Le Pen condiciona su voto a Sarkozy a su eventual apoyo en las legislativas

Por Publimetro Colombia

París, 26 abr (EFE).- La presidenta del ultraderechista Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, condicionó hoy el voto de su militancia a favor de Nicolas Sarkozy en las presidenciales al apoyo que pueda recibir de éste en las legislativas de junio.

En una entrevista concedida a la emisora RTL, indicó que antes de pronunciarse espera del presidente y aspirante a la reelección, Nicolas Sarkozy, y del secretario general de la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP), Jean François Copé, una respuesta clara al respecto.

“Espero a que Sarkozy y Copé respondan si en caso de duelo entre el FN y el Partido Socialista en las legislativas preferirían que fuera elegido un diputado socialista o uno del Frente Nacional”, apuntó la ultraderechista.

Le Pen lamentó, no obstante, que los proyectos que ofrecen tanto Sarkozy como el socialista François Hollande ofrezcan una futura presidencia del país que vaya a estar marcada a su juicio por la “dictadura” de la Unión Europea.

“No habrá una presidencia, sino una gestión vaga bajo la dictadura de la UE”, indicó en esa emisora, donde subrayó que la única capacitada de ejercer la jefatura del Estado es ella por ser la única capaz de defender la soberanía del país.

La ultraderechista, que en la primera ronda de las presidenciales el pasado domingo se quedó en tercer lugar, con un histórico 17,9 % de las votaciones para su partido, criticó también el “desprecio” con el que ambos candidatos, aseguró, han tratado a sus electores.

Para la líder del FN, el hecho de que ambos indicaran que el voto dirigido a su partido fuera “de cólera y desesperanza” refleja que los dos finalistas “no han entendido nada” sobre las aspiraciones de la población.

“Mi voto fue uno de esperanza y de adhesión a los principios expresados desde hace años”, aseguró Le Pen, que criticó además que históricamente se haya tratado a sus militantes de xenófobos y de estar fuera de la República y por cuestiones electorales se busque ahora el apoyo de ese mismo colectivo.

París, 26 abr (EFE).- La líder del Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, pidió hoy por carta a los dos aspirantes a la Presidencia francesa, Nicolas Sarkozy y François Hollande, que dejen de insultar a sus electores.

“Dejen de insultar a millones de francesas y franceses que apoyaron mi candidatura”, señaló en una misiva difundida a los medios de comunicación.

Le Pen logró el apoyo de 6,4 millones de votos el 22 de abril y se situó tercera por detrás de ambos, que competirán en segunda ronda el 6 de mayo.

Según Le Pen, que inicia su carta con la fórmula: “¡Señores candidatos, un poco de respeto!”, los sufragios a su favor no son un “grito”, un “voto de crisis”, de “sufrimiento” o de “desesperanza”, como han señalado Sarkozy y Hollande.

“No hay una parte de franceses que votan bien y otra que vota mal. No hay una parte de franceses que votan con su inteligencia y otra que vota por instinto o por reflejo, como animales”, escribe Le Pen, que acusa al conservador Sarkozy y al socialista Hollande de que “sus proposiciones de campaña son muy irrespetuosas” hacia sus electores.

Para la candidata del FN el voto a su favor es un sufragio “reflexionado, construido, un voto de esperanza, de apoyo” y, en suma, “un voto de adhesión a un nuevo camino”, dice Le Pen.

París, 26 abr (EFE).- El presidente de Francia y candidato a la reelección, Nicolas Sarkozy, aseguró hoy que su “delito” es “ser el más criticado por Marine Le Pen”, en respuesta a quienes le acusan de orientar su campaña hacia la extrema derecha.

“¿Qué debo hacer, continuar haciendo campaña en la segunda vuelta como si seis millones y medio de franceses no hubieran dicho nada?”, se preguntó Sarkozy en un mitin en Raincy, en la periferia norte de París.

El presidente saliente, que recabó el 27,18 % de los votos en la primera vuelta, por detrás del socialista François Hollande (28,63 %), volvió a hacer de la inmigración uno de los temas centrales de su discurso.

“Nadie puede considerar que pronunciar la palabra inmigración es un delito”, dijo Sarkozy, quien aseguró que “Francia es un país abierto y de acogida, y lo seguirá siendo”.

Sarkozy defendió su propuesta de reducir a la mitad el número de inmigrantes legales llegados a Francia porque el modelo actual no logra el objetivo de la integración.

“¿Por qué no funciona? Porque no tenemos suficientes trabajos, escuelas y viviendas para acoger dignamente a los que vienen”, indicó.

En ese sentido, reiteró su iniciativa de obligar a aquellos que quieran obtener permiso para vivir y residir en Francia a someterse a un examen de francés y otro sobre los valores de la República.

Sarkozy aseguró que detesta el racismo y se refirió a aquellos que le acusan de “fascista” por insistir sobre el tema de la inmigración.

“Ser tratado de fascista por un comunista es un honor”, afirmó en alusión a la portada del diario comunista “L’Humanité”, que le comparó con el mariscal Philippe Pétain, jefe del gobierno colaboracionista galo con los nazis.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo