Nepal convoca nuevos comicios para buscar una salida a su crisis institucional

Por Publimetro Colombia

Katmandú, 28 may (EFE).- Nepal celebrará elecciones el próximo noviembre para salir del bloqueo institucional por la falta de acuerdo sobre una nueva Constitución, cuatro años después de la caída de la monarquía.

El maoísta Baburam Bhattarai, primer ministro desde hace nueve meses -y cuarto jefe de Gobierno en cuatro años- admitió hoy en una intervención por televisión: “Hemos fracasado… no queda otro remedio que convocar elecciones”.

Desde 2008, cuando se proclamó la república y se celebraron las primeras elecciones libres de Nepal, los partidos mayoritarios no han logrado alcanzar un acuerdo constitucional y han centrado la batalla política en la pugna por encabezar el Ejecutivo.

La Asamblea Constituyente, formada por 601 diputados, ha aplazado en numerosas ocasiones la aprobación de la nueva Carta Magna por falta de acuerdo entre las formaciones, pero la Corte Suprema estableció que ayer era la fecha límite para lograr el pacto.

Bhattarai achacó hoy el fracaso al desacuerdo existente entre las fuerzas “progresistas” y las formaciones del “statu quo”, e hizo un llamamiento al pueblo nepalí para que sea “optimista” y haga que las elecciones “sean un éxito”.

El presidente nepalí, Ram Baran Yadav, del Partido del Congreso, llamará mañana a consultas a los líderes políticos para establecer la legalidad y la viabilidad política de los comicios, según dijo a Efe el asesor presidencial Rajendra Dahal.

“Generalmente, cuando se convocan nuevas elecciones el primer ministro cesa y el Gobierno pasa a ser interino, pero en este caso el primer ministro no ha dimitido”, afirmó Dahal.

En línea con el Partido del Congreso nepalí -ahora opositor tras haber ocupado la jefatura de Gobierno-, algunos miembros díscolos del gobernante Partido Maoísta piden la dimisión de su correligionario Bhattarai y la creación de un Ejecutivo provisional.

El Partido Democrático Nacional, la única agrupación que respalda la monarquía, ha recibido con optimismo la convocatoria de elecciones.

El principal punto de fricción entre los partidos políticos es la estructura territorial del futuro estado federal y los criterios de creación de las provincias (ahora Nepal es un estado uniprovincial dividido en distritos).

El Partido Maoísta de Bhattarai y los partidos regionalistas del sur del país reclaman que la Constitución establezca el número de provincias que tendrá el Estado y abogan por un criterio étnico para las demarcaciones.

Por su parte, el Congreso nepalí prefiere una estructura regional basada en la viabilidad económica y, junto al Partido Marxista Leninista, defiende que la configuración territorial se decida en el Parlamento y no quede plasmada constitucionalmente.

El debate sobre los criterios étnicos ha centrado la agenda política en las últimas semanas y se han producido numerosos enfrentamientos e incluso una huelga general de tres días a causa de este asunto.

Los cerca de 27 millones de habitantes de Nepal se dividen en una serie de grupos de base hindú, la religión mayoritaria del país, que se rigen por el sistema de castas y otros segmentos minoritarios que no quieren que se imponga dicho sistema de creencias.

La crisis institucional derivada de la falta de acuerdo político ha provocado, según diferentes informes, un inmenso despilfarro para Nepal, uno de los países más pobres del mundo, ya que el proceso ha costado cerca de 100 millones de dólares.

La caída de la centenaria monarquía nepalí se dio tras una cruenta guerra civil que durante diez años (1996-2006) y dejó más de 15.000 muertos en los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y la guerrilla maoísta.

Precisamente uno de los principales pasos para la normalización institucional fue el acuerdo alcanzado el pasado abril para la reintegración de los 19.602 excombatientes de la guerrilla, parte de los cuales han pasado a engrosar las filas del ejército nepalí.

Manesh Shrestha

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo