Shafiq en un barrio de El Cairo, informaron hoy a Efe fuentes de seguridad.

Entre los detenidos, la policía arrestó a cinco, mientras que los otros tres fueron en un primer momento retenidos por transeúntes que vieron cómo estos salían de la sede con ordenadores y portátiles, agregaron las fuentes.

Anoche, un grupo de manifestantes asaltó y prendió fuego a las oficinas de Shafiq, último primer ministro de Hosni Mubarak que pasó a la segunda vuelta electoral y se enfrentará al candidato de los Hermanos Musulmanes (islamistas), Mohamed Mursi, para alcanzar la Presidencia de Egipto.

La Comisión Electoral confirmó ayer los resultados oficiales de la primera ronda, que fueron rechazados en las calles por cientos de personas que exigieron la exclusión del proceso de Shafiq, considerado un “fulul” o remanente del anterior régimen.

Testigos y fuentes de seguridad explicaron que unos doscientos manifestantes llegaron a la sede de campaña del ex primer ministro, una villa ubicada en el barrio residencial de Dokki, lanzaron cócteles molotov y destruyeron los equipos y el material de las oficinas.

En paralelo a estos actos, un millar de personas se concentró en la plaza cairota de Tahrir, epicentro de las protestas que acabaron con la presidencia de Mubarak en febrero de 2011, para protestar contra los resultados de los comicios.

Hoy la situación es de normalidad en Tahrir, donde apenas permanecen varias decenas de manifestantes, informaron a Efe fuentes de seguridad.

Los próximos 16 y 17 de mayo se celebrará en Egipto la segunda vuelta electoral de la que saldrá el primer presidente elegido democráticamente tras la Revolución del 25 de Enero 2011.

El Cairo, 29 may (EFE).- El candidato de los Hermanos Musulmanes a las elecciones presidenciales egipcias, Mohamed Mursi, dijo hoy que incluirá a coptos, jóvenes y mujeres en la institución presidencial, y negó que tenga la intención de imponer el “hiyab” (velo islámico).

Mursi explicó en una rueda de prensa que, si vence en la segunda vuelta de las presidenciales egipcias -prevista para el 16 y 17 de junio-, convertirá la Presidencia en una institución que incluirá a personalidades de diferentes fuerzas políticas, así como a jóvenes, mujeres y coptos.

“La Presidencia no va a ser un individuo que se llama presidente, que piensa solo y que trabaja solo. Quiero que sea una institución que incluya a personalidades de todas las fuerzas políticas”, explicó.

Mursi, que disputará la segunda vuelta al último primer ministro de Hosni Mubarak, Ahmed Shafiq, añadió que “no es necesario” que los eventuales vicepresidentes o asesores del presidente pertenezcan al brazo político de los Hermanos Musulmanes, el Partido Libertad y Justicia, que él preside.

Mursi y Shafiq pasaron a la segunda vuelta de los comicios con poco más de 250.000 votos de diferencia entre ambos, anunció ayer la Comisión Electoral.

Del total de votos emitidos, Mursi obtuvo 5.764.952 (el 24,4 %), mientras que Shafiq logró 5.505.327 sufragios (el 23,3 %), en la primera ronda celebrada los pasados 23 y 24 de mayo.

Al referirse a la posición de la mujer, Mursi aseguró que no va a imponer el velo ni ningún otro tipo de vestimenta musulmana a las mujeres egipcias, las cuales, a su juicio, tienen la libertad de vestir como quieran a condición de “no dañar a la sociedad”.

“Dios dio libertad a la gente para creer en la verdad o no creer. La que quiera llevar el velo es libre; y la que quiera ponerse ropa, que, a su juicio, le es adecuada, es también libre”, agregó.

Por otra parte, el aspirante aseguró que el próximo gobierno que se establecerá después de los comicios presidenciales será un ejecutivo de coalición nacional, con participación de todas las fuerzas políticas y sin que necesariamente esté presidido por un miembro del PLJ.

Además, Mursi se comprometió a hacer el esfuerzo, de acuerdo con las competencias presidenciales, para que se elabore la nueva Constitución egipcia en un plazo de menos de tres meses, dentro del marco de un consenso nacional.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo