Colombia da por desaparecido al periodista francés frente a la versión del secuestro del Ejecutivo galo

Por Publimetro Colombia

Bogotá, 29 abr (EFE).- El Gobierno de Colombia dio todavía por desaparecido al periodista francés Roméo Langlois, frente a la confirmación por parte del Ejecutivo galo de que este informador ha sido secuestrado por las FARC durante combates que dejaron cuatro muertos y seis heridos.

Así lo informó hoy el ministro de Defensa colombiano, Juan Carlos Pinzón, en una rueda de prensa desde la base militar de Larandia en Caquetá (sur), en la que lamentó lo sucedido con el corresponsal en Colombia de la cadena francesa France 24 y del diario Le Figaro, y exhortó a la guerrilla: “si lo tiene, debe respetar su vida”.

El ministro dijo que la información divulgada por su cartera corresponde a “hechos exactos” en los que no hay cabida para datos preliminares porque el Gobierno de Colombia aspira a “resolver cualquier especulación sobre estos hechos y aclarar lo que ocurrió”.

Esta versión contrasta con la del ministro galo de Exteriores, Alain Juppé, quien aseguró desde un mitin en la ciudad de Lyon que Langlois “fue secuestrado durante un enfrentamiento entre las fuerzas colombianas y las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia)” y “ha sido hecho prisionero”.

Según los testimonios de los combatientes, Langlois recibió un disparo en el brazo izquierdo y en medio de la tensión “seguramente” tomó la decisión de quitarse el chaleco y el casco militar “y al manifestar que era población civil desplazarse hacia área (urbana) desde donde disparaban los guerrilleros”.

Pinzón relató que unidades de la Brigada contra el Narcotráfico, acompañadas de la Policía Judicial y de “un periodista francés, un corresponsal de guerra que lleva doce años trabajando en el país” ingresaron ayer a primera hora en la zona rural conocida como La Unión Peneya, en el selvático departamento del Caquetá.

“Desde muy temprano desarrollaron operaciones ofensivas contra la estructura del narcotráfico de las FARC” que según dijo, tiene en esa zona “cristalizaderos, producción de base de coca y producción de cocaína” que pertenecen al Frente 15.

Tras destruir un laboratorio, en el que se estima que además incautaron 400 kilogramos de pasta base de coca, las unidades trataron de ingresar en otra área en la que se aprestaban para repetir la operación, pero allí se encontraron con guerrilleros que “defendiendo fieramente esas estructuras atacaron al batallón”.

Pinzón dijo que según los militares se trató de combates muy intensos durante varias horas en los que hubo momentos de enfrentamiento “a corta distancia” y “siempre visualizaron al enemigo vestido de civil, disparando desde las casas o utilizando civiles desarmados como escudo humano”.

Como consecuencia, “fueron asesinados cuatro miembros de fuerza pública”, seis más resultaron heridos “y salieron ilesos o con raspaduras”, otros diecisiete se encuentran en perfecto estado y al menos un guerrillero fue dado de baja aunque calculan que siete más corrieron la misma suerte.

“A esta altura sólo hay una persona desaparecida: el reportero de guerra Roméo Langlois”, indicó, quien “estuvo buena parte de tiempo con las tropas, incluso en medio de combate”.

París, 29 abr (EFE).- El periodista francés desaparecido en Colombia durante un enfrentamiento entre el Ejército colombiano y la guerrilla de las FARC ha sido secuestrado, indicó hoy el ministro galo de Exteriores, Alain Juppé.

Roméo Langlois, corresponsal en Colombia de la cadena francesa “France 24” y del diario “Le Figaro”, “fue secuestrado durante un enfrentamiento entre las fuerzas colombianas y las FARC” y “ha sido hecho prisionero”, indicó Juppé en Lyon, donde participó en un mitin de la campaña para las presidenciales galas.

El jefe de la diplomacia francesa aseguró que el centro de crisis de su Ministerio trabaja en el asunto “en cooperación con las autoridades colombianas”.

Langlois, de 35 años, es el último de los desaparecidos durante el tiroteo de ayer, sábado, en el departamento de Caquetá, que no ha sido encontrado.

El periodista viajó en un helicóptero del Ejército colombiano a la región de Caquetá para elaborar un reportaje sobre las operaciones contra el narcotráfico.

El aparato aterrizó en un campo minado y fue atacado por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), a lo que le siguió un tiroteo.

Tres soldados y un policía murieron, mientras que otros cuatro militares, un agente más y el periodista francés se encuentran desaparecidos.

Los soldados y el policía fueron encontrados posteriormente, según el Ejército colombiano.

Langlois vivía en Colombia desde hace unos diez años y desde 2006 colaboraba con “France 24”, según la cadena de televisión.

“Sabemos que es una región peligrosa. Estamos inquietos pero tenemos confianza en Roméo, que conoce bien la zona y que tiene mucha experiencia”, indicó la directora de la redacción, Nahida Nakad.

Mostró su esperanza de que se encuentre “sano y salvo” y señaló que están en contacto con su familia.

Bogotá, 29 abr (EFE).- Simone Bruno, compañero del periodista francés Roméo Langlois, viajó hoy desde Bogotá hasta la zona del sur de Colombia donde tuvieron lugar los combates en los que su colega desapareció o fue secuestrado para recoger los equipos que llevaba e investigar su paradero.

Bruno, encargado en Colombia de la parte en inglés de la cadena francesa France 24 para la que Langlois colabora desde 2006, dijo a Efe que llegó al fuerte militar de Larandia, desde donde los altos mandos militares coordinan los operativos en La Unión Peneya, en el selvático departamento del Caquetá.

“Estamos esperando para recoger las cámaras de Roméo y hablar con el ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón”, indicó antes de asegurar que también quieren dialogar con los militares que estuvieron con Langlois durante los combates y la población civil que lo vio “por última vez”.

Mientras el ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, afirmó que Langlois “fue secuestrado durante un enfrentamiento entre las fuerzas colombianas y las FARC” y “ha sido hecho prisionero”, Pinzón optó por la cautela en una rueda de prensa en la que matizó que por el momento sólo se puede apoyar la tesis de que sigue desaparecido.

El ministro colombiano explicó que el batallón antidroga cuyas labores recogía para un reportaje iba a desarticular un laboratorio de cocaína del frente 15 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), cuando varios guerrilleros recibieron a los militares con un ataque en defensa de esas estructuras.

Como consecuencia, murieron cuatro miembros de la fuerza pública, seis resultaron heridos y al menos un guerrillero pereció, aunque el Gobierno colombiano calcula que siete más corrieron la misma suerte.

Según los testimonios de los combatientes, reproducidos por Pinzón, Langlois recibió un disparo en el brazo izquierdo y en medio de la tensión “seguramente” tomó la decisión de quitarse el chaleco y casco militar “y al manifestar que era población civil desplazarse hacia área (urbana), desde donde disparaban los guerrilleros”.

Bruno manifestó su incertidumbre sobre la situación de su amigo y compañero y deseó que esté escondido aunque cuestionó que “si hubiera desaparecido le habrían encontrado hoy junto a los otros cinco uniformados que ayer fueron dados por desaparecidos”.

“Lo que hace Roméo es cubrir conflicto armado en Colombia”, manifestó Bruno, al aclarar que no era la primera vez que el corresponsal francés se encontraba en una zona de riesgo al cabo de doce años de trabajo en Colombia para France 24 y para el diario Le Figaro.

Bruno y Langlois iban a acompañar al batallón “Rodolfo Herrera Luna” en sus operaciones contra el narcotráfico para hacer un reportaje sobre la lucha en Colombia contra las drogas y la minería ilegal, por lo que llegaron juntos a Florencia (capital de Caquetá) a inicios de semana.

Estaba previsto que el operativo arrancara el martes, pero por razones climatológicas se fue posponiendo hasta que el viernes Bruno decidió regresar a Bogotá.

“Le dije: ‘cuídate’, y él me respondió que no me preocupara y que se iba a dormir porque el sábado debía salir de madrugada para grabar el operativo”, relató conmocionado el periodista italiano sobre su colega francés.

Durante la despedida habían acordado que Langlois avisara con un mensaje a su regreso de la cobertura en Caquetá.

Bruno y otros compañeros se quedarán un tiempo en el municipio La Montañita, al que pertenece la zona de La Unión Peneya, para contrastar lo sucedido con Langlois.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo