La UE alerta sobre el auge del populismo contra la inmigración en Europa

Por Publimetro Colombia

Bruselas, 25 abr (EFE).- El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, en Bruselas, y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, desde Bucarest, han alertado hoy sobre el auge del discurso populista contra la inmigración en la Unión Europea.

El presidente de la Eurocámara ha advertido de “la oleada ultranacionalista que alcanza muchos gobiernos y que constituye una auténtica amenaza para los valores europeos”.

Sobre las restricciones de Schengen que proponen Francia y Alemania y que permitirían a los países restablecer unilateralmente sus fronteras, Schulz ha afirmado que “como la mayoría de ciudadanos europeos” está “en contra de dar pasos atrás en los logros de la Unión Europea”.

La Comisión Europea se ha mostrado por su parte igualmente crítica con la subida de los populismos y el discurso antiinmigrantes, especialmente tras el ascenso de la extrema derecha en la primera vuelta de las elecciones francesas, así como también por la caída del Gobierno holandés provocada por la salida de la coalición de los ultra-derechistas del Geert Wilders (PVV).

“La crisis económica ha exacerbado las desigualdades sociales y, dentro de ese contexto económico, hay un caldo de cultivo para el desarrollo de los populismos”, destacó el portavoz comunitario, Olivier Bailly.

“Entendemos que hay una tentación (de recurrir al discurso nacionalista), pero nuestro papel es recordar que actuar a Veintisiete es mejor que actuar solo”, añadió el portavoz.

A ese mensaje se ha sumado hoy igualmente Herman Van Rompuy, quien ha apuntado desde Bucarest que “los vientos del populismo están afectando un logro clave de la integración europea: la libertad de movimiento de las personas dentro de nuestras fronteras”.

Añadió que “en este espacio no hay lugar para la estigmatización de los extranjeros, como ocurre en ciertos países hoy día”.

“La libertad de movimiento de trabajadores y servicios es más que una componente económica de la Unión”, explicó el presidente del Consejo.

El tratado Schengen es un asunto sensible en Rumanía y en Bulgaria, pues ambos países están a la espera de entrar en el espacio de libre circulación, una decisión que bloquea Holanda, con un Gobierno dimisionario de coalición conservador asociado con una formación de extrema derecha xenófoba.

Bruselas, 25 abr (EFE).- La comisión de Interior y Justicia del Parlamento Europeo (PE) respaldó hoy el establecimiento de unos requisitos comunes de entrada en la Unión Europea y de unas condiciones laborales mínimas para los trabajadores temporeros provenientes de países extracomunitarios.

En un informe aprobado hoy, los eurodiputados apoyan la creación de una normativa común para este tipo de trabajadores, en la que destaca la definición de derechos básicos, la condición de contar con un contrato o una oferta laboral “vinculante” para entrar en la UE o la fijación de un período de estancia máximo de seis meses.

El autor del informe, el eurodiputado laborista británico Claude Moraes, destacó la importancia del paquete legislativo para “evitar la explotación de los inmigrantes de terceros países”, en declaraciones a los medios.

El texto defiende el “tratamiento igualitario” de los temporeros extracomunitarios y exige a los empleadores que garanticen un alojamiento adecuado para los trabajadores, entre otras condiciones mínimas, y establece sanciones “efectivas y proporcionadas” en caso de incumplimiento de las mismas.

Este último punto es una de las novedades introducidas por el PE que van “más allá” del borrador legislativo inicial de la Comisión Europea, según Moraes.

Para supervisar el cumplimiento de la normativa, el informe prevé mecanismos como las inspecciones laborales y designa a los actores sociales y a las ONG como encargados de representar a los temporeros y tramitar sus posibles quejas.

El PE respalda que sean los Estados miembros los que definan a qué sectores aplicarán la nueva legislación.

La mayor parte de los temporeros extracomunitarios que acuden a la UE trabajan en los sectores de la agricultura y la hostelería, así como en la construcción, en el caso de los países nórdicos.

Cada año trabajan en la UE unos 100.000 temporeros de terceros países, según datos de la Comisión Europea, que no obstante calcula que la cifra real sería mucho mayor si se incluyera a los inmigrantes indocumentados.

Sólo en la provincia española de Huelva trabajaron unos 35.000 temporeros de terceros países en 2008.

Moraes explicó a los medios que la Eurocámara puso en marcha esta iniciativa legislativa ante la reacción social por los graves casos de explotación registrados hace algunos años en Italia, y también mencionó casos similares que tuvieron lugar en Suecia y Reino Unido.

“Ahora el contexto ha cambiado, y la preocupación social se ha centrado más en la crisis económica y en las políticas de austeridad”, admitió Moraes, quien no obstante añadió que las circunstancias actuales hacen “aún más necesario” el establecimiento de una normativa para los temporeros extracomunitarios.

“La crisis económica puede provocar que se exacerbe la explotación de los trabajadores más desprotegidos”, subrayó.

Moraes afirmó que la propuesta “no tendrá repercusiones negativas” sobre los mercados laborales de los Estados miembros.

El PE tiene previsto comenzar a negociar la propuesta legislativa con los Estados miembros después del verano, anunció el eurodiputado laborista.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo