Aumenta a 90 la cifra de muertos en la ofensiva sobre una ciudad de Homs, según la oposición

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 26 may (EFE).- La ofensiva del régimen sirio sobre la ciudad de Al Haula, en la provincia central de Homs, ha dejado ya al menos 90 muertos, muchos de ellos menores de edad, según informaron hoy los grupos de la oposición siria.

En un comunicado, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (ODSH) señaló que 25 de los 90 fallecidos en los ataques de las últimas 24 horas sobre Al Haula son menores.

El grupo de activistas sobre el terreno Comités de Coordinación Local sitúa la cifra en 88 muertos, a causa de los bombardeos con morteros que dieron paso posteriormente a la intervención terrestre de los “shabiha” (milicianos del régimen), que masacraron a familias, según denuncian.

Grupos de activistas han colgado vídeos en internet, cuya autenticidad no pudo ser verificada, con imágenes que muestran los cadáveres en una habitación de más de una decena de niños de corta edad, que supuestamente perdieron la vida en Al Haula.

En las últimas horas, decenas de residentes en el barrio Teldo de esa misma ciudad han comenzado a dejar sus casas y a desplazarse hacia el campo después de que las fuerzas armadas retomasen los disparos con ametralladoras pesadas.

Para los Comités, la última acción sobre Al Haula, que había vivido grandes manifestaciones contra el presidente Bachar al Asad el día anterior, es “una señal de la pérdida de autocontrol” del régimen.

“Nos lamentamos por la aparente ceguera de la comunidad internacional ante el derramamiento de sangre, y creemos que el Consejo de Seguridad de la ONU tiene la responsabilidad por su incapacidad de proteger a los civiles”, señalaron los Comités en un comunicado, en el que llamaron a un luto nacional de tres días.

La violencia persiste en el país pese a la presencia en el terreno de los observadores encargados de verificar el cumplimiento del plan de paz del mediador internacional, Kofi Annan, que establece el fin de las hostilidades.

De acuerdo con datos de la ONU, desde marzo de 2011 más de 10.000 personas han muerto en Siria por la violencia, unas 230.000 se han desplazado de forma interna y más de 60.000 han buscado refugio en países limítrofes, como Turquía y Líbano.

Naciones Unidas, 25 may (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, denunció hoy que, pese a que la violencia ha disminuido en Siria con el despliegue de los observadores internacionales, la situación es de “extrema gravedad” en el país árabe, donde persisten los combates y las violaciones de los derechos humanos.

“Continúan incidentes violentos diariamente en todo el país, que provocan un gran número de muertes y heridos, aunque a menor escala que antes del 12 de abril”, subraya Ban en un informe al Consejo de Seguridad al que Efe tuvo acceso y que alerta del incumplimiento del plan de paz ideado por el enviado especial, Kofi Annan.

El máximo responsable de la ONU reconoce que ha habido “cierta reducción en la intensidad de los enfrentamientos” en las zonas donde operan los observadores de la Misión de Supervisión de la ONU en Siria (UNSMIS) y habla de su “efecto calmante”, pero subraya que “el nivel general de violencia en el país permanece bastante alto”.

“Pese a que el esfuerzo internacional provoca algunos cambios sobre el terreno, persisten niveles inaceptables de violencia y abusos en violación de la resolución 2.043 (del Consejo de Seguridad) y del plan de paz de seis puntos”, explica Ban, que añade que Siria vive en una “atmósfera de tensión, desconfianza y miedo”.

El secretario general asegura que el Ejército sirio no ha dejado de usar armamento pesado en muchas áreas del país, incluidas zonas residenciales, y señala, siempre con información recabada por los observadores del organismo, que se han seguido bombardeando en zonas de población civil.

“El Gobierno (sirio) cuenta que los grupos armados provocan a sus fuerzas disparándoles y que va a seguir respondiendo”, indica Ban, mientras explica que las fuerzas de la oposición, que ejercen un control “de facto” de “partes importantes de algunas ciudades” sirias, tampoco cumplen con el alto el fuego acordado.

“Pido en primer lugar al Gobierno (sirio) que cumpla completamente con sus obligaciones bajo el plan de paz, particularmente en lo que se refiere al cese de la violencia, al acceso de la ayuda humanitaria y el respeto a los derechos humanos”, añade Ban.

El diplomático surcoreano denuncia que el presidente Bachar Al Asad sigue perpetrando “violaciones masivas de los derechos humanos”, entre ellas “detenciones arbitrarias, tortura, desapariciones forzadas y ejecuciones masivas de activistas, opositores y desertores”, y dice que las fuerzas opositoras también violan los derechos humanos, “aunque a menor escala”.

En el que es su primer informe al máximo órgano internacional de seguridad tras la aprobación de la resolución 2.043, Ban llama la atención también ante el hecho de que el Gobierno de Al Asad siga recibiendo “equipamiento militar y munición de otros países”, y asegura que también se mandan armas a las fuerzas de la oposición.

“Quienes contemplen prestar ayuda a cualquiera de las partes con armas, entrenamiento militar u otro respaldo militar, deben reconsiderar esas opciones para permitir que cesen todas las formas de violencia”, apela el secretario general, quien también se refiere a los ataques terroristas ocurridos recientemente en Siria.

Para Ban, “la sofisticación y el tamaño de las bombas indican un alto nivel de conocimiento, lo que muestra a su vez que están involucrados grupos terroristas establecidos”, aunque no señala directamente a la red terrorista Al Qaeda.

También se refiere a la necesidad de que entre con urgencia ayuda humanitaria al país, ya que muchas zonas ya no tienen acceso a productos de primera necesidad, como pan, leche o medicinas.

El secretario general se hace eco de “la creciente impaciencia” ante la falta de mejoras en la situación y reconoce que “mientras muchos temen las implicaciones de una mayor militarización del conflicto, otros dudan de que un cambio pacífico sea posible”.

En ese sentido, Ban muestra su “seria preocupación” ante los episodios que vive el país y pide a los miembros del Consejo que estudien “detenidamente” cuál debe ser la presencia de la ONU sobre el terreno y cuáles deben ser “los próximos pasos” del organismo.

El Consejo de Seguridad examinará el 30 de mayo este informe de Ban y conocerá el estado del despliegue de los observadores, de los que ya hay 280 sobre el terreno, según los datos de la misión, cuyo futuro también estará bajo estudio.

Ban también asegura que el ritmo de la puesta en libertad de los detenidos, otro de los puntos del plan de paz, es “inaceptable” y subraya también que el Gobierno de Damasco no ha hecho “lo suficiente” para permitir la entrada al país de periodistas extranjeros, ya que sólo se han emitido 166 visados.

Beirut, 26 may (EFE).- El regreso a su país de los peregrinos libaneses chiíes detenidos el martes por rebeldes en la provincia siria de Alepo ha sido aplazado por “motivos logísticos”, aunque se encuentran “sanos y salvos”, afirmaron hoy los grupos chiíes Hizbulá y Amal.

“No hay motivos para estar inquietos; el retraso se debe a motivos logísticos. Pedimos a los familiares y allegados de los peregrinos que permanezcan en sus casas en espera del anuncio oficial del regreso”, señalaron ambos movimientos, los más influyentes de la comunidad chií libanesa.

Miles de personas, entre ellos responsables libaneses, se habían congregado desde ayer en el aeropuerto internacional Rafic Hariri de Beirut para recibir a los rehenes, después de recibir noticias sobre su liberación.

Por su parte, los familiares de los peregrinos publicaron hoy un comunicado en el que responsabilizan al Gobierno turco “del destino de los suyos y de su regreso”.

En la nota, instaron a la comunidad internacional a intervenir y a “hacer todo lo que está a su alcance para obtener su liberación”.

“Tenemos confianza en el presidente del Parlamento, Nabih Berri y en el secretario general del Hizbulá, el jeque Hassan Nasralá”, agregó el texto.

Existe confusión acerca del lugar donde se encuentran los peregrinos, ya que, mientras algunas fuentes aseguran que todavía se encuentran en Siria, otras afirman que ya llegaron a Turquía, donde los espera un avión privado de Saad Hariri, ex primer ministro y jefe de la oposición, para traerlos a Beirut.

Según la emisora “Voz del Líbano”, el primer ministro libanés, Nayib Mikati, viajará hoy por la tarde a Turquía para entrevistarse con su homólogo, Recep Tayyip Erdogan.

De acuerdo con estas informaciones, el ministro turco de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, mantuvo ayer conversaciones telefónicas sobre los rehenes con los responsables libaneses, a quienes les aseguró que se encontraban bien.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo