Cesan los bombardeos en Homs ante la visita de los observadores de la ONU

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 21 abr (EFE).- Las tropas del régimen sirio dejaron hoy de bombardear la ciudad de Homs, en el centro del país, ante la visita de los observadores de la ONU, que se reunieron con las autoridades de la zona, según fuentes oficiales y de la oposición.

Un equipo de observadores internacionales mantuvo hoy una reunión con el gobernador de Homs, informó la agencia de noticias oficial Sana, que alertó de la escalada de acciones de supuestos grupos terroristas en el país aprovechando el alto el fuego decretado desde la semana pasada.

Por su parte, activistas y defensores de derechos humanos apuntaron que la tranquilidad reina desde esta mañana en la castigada ciudad de Homs tras los intensos bombardeos de los últimos días.

El Observatorio sirio de Derechos Humanos destacó en un comunicado que no se han registrado explosiones ni disparos en la ciudad, a diferencia de las jornadas previas, cuando decenas de personas murieron en bombardeos del Ejército.

El activista de los Comités de Coordinación Local Emad Hosari indicó en declaraciones a Efe que el barrio de Al Jalediya, en Homs, fue uno de los más afectados por los bombardeos.

“El régimen ha intentado destruir algunos edificios y puntos de la ciudad antes de la llegada de los observadores, a quienes había negado hasta en tres ocasiones su acceso a Homs bajo el pretexto de no poder garantizar su seguridad”, sostuvo Hosari.

El portavoz de los Comités agregó que la localidad de Duma, en los alrededores de Damasco, fue escenario de un intenso bombardeo esta madrugada.

Además, acusó a las autoridades de no retirar los tanques de las ciudades, como estipula el plan de paz del enviado internacional Kofi Annan.

A esta denuncia se unió anoche el rebelde Ejército Libre Sirio (ELS), que, en un comunicado, reiteró que el régimen no está cumpliendo los compromisos del plan y criticó al Consejo de Seguridad de la ONU por retrasar el despliegue de los observadores para frenar la violencia.

El pasado domingo, un grupo reducido de observadores militares no armados de la ONU llegó a Damasco para supervisar la aplicación de la iniciativa de paz, de acuerdo a una resolución del Consejo de Seguridad.

Se espera que hoy este órgano de la ONU vote un proyecto de resolución para ampliar el número de observadores hasta trescientos, quienes deberán verificar también el cumplimiento del frágil alto el fuego entre las partes, en vigor desde el pasado 12 de abril.

El plan de Kofi Annan estipula el cese de las hostilidades, la retirada de los tanques de las ciudades, la liberación de los detenidos de forma arbitraria y el inicio de un diálogo entre el Gobierno y la oposición, entre otros puntos.

Desde que comenzaron las protestas contra el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, en marzo de 2011, más de 9.000 personas han muerto, 200.000 se han visto desplazadas a otros lugares del interior del país, y más de 60.000 se han refugiado en los estados limítrofes, según datos de la ONU.

El Cairo, 21 abr (EFE).- El régimen sirio liberó hoy a treinta detenidos en una jornada marcada por una serie de ataques en distintas partes del país y la llegada de los observadores de la ONU a la castigada ciudad de Homs, donde este sábado cesaron las operaciones de artillería.

Según la agencia oficial de noticias Sana, lo liberados habían sido detenidos en relación con la violencia que sacude el país desde hace más de un año, pero no estaban acusados de ningún delito de sangre.

La misma fuente informó de un ataque, que atribuyó a “grupos terroristas”, contra un oleoducto en la provincia de Deir al Zur, en el este del país, que ocasionó la pérdida de 2.000 barriles de crudo.

El régimen sirio califica de “terroristas” a los grupos armados de oposición, a los que acusa de incumplir el plan de paz gestionado por el enviado especial de la Liga Árabe y la ONU, Kofi Annan, y de ser la razón de que continúen los enfrentamientos en el país.

Opositores y grupos de defensa de los derechos humanos aseguraron, por su parte, que fuerte explosión se registró este sábado en el aeropuerto militar de Al Moza, en las cercanías de Damasco.

Ln declaraciones a Efe, Omar Hamza, miembro del denominado Consejo del Comando de la Revolución, afirmó que varios testigos vieron una gran columna de humo negro elevarse del lugar de la explosión, aunque no ofreció otros detalles.

La oposición denunció, asimismo, bombardeos en la localidad de Karak, en la provincia meridional de Deraa, acompañados por la irrupción de las fuerzas de Seguridad, que al parecer practicaron decenas de detenciones.

La calma imperó este sábado, sin embargo, en la ciudad central de Homs, uno de los focos más activos de la oposición, tras meses de cruentos bombardeos.

El cese de los mismos coincidió con el arribo de un nuevo equipo de observadores internacionales, que visitó la ciudad y se reunió con su gobernador, según informó un despacho de la agencia de noticias Sana.

Esta primera avanzadilla de observadores militares no armados de la ONU llegó a Damasco días atrás para supervisar la aplicación de la iniciativa de paz, que incluye un quebradizo alto el nuevo que hasta la fecha ambas partes han violado.

El régimen les impidió, sin embargo, viajar a Homs hasta este sábado, alegando hasta en tres ocasiones dificultades para garantizar su seguridad.

En declaraciones a Efe, Emad Hosari, activista de los opositores Comités de Coordinación Local denunció que el gobierno que dirige Bachar al Asad intentó durante ese tiempo destruir algunos edificios y puntos de la ciudad.

Una vez iniciada la misión, se espera que el Consejo de Seguridad vote este sábado un proyecto de resolución para ampliar el número de observadores y elevarlo a trescientos.

El plan de paz, en vigor desde el 12 de abril, estipula el cese de las hostilidades, la retirada de los tanques de las ciudades, la liberación de los detenidos de forma arbitraria y el inicio de un diálogo entre el Gobierno y la oposición, entre otros puntos.

Según datos de la propia ONU, cerca de 10.000 personas ha perdido la vida en Siria desde que en marzo de 2011 estallaran una serie de protesta populares en demanda de reformas, que fueron reprimidas por el régimen con extrema violencia.

La oposición eleva a 13.000 la cifra de muertos y denuncia, además, que otras 10.000 personas están desaparecidas y más de 80.000 han sido arrestadas.

Además, alrededor de 200.000 personas más se han visto obligadas a desplazarse a otros zonas del interior del país, y más de 60.000 han huido como refugiados a los estados limítrofes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo