Rumanía gira a la izquierda tras caer el Gobierno conservador

Por Publimetro Colombia

Bucarest, 27 abr (EFE).- Rumanía vivió hoy el segundo cambio de gobierno en menos de tres meses, después de que una moción de censura derrumbara el ejecutivo conservador de Mihai Razvan Ungureanu, quien será reemplazado por el hasta ahora opositor líder socialista Victor Ponta.

Este joven exfiscal, de 39 años, designará a sus ministros de entre las filas de la Unión Social Liberal (USL), la coalición de socialdemócratas y liberales, hasta hoy opositora, que presentó la moción de censura.

Ponta necesita obtener el apoyo del Parlamento de Bucarest, donde la USL tiene una mayoría insuficiente para la investidura del Gobierno.

Sin embargo, los votos de una veintena de diputados de las minorías nacionales podrían servirle para obtener la luz verde de la cámara, como ha ocurrido hoy con la moción.

El cambio de gabinete se produce a sólo medio año de los comicios legislativos, previstos para noviembre, en los que la USL es clara favorita frente al hasta ahora gobernante Partido Democrático Liberal (PDL).

“Intentaré garantizar hasta las elecciones un gobierno que dé a los rumanos la esperanza de que las cosas irán en la buena dirección”, dijo un parco Ponta en una rueda de prensa conjunta con el presidente rumano, el conservador Traian Basescu.

La USL acusaba al Gobierno de Ungureanu de clientelismo político, incompetencia y falta de transparencia en la privatización de compañías públicas.

La adopción de la moción fue posible gracias al paso a las filas de la oposición de varios parlamentarios tránsfugas de la coalición gobernante, una práctica habitual en el país de la que antes se había aprovechado el ejecutivo derribado.

La crisis política de Rumanía tiene lugar en medio de la visita de una delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI), que evalúa si el país balcánico cumple los acuerdos de austeridad firmados para acceder a dos créditos desde 2009.

“La misión del FMI continúa a nivel técnico y sigue con su actividad”, aseguró el presidente rumano en un mensaje de calma.

Las políticas de austeridad pactadas con el FMI llevaron en enero a una serie de protestas callejeras que acabaron provocando la caída del Gobierno de Emil Boc, que el 7 de febrero fue sustituido por el hoy derrocado de Mihai Razvan Ungureanu.

La USL ha criticado con vehemencia la dureza de los recortes de los distintos gobiernos de centroderecha.

Basescu pidió hoy a Ponta que respete la decisión del ejecutivo de Ungureanu de subir los salarios de los funcionarios, después de que en 2010 se les aplicara un recorte del 25 por ciento.

Los acontecimientos de hoy acercan a Ponta al cargo de primer ministro antes de lo previsto, pero algunos analistas rumanos ven en su posible llegada al poder un arma de doble filo ante la inminencia de las elecciones.

“Estos seis meses al frente del gobierno podrían no dar ventaja a la USL e incluso favorecer a la derecha, que podría reorganizarse y aprovechar los posibles fracasos del ejecutivo”, explicó a Efe en Bucarest el analista político Emil Hurezeanu.

El experto no descarta el reciclaje del ex primer ministro Ungureanu en “caballo de batalla” electoral de la derecha rumana.

“Existen encuestas según las cuales Ungureanu obtendría más del 50 por ciento de votos, al frente de una nueva formación de derecha y de la mano del PDL”, aseguró Hurezeanu.

Antes de ser primer ministro, Ungureanu, de 43 años, había sido jefe del servicio de espionaje exterior de Rumanía y era la apuesta política del poderoso y polémico presidente Basescu.

Con sus 19 millones de habitantes, Rumanía es el país más grande de los Balcanes, aunque es uno de los miembros más pobres de la Unión Europea (UE), a la que pertenece desde 2007.

Su débil economía ha evitado el colapso financiero durante los años de crisis global, gracias a préstamos internacionales por más de 28.000 millones de euros.

Marcel Gascón

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo