El presidente de Sudán adelanta su marcha de China mientras empeora el conflicto sudanés

Por Publimetro Colombia

Pekín, 25 abr (EFE).- El presidente sursudanés, Salva Kiir, se marchará de China mañana a primera hora, según confirmaron a Efe fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, por lo que acortará tres días su visita en plena escalada del conflicto que su país mantiene con Sudán por el control de las zonas fronterizas.

Previamente, el portavoz del Ministro de Asuntos Exteriores, Liu Weimin, dijo a los medios en rueda de prensa ordinaria en Pekín que Kiir había “cancelado su viaje a Shanghái”, previsto para mañana.

El presidente africano ha cumplido con las reuniones que tenía en agenda hoy con el viceprimer ministro chino, Li Keqiang, llamado a suceder al primer ministro, Wen Jiabao, y al presidente del legislativo, Wu Bangguo.

Ninguna de las fuentes consultadas, tanto de la parte china como de la Embajada de Sudán del Sur en Pekín, especificaron los motivos de la decisión de Kiir de acortar su estancia, que, en principio, estaba fijada hasta el próximo día 28.

Según publica hoy el diario “South China Morning Post”, Kiir dijo ayer a su homólogo chino, Hu Jintao, en la reunión de ambos en el Gran Palacio del Pueblo, que “los recientes ataques de Sudán eran equivalentes a una declaración de guerra a su país”.

“Mi visita se produce en un momento crítico para la República de Sudán del Sur, porque mi vecino, Jartum, nos ha declarado la guerra”, declaró Kiir a Hu, de acuerdo con esta publicación.

En los últimos días, la escalada bélica entre su país, que alcanzó su independencia mediante un referéndum en julio del 2011, y Sudán, presidido por Omar al Bachir, no ha hecho sino aumentar en las zonas fronterizas pendientes de demarcación y especialmente ricas en petróleo, como Heglig o Bentiu.

Sudán ha continuado con bombardeos en Bentiu y hace dos días expresó su intención de imponer el estado de emergencia en las zonas fronterizas.

El conflicto se recrudeció cuando el Ejército de Sudán del Sur tomó el control de Heglig, que alberga el 70 por ciento de crudo de Sudán y cuya soberanía es reclamada por ambos países, lo que llevó a Jartum a lanzar contraofensivas.

A pesar de la fugacidad de su visita, Kiir no se marcha con las manos vacías y, según aseguró a Efe Cheng Zhigang, secretario general del Foro de Cooperación Industrial China-África, Pekín ha declarado su “voluntad de financiar un oleoducto en suelo sursudanés”, lo que permitiría a Yuba otras vías de exportación de su petróleo.

Asimismo, Kiir y Hu firmaron ayer “varios acuerdos de cooperación financiera y el Banco de Exportación e Importación de China va a prestar dinero -sin detallar cuánto- a Sudán del Sur y el Gobierno va a instar a las empresas chinas a invertir en la infraestructura petrolífera de Sudán del Sur”, remarcó Cheng.

Estos acuerdos con Sudán el Sur sellan el interés que China -principal comprador del petróleo sursudanés- tiene en que la guerra no se intensifique entre los dos países africanos para que su suministro de crudo no se vea afectado.

En esta línea y, pese a su habitual doctrina de “no injerencia” en los asuntos internacionales, Liu anunció hoy que Pekín enviará “pronto” a Zhong Jianhua, representante especial del Gobierno chino para los asuntos africanos, a Sudán y del Sudán del Sur “para promover el diálogo y las negociaciones entre esos dos países”.

Pekín, que se enfrenta a un duro juego de doble diplomacia, mantiene, de momento, “casi las mismas inversiones en Jartum que en Yuba; mientras con el norte la base es comercial, en el Sur se fundamenta en la ayuda a la construcción de infraestructuras en el sector energético”, apuntó Cheng a Efe.

Si esta vez ha sido Kiir quien ha conseguido acuerdos económicos con China. El año pasado, poco antes de que Sudán del Sur alcanzara la independencia, fue su antagonista Al Bachir quien regresó de la capital china con la firma de varios convenios de ayuda tecnológica bajo el brazo.

El viaje de Al Bachir a China, criticado por organizaciones pro derechos humanos por la reclamación contra él del Tribunal Penal Internacional (TPI) de La Haya por crímenes de guerra, de lesa humanidad y genocidio en Darfur, también sufrió contratiempos y el mandatario aterrizó con una jornada de retraso conforme a lo previsto.

Entonces los medios barajaron la posibilidad de que la orden de captura del TPI fuera la verdadera causa de su retraso, ante la negativa de muchos países a que el avión presidencial cruzara su espacio aéreo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo