Sarkozy y Hollande pelean ahora por el electorado de los derrotados

Por Publimetro Colombia

París, 23 abr (EFE).- El conservador Nicolas Sarkozy y el socialista François Hollande, que superaron ayer la primera ronda de las presidenciales tras lograr respectivamente el 27,18 y el 28,63 por ciento de los votos, buscan ahora atraer al electorado de los derrotados para lograr con ellos el empujón final hasta la victoria.

El más optimista desde el cierre de las urnas ha sido Hollande, quien reconoce estar mejor situado para la vuelta definitiva del 6 de mayo, pero destaca que aunque el total de votos de la izquierda que le sostienen le hace pensar que se dan las condiciones del éxito, aún “queda por delante una campaña electoral”.

Sarkozy, relegado al segundo puesto, asegura haber escuchado el “voto de sufrimiento” de los electores del Frente Nacional, que le dieron a la ultraderechista Marine Le Pen un histórico 17,9 por ciento, y subraya que desde hoy vuelve “a la carretera” para seguir peleando por la reelección.

Las consignas de voto de los derrotados hacia los dos principales aspirantes no han sido claras y explícitas en todos los casos, pero comienzan a perfilar un apoyo que puede resultar decisivo.

Le Pen, satisfecha con un tercer puesto que a su juicio “no se trata más que de un comienzo”, ha adelantado que se posicionará el próximo 1 de mayo, día del tradicional desfile de su agrupación en París.

La ultraderechista, a la que según los medios le interesa la victoria de Hollande, se ve ya no obstante como la única “oposición a la izquierda ultraliberal, laxista y libertaria”, ante una conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP) a su juicio debilitada.

El candidato del Frente de Izquierda, Jean-Luc Mélenchon, relegado al cuarto puesto con el 11,1 por ciento de los sufragios, no ha pedido explícitamente que sus militantes apoyen a Hollande, pero ha dejado claro que “hay que movilizarse, sin pedir nada a cambio, para batir a Sarkozy”.

El refuerzo más claro al socialista le viene de la ecologista Eva Joly, que tras lograr el 2,31 por ciento de los votos ha llamado a sus electores a sostener al favorito, y a hacer de estas dos semanas de campaña “quince días de movilización permanente”.

El equipo del centrista François Bayrou, según indicó hoy el diario “Les Échos”, está dividido entre un llamamiento al voto en blanco o hacia Hollande, y su representante, que por el momento no se ha pronunciado, asegura que asumirá sus responsabilidades de cara a la segunda vuelta y transmitirá su postura para entonces.

Entre los restantes, ninguno se ha decantado por el momento hacia uno u otro: el soberanista Nicolas Dupont-Aignan (1,79 %) rechaza tener que elegir, mientras que el representante del Nuevo Partido Anticapitalista, Philippe Poutou (1,15 %), sin ofrecer “ningún apoyo a la política de Hollande”, llama a “echar a Sarkozy”.

La candidata ultraizquierdista Nathalie Arthaud (0,56 %) ha recalcado no ser “propietaria” de los votos de sus militantes y ha subrayado que estos votarán “según su consciencia”, mientras que el gaullista de izquierdas Jacques Cheminade (0,25 %) está a la espera de ver las propuestas de Hollande antes de hablar.

París, 23 abr (EFE).- El candidato socialista a la Presidencia de Francia, François Hollande, logró un 28,63 % de los votos en la primera vuelta de los comicios, por delante del aspirante a la reelección, Nicolas Sarkozy, con un 27,18 %, según los resultados definitivos comunicados hoy por el Ministerio del Interior.

Hollande recibió el apoyo de 10.273.582 votantes, frente a los 9.753.844 que eligieron la papeleta de Sarkozy en la primera ronda, celebrada ayer en la Francia metropolitana y el pasado sábado en los territorios galos de ultramar.

En los últimos comicios presidenciales de Francia, en 2007, Sarkozy se alzó con la victoria en primera vuelta, con el 31,18 % de los votos y 11.448.663 electores, por delante de la entonces candidata socialista, Ségolène Royal, que sumó el 25,87 % de los apoyos y recabó 9.500.112 votos.

La candidata de ultraderecha Marine Le Pen se situó como la tercera más votada en esta primera vuelta, con el 17,90 % de los votos y 6.421.773 electores, según el recuento oficial del Ministerio del Interior.

El resultado de Le Pen supone un récord histórico para el Frente Nacional (FN) y supera el registro logrado por su padre, Jean-Marie Le Pen, en 2002 (16,86 %) cuando accedió a la segunda vuelta por delante del socialista Lionel Jospin.

El escrutinio oficial muestra que la abstención ha sido del 20,53 %, es decir, 9.451.687 electores sobre los 46.037.545 convocados a las urnas. Los votos en blanco o nulos (700.119) representaron el 1,91 %.

En cuarta posición se situó el candidato del Frente de Izquierda, Jean-Luc Mélenchon, con un 11,11 % de los sufragios y 3.985.298 votantes.

El centrista del MoDem François Bayrou se colocó como el quinto candidato más votado, con el 9,13 % de los apoyos y 3.275.349 votos.

Bayrou redujo sus apoyos a la mitad respecto a la primera vuelta de las Presidenciales de 2007, cuando logró el 18,57 % de los votos y se convirtió en la tercera fuerza más votada.

En sexta posición, la ecologista Eva Joly logró el 2,31 % de los votos y 828.451 sufragios, seguida del soberanista Nicolas Dupont-Aignan (1,79 % y 644.086 votos) y del candidato del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA), Philippe Poutou (1,15 % y 411.178 votos).

La candidata de Lucha Obrera, Nathalie Arthaud, sumó el 0,56 % de los votos y el apoyo de 202.562 ciudadanos, mientras que el gaullista de izquierdas Jacques Cheminade fue el último de los diez candidatos, con el 0,25 %, es decir, 89.572 votos.

París, 23 abr (EFE).- El candidato socialista a la presidencia de Francia, François Hollande, que ayer ganó la primera vuelta de las elecciones, rechazó la propuesta de su rival conservador Nicolas Sarkozy, de celebrar tres debates antes de la segunda.

“¿Por qué quiere Sarkozy los debates? Porque está en mala posición, pero eso no justifica que se cambien las reglas”, afirmó anoche Hollande, que recordó que en el pasado siempre se ha celebrado un único debate televisado entre los dos aspirantes al Elíseo.

El presidente saliente propuso, ante la “crítica” situación que atraviesa el país, que se celebren tres debates, uno sobre la situación económica, otro sobre la social y un tercero sobre la política exterior.

Diferentes líderes socialistas han señalado hoy que la propuesta de Sarkozy pretende esconder el mal resultado obtenido en la primera vuelta.

“En lugar de tres debates le propongo tres principios: que no venga con más inventos, que no diga más mentiras y que no haga más imposturas”, afirmó la líder del Partido Socialista, Martine Aubry, en la radio RTL.

La portavoz de Sarkozy, Nathalie Kosciusko-Morizet, acusó en la televisión pública “France 2” a Hollande de “esquivar” el debate por “miedo”.

“Los franceses tienen derecho a varios debates porque hay muchos temas”, indicó la portavoz, que recordó que durante las primarias socialistas para elegir candidato a la presidencia se celebraron cuatro debates televisados.

Para Kosciusko-Morizet eso es un reflejo de que “Hollande sólo quiere debatir con sus correligionarios”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo