Hungría anuncia un plan de ajustes de 2.000 millones de euros para 2013

Por Publimetro Colombia

Budapest, 23 abr (EFE).- El Gobierno húngaro ha enviado a Bruselas su nuevo programa de convergencia y el llamado “Programa Nacional de Reformas”, en el que prevé para 2012 un déficit del 2,5 % y medidas de ajustes por 2.000 millones de euros para 2013.

El pronóstico del déficit para 2013 es del 2,2 %, y el Gobierno espera que con estos nuevos programas podrá suspender el procedimiento de déficit excesivo por el cual la Comisión Europea investiga al país desde 2004.

Asimismo, espera lograr que Bruselas dé marcha atrás con la anunciada suspensión de la entrega a Hungría de 495 millones de euros de fondos de cohesión a partir del 1 de enero de 2013.

Por otra parte, Budapest también prevé unos ajustes adicionales para este año, que deberán generar unos 500 millones de euros.

El programa enviado a Bruselas establece, entre otros, un nuevo impuesto a las transacciones financieras, del 0,1 %, con lo que el Gobierno espera unos ingresos de entre 435 millones y 763 millones de euros en 2013.

Otro impuesto, que se introducirá a mediados de este año, se aplicará a cada minuto iniciado de llamadas por móvil, así como a los mensajes de texto enviados, y será de 2 forintos (un euro equivale a 298 forintos).

El documento prevé que estas tasas supondrán unos ingresos de 100 millones de euros en 2012 y de 174 millones en 2013.

Al mismo tiempo, en 2013 se eliminará el impuesto extraordinario a las empresas de telecomunicaciones, de energía y a los comercios minoristas, introducido en 2010 y que genera más de 200 millones de euros al año.

El impuesto a la banca (también de 2010) se reducirá a la mitad, según un acuerdo al que llegó el Gobierno con las entidades financieras del país.

Bruselas, al anunciar la suspensión de la entrega de fondos de cohesión a Hungría, le impuso una moratoria hasta junio de este año, con el fin de que Budapest adopte medidas fiscales para corregir su nivel de déficit, con lo que podría evitar esta sanción.

Bruselas, 23 abr (EFE).- El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, criticó hoy a la UE y al FMI por las condiciones que han puesto para iniciar formalmente las negociaciones sobre un préstamo preventivo para el Estado magiar, y criticó sobre todo el “doble rasero” que aplica la institución financiera internacional.

“Si el FMI estuviera preparado para darnos (…) un préstamo preventivo, eso sería suficiente para estabilizar la economía húngara, porque eso generaría credibilidad en torno a los asuntos financieros de Hungría para seguir financiándonos en el mercado”, señaló Orbán en una conferencia del Centro para la Política Europea.

El problema es que el Fondo Monetario Internacional (FMI) no quiere dar un programa preventivo sino un préstamo, explicó el primer ministro húngaro.

Pero aparte de esa disputa, el problema más difícil para Budapest es que no logra “iniciar las negociaciones” sobre el préstamo, de hasta 20.000 millones de euros, lamentó.

“A nosotros nos gustaría negociar mañana por la mañana o incluso esta tarde, pero la respuesta es que hay algunas condiciones previas, fijadas por la UE probablemente, ya no para el acuerdo (sobre el préstamo) sino para empezar las negociaciones”, se quejó.

Para Orbán, en el caso de Hungría se aplica un “doble rasero”, porque países como Egipto, Bielorrusia o Chad, y el “fuerte e independiente Banco Central pakistaní”, han recibido préstamos.

El primer ministro húngaro, quien se reunirá este martes con los presidentes de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, para hablar del proceso de infracción abierto contra el país magiar, aseguró que la exigencia de la UE de que se garantice antes la independencia del Banco Nacional húngaro está casi resuelta.

“Solamente queda abierto el aspecto del salario” del gobernador del Banco Nacional, aseguró, aunque admitió que la Unión Europea ha subrayado que este aspecto debe ser solucionado.

“Estamos buscando compromisos y perdiendo a la vez tiempo, y los tipos de interés suben y suben”, indicó.

“No nos gustaría perder la independencia de nuestro país, aceptar un doble rasero o el tratamiento que nos dan, pero al mismo tiempo si queremos recibir un préstamo preventivo tenemos que llegar a compromisos”, recalcó Orbán, quien dijo que su país prefiere ser evaluado por los mercados que por cualquier banco internacional u organización multilateral.

Explicó que es mejor para la economía del país mantenerse en los mercados incluso si el préstamo del FMI es más barato, al pedir la institución financiera internacional intereses del 2 % o 3 % frente al 9 % que Hungría paga actualmente por los bonos a diez años y el 5,6 % para los bonos a cinco años.

En cualquier caso, Orbán sostuvo que el caso del salario del gobernador del Banco Nacional “muy probablemente acabará en el Tribunal” de Justicia de la UE, al igual que la norma que adelanta la edad de jubilación de los jueces.

Bruselas abrió en enero tres procedimientos por infracción a Hungría en relación a la legislación que limita la independencia del Banco Nacional húngaro y de la oficina de protección de datos, así como a la norma que adelanta la edad de jubilación de los jueces.

En cuanto al tercer elemento de discordia, la independencia de la autoridad responsable de la protección de datos, Orbán aseguró que ha cerrado este asunto con la Comisión Europea, salvo uno de sus aspectos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo