Pakistán centra la cumbre de la OTAN, que acaba sin un acuerdo sobre las rutas de suministro

Por Publimetro Colombia

Chicago (EE.UU.), 21 may (EFE).- Pakistán se convirtió hoy de manera inesperada en uno de los puntos centrales de la cumbre de la OTAN, que estaba dedicada a Afganistán, ante el tira y afloja con Estados Unidos por la reapertura de las rutas de abastecimiento de las tropas aliadas en suelo afgano.

No hubo acuerdo pero sí hubo acercamiento entre los presidentes de EE.UU., Barack Obama, y Pakistán, Asif Ali Zardari, que no tenían previsto reunirse, pero que finalmente mantuvieron dos encuentros “breves” en el marco de la cumbre de la OTAN que concluyó hoy en Chicago (EE.UU.), informó la Casa Blanca.

El primer encuentro fue una breve conversación entre ambos cuando iban camino de una reunión internacional sobre la misión de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) en Afganistán (ISAF).

Posteriormente, volvieron a encontrarse antes de participar en la foto de familia de la cumbre y ambos líderes “subrayaron su compromiso con un proceso de reconciliación liderado por los afganos”, que consideraron sería una manera responsable de concluir la guerra.

Zardari fue invitado a última hora a participar en la cumbre en un gesto que fue visto como un posible acercamiento de las partes para la reapertura de las rutas.

La Casa Blanca anunció en principio que no habría un encuentro bilateral, lo que hizo sospechar que el acuerdo no estaba tan próximo, además fue considerado un desaire de Obama a Zardari, que sí se reunió el domingo con la secretaria de estado de EE.UU., Hillary Clinton.

Medios estadounidenses apuntan a que el Gobierno paquistaní exige 5.000 dólares por cada contenedor que atraviese su país, tasa que las autoridades estadounidenses consideran excesiva, algo que no ha permitido alcanzar el acuerdo.

No obstante, Obama aseguró en la rueda de prensa final que su Gobierno no esperaba cerrar un acuerdo para la reapertura de las rutas en esta cumbre, sino poder seguir negociando al respecto.

Según el mandatario estadounidense, su país y Pakistán se enfrentan a un “enemigo común”: los extremistas, que están tanto en ese país como en Afganistán.

Por ello, abogó por trabajar para resolver “algunas de las tensiones que, inevitablemente, han surgido después de 10 años de presencia militar en la región”.

En este sentido explicó que EE.UU. está haciendo “un progreso diligente” para conseguir que Pakistán reabra las rutas de suministro a las tropas aliadas en Afganistán, cerradas desde noviembre pasado.

Pakistán vetó el paso a los convoyes de la OTAN por su territorio tras la muerte por error de 24 soldados de un puesto fronterizo con Afganistán en un ataque de la OTAN en noviembre pasado.

A Pakistán “le interesa trabajar con nosotros y con la comunidad internacional para asegurarse de que ellos mismos no son consumidos por el extremismo”, señaló.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, que también habló en privado con Zardari, señaló que ha visto “señales positivas” y se mostró optimista de que se logre en “un futuro muy cercano”.

“Hasta ahora, el cierre no ha tenido mayor impacto en nuestras operaciones en Afganistán, pero sería un reto logístico al reducir el número de tropas en los próximos meses y años”, agregó.

En este sentido, Zardari indicó ante los jefes de Estado y de Gobierno que forman parte de las fuerzas de la OTAN en Afganistán (ISAF), que ha pedido al comité que se encarga de la negociación con EE.UU. de la posible reapertura de las rutas de reabastecimiento de Afganistán que concluya las negociaciones.

Según el texto del discurso de Zardari ante la reunión, el incidente de noviembre “fue un caso serio que requirió la revisión de nuestro compromiso y nuestra cooperación”, pero “el mensaje que traigo de Pakistán es que creemos en una alianza basada en la verdad y el respeto. Una alianza que asegure el futuro de nuestros ciudadanos”.

El tema de las rutas también fue tratado en la reunión que mantuvo el secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, con sus homólogos de cinco países de Asia Central como parte de los preparativos de la OTAN para la retirada de Afganistán para finales de 2014.

Además de mantener el calendario de salida, la cumbre en Chicago confirmó el lanzamiento a partir de 2015 de una nueva misión en Afganistán que no realizará operaciones de combate y se centrará en apoyar a las fuerzas de seguridad afganas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo