Los candidatos presidenciales apelan a la unidad de los egipcios ante una segunda vuelta electoral

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 26 may (EFE).- Los dos candidatos a la presidencia egipcia, el islamista Mohamed Mursi y el general retirado Ahmed Shafiq, enarbolaron hoy la bandera de la revolución y llamaron a los egipcios a la unidad, antes de una segunda vuelta electoral que se presenta de todo menos conciliadora.

Pese a que Shafiq proclamó hoy unilateralmente que será el rival de Mursi en la ronda final, el tercer clasificado, el izquierdista Hamdin Sabahi, prometió batalla al anunciar que continúa en la carrera presidencial y que impugnará los resultados para que se suspenda el proceso y no se publiquen los resultados definitivos.

En una rueda de prensa, Shafiq, último primer ministro de Hosni Mubarak, no dejó de cortejar a todos sus enemigos más encarnizados, como los jóvenes del Movimiento 6 de Abril -que lideraron las protestas de la plaza Tahrir- o los ultras de los clubes de fútbol, vanguardia de la resistencia a la Junta Militar.

El militar se presentó como defensor de la revolución, pese a que se vio obligado a dimitir semanas después de la caída de Mubarak, y lanzó un llamamiento a la juventud del país, a la que prometió “devolver el fruto de la revolución a sus manos”.

Asimismo, se comprometió a no devolver al país al antiguo régimen: “Egipto ha cambiado y no hay enemistades con nadie. Tiendo mi mano a todos”.

Su oferta fue rechazada de inmediato por uno de los aludidos, el Movimiento 6 de Abril, cuyo dirigente Ahmed Maher aseguró que “bajo ningún concepto” apoyarán a Shafiq, y que ya han iniciado los contactos con los Hermanos Musulmanes para asegurar una participación masiva.

Por su lado, la Hermandad islamista abrió también sus maniobras para asegurarse el respaldo de los candidatos derrotados afines a la revolución, con escaso éxito por ahora.

El tercer y el cuarto aspirantes más votados, Sabahi y el islamista Abdelmoneim Abul Futuh, no participaron en una reunión convocada esta tarde para “salvar a la revolución de los ‘fulul’ (remanentes del antiguo régimen)”.

Según explicó a Efe Anad Hamdi, coordinador de la campaña del naserista Sabahi, su equipo presentará mañana un recurso a la Comisión Electoral Suprema Presidencial para suspender la segunda vuelta, prevista para los próximos 16 y 17 de junio, debido a las infracciones registradas en la votación.

De igual forma, Sabahi instará a la comisión a esperar el fallo del Tribunal Constitucional sobre la aplicación de la Ley de Aislamiento Político, que impide a los ex altos cargos del régimen de Hosni Mubarak presentarse a las presidenciales.

Shafiq ya estuvo a punto de quedar excluido de los comicios el pasado 24 de abril tras ser excluido por la Comisión Electoral, pero solo dos días después esta reculó y revocó su decisión.

Tampoco participó en la reunión con la Hermandad Abul Futuh, que pidió esperar a que se difundan los resultados oficiales, lo que debería suceder el próximo martes.

Pese a todo, Mursi ya ha comenzado a cosechar apoyos como el del ex primer ministro de la transición Esam Sharaf, quien destacó a través de Facebook que en la segunda vuelta “está en juego la supervivencia de la revolución” debido a la presencia de Shafiq.

En cualquier caso, pese a los llamamientos a la unidad de los aspirantes, el perfil marcadamente divisivo de ambos candidatos hace intuir una campaña todavía más encarnizada entre dos políticos que dicen defender la revolución.

Los revolucionarios de Tahrir, mientras, lloran ante lo que han calificado como “el peor escenario posible”.

Enrique Rubio

El Cairo, 26 may (EFE).- El candidato que obtuvo la mayoría de los votos en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, el islamista Mohamed Mursi, propuso hoy la formación de un frente nacional “para encarar a los remanentes del antiguo régimen”.

En su primera comparecencia ante la prensa desde la celebración de los comicios los pasados miércoles y jueves, Mursi aseguró que “en las próximas horas habrá noticias sobre la formación de un frente nacional contra los restos del régimen” de Hosni Mubarak, derrocado en febrero de 2011.

Sin nombrarlo en una sola ocasión, Mursi hacía así alusión a su probable contrincante en la segunda vuelta de los comicios, Ahmed Shafiq, último primer ministro de Mubarak.

Mursi se reunió hoy con representantes de otros partidos egipcios en una cita concebida para recabar apoyos ante la segunda vuelta, aunque los candidatos derrotados en las presidenciales declinaron asistir.

“Analizamos con las otras fuerzas del país los medios para liberarnos de los restos del antiguo régimen. Estamos de acuerdo en cómo poder terminar con esos remanentes de la corrupción”, remarcó Mursi.

Además, anunció que el próximo ejecutivo del país “estará constituido por una coalición nacional de fuerzas patrióticas”.

“Hoy nos reunimos con otros partidos políticos porque tenemos un solo objetivo y destino. Abordamos cómo podemos llegar a un acuerdo para la estabilidad, el desarrollo y la democracia”, señaló, y aseguró estar convencido de que “la segunda ronda electoral estará a favor de la revolución, el desarrollo y la democracia”.

De igual forma, prometió que no será el presidente de los Hermanos Musulmanes, sino de todos los egipcios: “La Presidencia será una institución y no una persona”.

Finalmente, aseveró que el proyecto de “renacimiento” de los Hermanos Musulmanes para Egipto puede incluir a otros partidos políticos.

El Cairo, 26 may (EFE).- El Centro Carter, una de las principales organizaciones internacionales que siguen las elecciones presidenciales egipcias, criticó hoy las restricciones a la labor de los observadores, lo que les ha impedido evaluar el proceso completo.

En el informe presentado hoy en rueda de prensa, el expresidente de Estados Unidos Jimmy Carter destacó que, pese a todo, las irregularidades detectadas por su equipo fueron pequeñas y no formaron parte de un fraude planificado.

Carter recordó que las filas en torno a los colegios electorales fueron menores y más rápidas que en las elecciones legislativas de comienzos de año.

Además, su ONG subrayó al comienzo de su informe que “las primeras elecciones presidenciales en la era pos (Hosni) Mubarak marcan la primera vez en la historia de Egipto en que el jefe de Estado será elegido directamente por el pueblo en unos comicios con competencia”.

Sin embargo, “debido a las restricciones impuestas a los testigos por las autoridades electorales de Egipto que evitaron una evaluación de fases críticas como el registro de votantes y la campaña, el Centro Carter solo pudo llevar a cabo una misión limitada”.

Como consecuencia de esas trabas, la organización, que desplegó a un equipo de 102 expertos en 25 provincias del país, “ha sido incapaz de alcanzar una conclusión sobre el proceso completo”.

Pese a todo, esta “misión limitada” consideró que el proceso de votación fue “pacífico y ordenado, marcado por un sentimiento de esperanza en la lucha de Egipto por la democracia”.

De forma similar, el equipo de observadores africanos del Instituto Electoral para la Democracia Sostenible en África (EISA) emitió hoy su informe, en el que concluye que las “históricas elecciones presidenciales se desarrollaron de una forma que permitió al pueblo expresar libremente su voluntad”.

EISA, que contó con 17 equipos de expertos en 15 provincias, hizo varias observaciones y recomendaciones acerca de los obstáculos que las autoridades pusieron a los testigos.

El islamista Mohamed Mursi, candidato de los Hermanos Musulmanes, y el militar retirado Ahmed Shafiq, último primer ministro de Mubarak, han pasado a la segunda vuelta de los comicios, según los datos provisionales difundidos hasta el momento.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo