9 muertos y más de 100 heridos por 2 potentes explosiones en Idleb, Siria

Por Publimetro Colombia

Damasco, 30 abr (EFE).- Al menos nueve personas murieron hoy y más de un centenar resultaron heridas por las explosiones de dos coches bomba conducidos por suicidas en la ciudad siria de Idleb (norte), según la televisión estatal siria.

Entre las víctimas hay tanto civiles como miembros de las fuerzas de seguridad del régimen, tras las dos explosiones que sacudieron con violencia la plaza Hananu y la calle Carlton, que son dos zonas residenciales de la ciudad.

La televisión mostró imágenes de gran devastación, con edificios derribados parcialmente y calles llenas de escombros y vehículos destrozados, lo que apunta a la gran potencia de las explosiones.

Por su parte, el opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos informó de que al menos 20 personas, en su mayoría miembros de las fuerzas de seguridad, murieron hoy en las explosiones en Idleb.

Un activista opositor en la ciudad explicó a Efe que las explosiones tuvieron lugar apenas unos minutos después del alba, y una de ellas detonó a unos 200 metros del hotel donde se alojan dos miembros de la misión de observadores de la ONU desplegada para supervisar el supuesto alto el fuego acordado por las partes.

Los medios estatales informaron hoy también del ataque con lanzagranadas contra la sede del Banco Central Sirio en Damasco, que sufrió daños leves en la fachada, y contra una patrulla policial, en la que cuatro agentes resultaron heridos.

En todos los casos, el régimen sirio acusó de las acciones a “grupos armados de terroristas”, el término con el que se suele referir a los opositores que intentan derrocar al presidente, Bachar al Asad.

Estos sucesos tienen lugar un día después de la llegada a Damasco del nuevo jefe de la misión de supervisión de la ONU en Siria (UNSMIS), el general noruego Robert Mood, para verificar el cumplimiento del plan de paz para este país.

Sobre el terreno hay ya desplegados quince observadores militares desarmados de la misión, y se espera que hoy llegue un grupo de 30, de los 300 que integrarán la UNSMIS.

El objetivo de la UNSMIS es comprobar el cumplimiento del plan de paz para Siria, vigente desde el 12 de abril, que estipula el fin de la violencia, la retirada de los tanques de las ciudades, la liberación de los detenidos de forma arbitraria y el inicio de un diálogo entre el Gobierno y la oposición, entre otros puntos.

Naciones Unidas, 30 abr (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó los atentados perpetrados hoy en Damasco y en la ciudad siria de Idleb (norte), y pidió de nuevo a “todas las partes” el cese “inmediato” de la violencia y la colaboración con los observadores del organismo internacional.

Ban reprobó, asimismo, el doble atentado que el pasado viernes causó la muerte a más de una decena de personas en el centro de la capital siria.

“Aunque reconoce las mejoras en las zonas donde los observadores de la ONU se han desplegado, el secretario general sigue gravemente preocupado ante las noticias de continua violencia, muerte y abusos en Siria de los últimos días”, dijo el portavoz de Ban, Eduardo del Buey, en un comunicado de prensa distribuido en Nueva York.

El máximo responsable de Naciones Unidas, que está de viaje oficial en Birmania, reiteró una vez más su petición para que “todas las partes” cesen “inmediatamente la violencia armada en todas sus formas”.

Además, también pidió la “completa colaboración” de las partes con el trabajo de la Misión de Supervisión de Naciones Unidas en Siria (UNSMIS), aprobada por el Consejo de Seguridad del organismo, “mientras expande su presencia sobre el terreno”.

El nuevo jefe de la UNSMIS, el general noruego Robert Mood, llegó el domingo a Siria para verificar el cumplimiento del plan de paz para este país.

Sobre el terreno hay ya desplegados quince observadores militares desarmados de la misión, y está prevista la inminente llegada de un grupo de treinta, de los 300 que integrarán en su totalidad la UNSMIS.

El objetivo de la misión es comprobar el cumplimiento del plan de paz para Siria, vigente desde el 12 de abril, que estipula el fin de la violencia, la retirada de los tanques de las ciudades, la liberación de los detenidos de forma arbitraria y el inicio de un diálogo entre el Gobierno y la oposición, entre otros puntos.

Londres, 30 abr (EFE).- El ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, dijo hoy en Londres que la paciencia de la comunidad internacional tiene un “límite” ante la represión a la que el presidente sirio, Bachar al Asad, somete a su país.

Hague se refirió a la violencia que vive Siria al presentar hoy en la capital británica el informe anual del Gobierno sobre derechos humanos, “que valora concienzudamente los progresos realizados” por Londres en esta materia a principios de 2012″.

Ese documento establece, según recordó el ministro, “lo que el Gobierno está haciendo para promover los valores democráticos y los derechos humanos por todo el mundo”.

Con relación a Siria, donde hoy mismo al menos nueve personas murieron y más de un centenar resultaron heridas por las explosiones de dos coches bomba conducidos por suicidas en la ciudad de Idleb (norte), Hague dijo que “esto no puede continuar de forma indefinida”.

El titular de Exteriores señaló que el Ejecutivo de David Cameron se encuentra “gravemente preocupado” por la represión ejercida por el régimen de Asad “que no está implementando completamente las condiciones del alto el fuego”, fijado el pasado 12 de abril.

En ese país “continúan matando a la gente, aunque la violencia no sea de una escala tan grande como antes del 12 de abril”, cuando se detalló un plan de paz para el fin de la violencia, la retirada de los tanques de las ciudades, la liberación de los detenidos arbitrariamente y el inicio de un diálogo entre el Gobierno y la oposición, entre otros puntos.

“Está muy claro que el régimen de Asad solo ha cumplido los términos del alto el fuego bajo coacción y no está colaborando con el trabajo de los observadores como debería”, dijo el ministro.

Hague también observó que para poder optar por resoluciones más contundentes, es necesario que se dé un cambio en la posición que actualmente mantienen Rusia y China, que se oponen a medidas más duras contra Siria, “con lo que eso continúa siendo un impedimento a lo que podemos hacer”.

El nuevo jefe de la misión de supervisión de la ONU en Siria (UNSMIS), el general noruego Robert Mood, llegó ayer a ese país para verificar el cumplimiento del plan de paz.

Sobre el terreno hay ya desplegados quince observadores militares desarmados de la misión, y se espera que hoy llegue otro grupo de 30, de los 300 que integrarán la UNSMIS, cuyo objetivo es comprobar el cumplimiento del plan de paz para Siria.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo