La violencia continúa en varias zonas de Siria y causa decenas de muertos

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 17 abr (EFE).- La violencia continuó hoy en varias zonas de Siria y decenas de personas murieron, pese a la presencia en el terreno de una misión de observadores de la ONU, indicaron los grupos de opositores y derechos humanos.

Las fuerzas del régimen lanzaron ofensivas en poblaciones como Yabal al Zauya o Jerbet Joz, en la provincia septentrional de Idleb, cerca de la frontera con Turquía, según la red de activistas Comités de Coordinación Local y el Observatorio sirio de Derechos Humanos.

Además, una fuerte explosión sacudió el barrio de Shaar, en la ciudad de Alepo (norte), causando un número indeterminado de víctimas.

También se registraron actos de violencia en las provincias de Homs y Hama, en el centro del país, y en los alrededores de Damasco, entre otras zonas.

Más de medio centenar de personas perdieron hoy la vida en el país, según los Comités, mientras que el Observatorio rebajó esa cifra a dieciséis.

Ninguna de estas informaciones pude ser verificada de forma independiente por las restricciones de las autoridades a los periodistas.

Mientras tanto, los observadores de la ONU prosiguieron hoy sus trabajos en el país por segundo día consecutivo y visitaron las ciudades meridionales de Deraa y Saraya acompañados de la televisión estatal y el Ejército sirio, apuntaron los activistas.

En esa provincia, anoche las tropas bombardearon la localidad de Basr al Harir a pesar del alto el fuego decretado desde el pasado jueves, que ha supuesto una disminución de la violencia pero no su cese completo por parte del régimen y los grupos opositores armados.

El equipo de observadores militares no armados de Naciones Unidas, dirigido por el coronel marroquí Ahmed Himmiche, se encuentra en el país para supervisar la aplicación del plan de paz del enviado especial Kofi Annan, conforme a una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

Esta iniciativa estipula el cese de hostilidades, el repliegue militar de las ciudades, la liberación de los detenidos de forma arbitraria, el acceso a la ayuda humanitaria y el inicio de un diálogo político, entre otros puntos.

Desde Luxemburgo, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, llamó hoy a las autoridades de Damasco a proteger el “frágil” alto el fuego, que según su versión parece estar siendo ejecutado pese a “algunos ataques esporádicos”.

Desde que comenzaron las protestas contra el régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, en marzo de 2011, más de 9.000 personas han muerto, 200.000 se han visto desplazadas a otros lugares del interior del país, y unas 30.000 se han refugiado en los estados limítrofes, según datos de la ONU.

El Cairo, 17 abr (EFE).- El secretario general de la Liga Árabe, Nabil el Arabi, pidió hoy que se acelere el despliegue de observadores de la ONU en Siria para que su misión no fracase como ocurrió con la de los enviados árabes en enero pasado.

Tras una reunión en Doha del grupo de contacto de la Liga Árabe para Siria, Al Arabi destacó que es muy importante que los observadores internacionales se desplieguen con rapidez en territorio sirio para supervisar el cumplimiento del plan de paz del mediador internacional Kofi Annan.

Un equipo de seis observadores militares no armados llegó el domingo pasado a Damasco y se espera que en los próximos días el número de dicha avanzadilla ascienda a unas 30 personas, de acuerdo a una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

El dirigente de la organización panárabe recordó que la misión de observadores árabes no tuvo éxito en Siria por no contar -aseguró- con los medios personales y técnicos necesarios.

Este equipo tuvo que finalizar su labor el pasado enero ante el deterioro de la seguridad después de haber permanecido apenas un mes en el país, escenario de revueltas populares y episodios continuos de violencia desde marzo de 2011, lo que ha causado la muerte de más de 9.000 personas, según datos de la ONU.

Acompañado por el ministro catarí de Asuntos Exteriores, jeque Hamad bin Yaber al Zani, Al Arabi reiteró su llamamiento a las partes enfrentadas para que respeten el alto el fuego, en vigor desde el pasado jueves, y para que detengan el derramamiento de sangre que prosigue desde entonces.

“El cese inmediato de la violencia es condición en Siria para que se pueda iniciar el proceso político”, subrayó el secretario general, en alusión al diálogo entre el régimen sirio y la oposición planteado en el plan de paz.

Esta iniciativa estipula el cese de hostilidades, el repliegue militar de las ciudades, la liberación de los detenidos de forma arbitraria, el acceso a la ayuda humanitaria y el inicio de un diálogo político, entre otros puntos.

El grupo de contacto de la Liga Árabe sobre Siria reafirmó en su encuentro el respaldo “total al plan de Annan de acuerdo a un calendario determinado”, según Al Arabi, que destacó la necesidad de que los grupos de la oposición siria unifiquen sus posturas.

Además, adelantó que se están llevando a cabo contactos para que estos grupos celebren una reunión a finales de este mes.

Por su parte, el ministro catarí de Exteriores, que preside el grupo de contacto, negó que su país haya suministrado armas a la oposición siria frente a las denuncias de Damasco.

“Nosotros sabemos que la autodefensa es un derecho legítimo, pero Catar no ha ayudado con armas a la oposición y esperamos que el plan de Annan tenga éxito”, recalcó Al Zani.

No obstante, el responsable catarí consideró que si la situación en Siria sigue sin solucionarse, debe ayudarse al pueblo sirio “para que se defienda”, y que por el momento el Gobierno sirio no ha cambiado de actitud y sigue retrasando la puesta en práctica del plan de paz.

París, 17 abr (EFE).- Una cincuentena de países y organizaciones participantes en la reunión de un grupo de trabajo de los “Amigos de Siria” denunció hoy que continúa la venta de armas al régimen de Damasco.

En un comunicado difundido al término de su encuentro en París, ese grupo expresa su “firme desaprobación de todo apoyo financiero o de otro tipo, en particular la venta de armas”, en alusión indirecta a Rusia.

La nota reafirma la necesidad de mantener las presiones contra el Gobierno de Bachar al Asad, e insta a los hombres de negocios que “sostienen financieramente la represión sangrienta” y a todos aquellos que colaboran con ese régimen a que se distancien del mismo para poder ser borrados de la lista de sancionados.

La reunión, copresidida por Francia, Marruecos y el Servicio Europeo de Acción Exterior, pide igualmente “a todos los sirios y organizaciones de la sociedad civil” que se distancien públicamente de las violaciones de los derechos humanos que puedan ser consideradas crímenes contra la humanidad.

“Las personalidades que sean objeto de sanciones y hayan demostrado su oposición a la represión podrán ver el levantamiento de las medidas restrictivas que pesan contra ellas”, indica la nota.

El grupo recordó que esas sanciones, de tipo económico y diplomático, buscan incrementar la presión contra personas e instituciones responsables de esa violencia y privar al régimen de los recursos que utiliza para llevarla a cabo.

El ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, señaló hoy en la inauguración de la reunión que las reservas financieras sirias se han reducido a la mitad, y que las sanciones han “secado la renta petrolera y privado al Estado sirio de recursos preciados”.

Por ello, la cincuentena de países representados expresó su satisfacción por las medidas ya decididas por la Unión Europea, la Liga Árabe y países como Estados Unidos o Japón, y animó a todos los “Amigos de Siria” que todavía no las han aplicado a que unan sus esfuerzos para “aislar todavía más” a Damasco.

El objetivo de este grupo, que mantendrá su segunda reunión el próximo mes en Washington, es compartir la información sobre las sanciones adoptadas para reforzar su eficacia, examinar cómo mejorar su aplicación y “proponer medidas adicionales de tipo voluntario”.

La presión debe ser eficaz, aseguraron, para que el Ejecutivo sirio respete de manera integral el plan diseñado por el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, y el establecimiento de una transición política que responda a las aspiraciones de la población.

Cuando se emprenda dicho proceso de transición, según el comunicado, los participantes se comprometen a revisar con rapidez las sanciones existentes “para apoyar la reconstrucción” del país, en coordinación con el grupo de trabajo dedicado a esa labor y a la recuperación económica.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo