Los observadores de la ONU visitan Hama mientras la violencia persiste en Siria

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 24 abr (EFE).- La avanzadilla de observadores de la ONU prosiguió hoy su inspección del cumplimiento del plan de paz en Siria con una visita a Hama, mientras que el régimen y la oposición se acusaron mutuamente de no respetar el alto el fuego.

El frágil cese de las hostilidades se volvió a ver empañado por las denuncias de los grupos opositores de que cerca de una treintena de personas fallecieron por la represión de las fuerzas gubernamentales, así como por la explosión de un artefacto en el centro de Damasco.

De la decena de observadores de la misión de supervisión de la ONU para Siria (UNSMIS) desplegada en el país, tres se trasladaron a Hama, un día después de que casi cuarenta personas perecieran en la ciudad, según los activistas.

El opositor Abu Hisham, residente en Hama, explicó a Efe que los miembros de la misión inspeccionaron, entre otros puntos, la plaza central de Al Aasi rodeados por efectivos de seguridad y del Ejército, que impidieron que los ciudadanos se aproximaran a ellos.

Este activista señaló que él mismo estuvo en más de una ocasión cerca pero no habló con ellos por miedo a que los agentes de seguridad lo identificaran para detenerlo después de la marcha de la misión.

Según informó el portavoz del mediador internacional Kofi Annan, Ahmed Fawzi, la violencia y la represión, incluidos los asesinatos, se reanudan en las localidades sirias que visitan los observadores de Naciones Unidas una vez que abandonan el lugar.

“Tenemos informaciones creíbles de que cuando se marchan, los enfrentamientos armados comienzan otra vez y de que la gente que se acerca a los observadores puede ser interceptada por las fuerzas de seguridad sirias o por el ejército”, agregó Fawzi en declaraciones a la televisión de la ONU.

El objetivo de los observadores es comprobar el cumplimiento del plan de paz para Siria, que estipula el cese de hostilidades, el repliegue militar de las ciudades y el inicio de un diálogo político, entre otros puntos, después de que desde marzo de 2011 más de 10.000 personas hayan muerto en el país, según la ONU.

El activista Basel Foad de Homs denunció que la misión de los observadores es “una farsa”, ya que en su provincia, una de las más castigadas por la represión, tan solo hay destinados dos expertos.

En una conversación vía internet con Efe, Foad también indicó que aunque los bombardeos han remitido, han aumentado los ataques de los francotiradores: “El régimen se ríe del mundo con estas acciones”, subrayó.

En cuanto a las inspecciones realizadas en Homs, otro activista identificado como Abu Bakr explicó a Efe que mientras los miembros de la misión de la ONU visitaron ayer la localidad de Al Quseir “las fuerzas de seguridad dispararon contra una manifestación”.

Además de estos ataques, la oposición denunció maniobras efectuadas por el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, para confundir a los observadores.

Ante las noticias de una inminente visita de estos a la provincia septentrional de Idleb los soldados cambiaron sus uniformes por el de la Policía y las autoridades de seguridad trasladaron una veintena de cadáveres del Hospital Nacional a un lugar desconocido, según los opositores Comités de Coordinación Local (CCL).

Pese al despliegue de los observadores, los CCL informaron de la muerte en esta jornada de unas 28 personas, al menos diez de ellas en Homs y cinco en Duma, en la periferia de Damasco, que ayer fue visitada por los observadores.

Abu Bakr, residente en Homs, explicó a Efe que en el barrio de Al Qusur dos mujeres fueron degolladas y sus cuerpos arrojados a la calle, mientras que un hombre pereció por disparos de francotiradores.

Según los CCL, también se produjeron dos explosiones en los barrios de Jobar y Sultaneya de Homs, mientras que Duma fue blanco de intensos bombardeos de artillería.

Por su parte, una fuente de los servicios de seguridad sirios dijo a Efe que al menos tres personas resultaron heridas por una explosión en la plaza de Al Marga, en el centro de Damasco.

Los primeros indicios apuntaron a que el atentado fue perpetrado con una bomba que explotó contra una camioneta militar ligera tipo “pick up”.

Además, la agencia de noticias Sana informó de que “un grupo terrorista” asesinó a un teniente coronel retirado y su hermano (subteniente) en los alrededores de la capital.

El presidente del opositor Consejo Nacional Sirio (CNS), Burhan Galiun, insistió hoy en una rueda de prensa en El Cairo en que el objetivo de la revolución es “pacífico”.

Asimismo, expresó el apoyo de su grupo, principal órgano de la oposición siria, al plan de paz de Kofi Annan y advirtió de que si este fracasa “la comunidad internacional deberá asumir la responsabilidad de proteger a los civiles”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo