Los rebeldes sirios piden a sus países aliados una intervención militar

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 19 abr (EFE).- El Ejército Libre Sirio (ELS) pidió hoy la formación de una alianza militar de sus países aliados que intervenga de forma puntual en Siria, ante la negativa del régimen sirio de cumplir con el cese de la violencia.

El jefe del Consejo Militar Revolucionario Superior del ELS, general Mustafa Ahmed al Sheij, solicitó en un comunicado que los llamados países “Amigos de Siria” establezcan zonas seguras en las fronteras del norte, el oeste y el sur de Siria, y armen a las fuerzas rebeldes.

Al Sheij consideró que el apoyo internacional “titubeante” a los opositores sirios no ha sido suficiente hasta el momento, por lo que reclamó una intervención militar para detener el derramamiento de sangre en el país.

En ese nuevo escenario, argumentó, los ataques estarían dirigidos de forma puntual contra puntos estratégicos del régimen y se llevarían a cabo al margen de las decisiones tomadas en el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Manifestamos nuestros deseo de que la iniciativa del (mediador internacional Kofi) Annan tuviera éxito para el cese del derramamiento de la sangre de los sirios, (…) pero el régimen no cumplió el alto el fuego y desafió la voluntad internacional”, destacó el responsable rebelde.

Hace una semana entró en vigor en el país un alto el fuego que supuso la reducción de la violencia pero no su fin completo, en un clima de continuas acusaciones entre ambas partes.

En la situación actual, apuntó Al Sheij, el plan de paz ideado por Annan “está condenada al fracaso” porque -argumentó- el régimen no quiere cumplirla y aspira a seguir destruyendo el país.

Los países “Amigos de Siria” celebraron hoy una reunión ministerial en París para analizar el cumplimiento de la tregua por todas las partes y decidir las próximas medidas de presión.

La petición del ELS coincide también con la firma hoy en Damasco de un acuerdo entre la ONU y el Gobierno sirio para sentar las bases del despliegue de los casos azules que supervisarán el alto el fuego en el país.

El pasado domingo llegaron a Siria un equipo de seis observadores que se espera ascienda a 300 miembros, quienes deberán vigilar y consolidar el cese de la violencia por todas las partes y la aplicación del plan de paz, que incluye el repliegue de las tropas de las ciudades y el inicio de un diálogo político, entre otros puntos.

Hoy, las fuerzas sirias abrieron fuego en localidades del sur del país después de que los observadores visitaran la zona, y continuaron bombardeando otras zonas, según los grupos opositores.

Desde que comenzaron las protestas contra el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, en marzo de 2011, más de 9.000 personas han muerto, 200.000 se han visto desplazadas a otros lugares del interior del país, y unas 30.000 se han refugiado en los estados limítrofes, según datos de la ONU.

El Cairo, 19 abr (EFE).- Las fuerzas sirias abrieron hoy fuego en la localidad de Harak, en el sur de Siria, después de que los observadores de la ONU visitasen la zona, informaron grupos de activistas y derechos humanos.

Los opositores Comités de Coordinación Local indicaron de que dos personas murieron y decenas resultaron heridas en el intenso tiroteo en Harak, en la provincia de Deraa, un suceso que también fue difundido por el Observatorio sirio de Derechos Humanos.

Las manifestaciones contra el régimen se sucedieron al paso de la misión de observadores en las localidades de Jarbet Gazaleh y Neheteh, también en el sur, según se observa en vídeos colgados en internet.

La ciudad de Deraa fue también escenario de disparos, mientras que en la localidad de Al Quseir, en la provincia central de Homs, dos personas murieron en una serie de bombardeos, de acuerdo a los Comités.

Ambas organizaciones también informaron de que las fuerzas del régimen sirio bombardearon y dispararon con artillería pesada contra la zona de Yabrud, en los alrededores de Damasco,

Estos actos de violencia coinciden con la firma hoy en Damasco de un acuerdo entre la ONU y el Gobierno sirio para sentar las bases del despliegue de los casos azules que supervisarán el alto el fuego en el país, en vigor desde el pasado 12 de abril.

El pasado domingo llegaron a Siria un equipo de seis observadores que se espera ascienda a 300 miembros, quienes deberán vigilar y consolidar el cese de la violencia de todas las partes y la aplicación del plan de paz diseñado por el mediador internacional Kofi Annan.

Esta iniciativa estipula el cese de hostilidades, el repliegue militar de las ciudades, la liberación de los detenidos de forma arbitraria, el acceso a la ayuda humanitaria y el inicio de un diálogo político, entre otros puntos.

Desde que comenzaron las protestas contra el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, en marzo de 2011, más de 9.000 personas han muerto, 200.000 se han visto desplazadas a otros lugares del interior del país, y unas 30.000 se han refugiado en los estados limítrofes, según datos de la ONU.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo