El Consejo de Seguridad debate imponer sanciones a Jartum y Yuba si sigue la violencia

Por Publimetro Colombia

Naciones Unidas, 17 abr (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU debatió hoy la posibilidad de imponer sanciones a Sudán y Sudán del Sur si persiste la violencia entre ambos países africanos y sus líderes no retoman cuanto antes el diálogo, informó la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Susan Rice.

Los miembros del máximo órgano internacional de seguridad mantuvieron consultas a puerta cerrada sobre la situación entre ambos países y analizaron “maneras en las que el Consejo puede influir a ambas partes, entre las que se habló de posibles sanciones”, dijo ante la prensa la diplomática estadounidense.

Rice, que preside este abril el Consejo de Seguridad, evitó ofrecer más detalles acerca de las posibles sanciones ni tampoco expresó si esa opción cuenta con el respaldo suficiente dentro del máximo órgano de decisión de la ONU.

“Los miembros del Consejo expresaron su seria preocupación ante la situación y se comprometieron a realizar todo esfuerzo posible para convencer a las partes para que cesen las hostilidades y regresen a la mesa de negociación”, dijo la embajadora de Estados Unidos.

Rice reiteró la llamada del Consejo de Seguridad para que Jartum y Yuba lleven a cabo “un alto el fuego completo, inmediato e incondicional”, al tiempo que solicitó otra vez a las autoridades sursudanesas que abandonen la región de Heglig y a las fuerzas sudanesas que detengan los bombardeos aéreos sobre el Sur.

La tensión entre Sudán y Sudán del Sur se ha recrudecido después de que el pasado martes fuerzas del Movimiento Popular para la Liberación de Sudán (MPLS), que gobierna en Yuba, se instalaran en la disputada región de Heglig, lo que llevó a Jartum a lanzar contraofensivas para expulsar a las fuerzas del Sur.

Heglig alberga el 70 % de crudo de Sudán y su soberanía es reclamada por ambos países, que en las últimas semanas han vivido una escalada bélica, principalmente en las áreas fronterizas.

Ante el agravamiento de la situación, el Consejo de Seguridad recibió un informe hoy a puerta cerrada del enviado especial de la ONU para Sudán, Haile Menkerios, y por videoconferencia del expresidente sudafricano Thabo Mbeki, cabeza del grupo mediador de la Unión Africana.

Según detalló después Rice, ambos describieron la escalada de la violencia como “preocupante”, ya que ambas partes se rigen “por la lógica de la guerra” y apuestan por “la línea dura” para solventar sus diferencias.

“Creemos que la crisis actual se puede resolver a través de una solución negociada”, aseguró por su parte ante la prensa la embajadora de Sudán del Sur ante la ONU, Agnes Oswaha, que aseguró que Yuba quiere “la paz, aunque defenderá su territorio”.

Sudán del Sur proclamó su independencia de su vecino del norte el pasado julio, tras un referéndum celebrado en enero de 2011, y de acuerdo con lo estipulado en el tratado de paz de 2005, que puso fin a más de dos décadas de guerra civil.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo