El Gobierno español controlará el "uso indebido" por extranjeros del sistema sanitario

Por Publimetro Colombia

Madrid, 20 abr (EFE).- El Gobierno español pondrá fin a los “abusos” y el “uso indebido” por parte de extranjeros, tanto europeos como extracomunitarios, del sistema nacional de salud, como parte de las medidas de ahorro aprobadas hoy para reducir el déficit público.

El ejecutivo conservador de Mariano Rajoy adoptó una serie de recortes en los sectores de la sanidad y la educación públicas por las que se introduce también un “copago” de medicamentos en función de la renta y por parte de los pensionistas, y se incrementan las tasas universitarias, entre otras medidas de austeridad.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, insistió en la necesidad de adoptar unas “medidas difíciles en momentos difíciles” que se suman a otras reformas estructurales aprobadas en los últimos meses, mientras crece el debate sobre la conveniencia de profundizar en una austeridad que paraliza el crecimiento económico.

Con las nuevas medidas, el Gobierno espera ahorrar 10.000 millones de euros en estos dos sectores, de los cuáles 7.000 saldrán de la sanidad.

Mientras la vicepresidenta insistió en que se trata de salvaguardar la gratuidad y la universalidad del sistema de salud, la ministra del ramo, Ana Mato, anunció que se pondrá coto al denominado “turismo sanitario” por parte de ciudadanos europeos.

Dijo que sólo en 2009 “utilizaron indebidamente” los servicios sanitarios españoles unos 700.000 extranjeros, sin que se pudiera facturar a su país de origen un coste de 917 millones de euros.

En cuanto a los extranjeros no comunitarios, la ministra anunció que se introducirán en la Ley de Extranjería nuevos requisitos para poder empadronarse en España, pues denunció que ha habido muchos abusos al conseguir una persona la tarjeta sanitaria e incluir en ella a familiares que no residen en el país.

Otras de las medidas aprobadas en el ámbito sanitario es el “copago farmacéutico” de los medicamentos en función de las rentas, una medida de la que sólo estarán exentos los desempleados sin prestación.

Los pensionistas, que hasta ahora tenían los medicamentos gratis, pagarán un 10% del precio de las medicinas, con un tope de entre 8 y 18 euros mensuales.

En materia educativa, y para tratar de ahorrar 3.000 millones de euros, se autoriza el aumento temporal de un 20 por ciento en la ratio de alumnos por aula en todos los niveles de la educación obligatoria.

Y se aprueba un incremento de las matrículas universitarias para cubrir hasta el 25 por ciento del coste real, frente a la media del 15 por ciento actual), según explicó el ministro de Educación, José Ignacio Wert.

Coincidiendo con el anuncio de las nuevas medidas del ejecutivo, en el Congreso de los Diputados (Cámara Baja), todos los grupos parlamentarios, excepto el gubernamental Partido Popular, pidieron la devolución de los presupuestos generales del Estado de 2012, por entender que alargarán la recesión y la destrucción de empleo.

Estos presupuestos, que suponen un recorte de 27.300 millones de euros este año (más los 10.000 millones adicionales en sanidad y educación), y fueron calificados como “de guerra” por el propio Gobierno, son denunciados por la oposición en general.

Los socialistas señalaron hoy que los presupuestos suponen el mayor ataque al estado de bienestar y advirtieron que, si bien la consolidación fiscal es necesaria, no puede ser el único objetivo porque implicará decrecimiento a corto plazo e incumplimiento de los compromisos con la Unión Europea.

Los recortes aprobados hoy se acometen mientras siguen aflorando datos negativos sobre la situación económica en España, y con una nueva convocatoria de los principales sindicatos, Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores, a movilizarse el próximo día 29 contra los intentos del Gobierno de crear “un estado de emergencia económico y social”.

De acuerdo con las previsiones difundidas hoy por la Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS), el desempleo en España seguirá creciendo y alcanzará el 26,3 % de la población activa en 2013, mientras el PIB caerá ese año un 1,5 %.

Para este año, los analistas estiman que el índice de desempleo suba hasta el 24,5 %, y que el déficit público sea del 6,2 % del PIB, nueve décimas por encima del objetivo del Gobierno español, fijado en el 5,3 % de acuerdo con la Unión Europea.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo