La presión de A.Latina obliga a EE.UU. a "abrirse" a la discusión antidrogas

Por Publimetro Colombia

Panamá, 28 mar (EFE).- Estados Unidos se “está abriendo” a discutir “por primera vez” nuevos enfoques en la lucha antidrogas “gracias a iniciativas latinoamericanas” como la de analizar una eventual despenalización, planteada por Colombia y Guatemala, debido a que la estrategia actual no ha dado los resultados esperados.

Esa apertura, que es apenas incipiente, ha quedado demostrada con la visita en el último mes de cuatro altos funcionarios de Washington a Centroamérica para tratar asuntos de seguridad y narcotráfico, dijo hoy a Efe el internacionalista y exembajador panameño Nils Castro.

Desde finales de febrero pasado han pasado por la región la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano; el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, y esta semana el subsecretario de Estado Adjunto para la lucha antidrogas, William Brownfield, y la subsecretaria de Estado para Seguridad Ciudadana, Democracia y Derechos Humanos, María Otero.

Todos han reiterado la asistencia de Estados Unidos en materia de seguridad con la firma de acuerdos, la donación de equipos y la promesa de al menos mantener la ayuda financiera, y han expresado la disposición de Washington a escuchar propuestas de nuevas formas de combate a la droga aunque sin llegar a la despenalización.

“La agenda policial y represiva” contra el narcotráfico y la violencia “siempre ha estado en el centro de la atención de Washington”, afirmó Castro.

Ahora, la nota “novedosa” es que “después de las iniciativas” de los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Guatemala, Otto Pérez Molina, de debatir sobre una eventual despenalización, “por primera vez las autoridades estadounidenses se han mostrado abiertas a discutir” sobre nuevas estrategias”, indicó el experto.

Un informe anual de Estados Unidos sobre narcotráfico en el mundo, divulgado este marzo, señaló que cerca del 80 % de la cocaína que llega a México desde Suramérica con destino a Estados Unidos hace escala en un país de Centroamérica, con Guatemala y Honduras como principales puntos de entrada.

El fortalecimiento de los carteles trasnacionales de la droga y la espiral de violencia que generan han llevado a EE.UU. “a contemplar un mayor abanico de alternativas” en la lucha contra esos flagelos, opinó Castro, exembajador y secretario de Asuntos Internacionales del opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD) de Panamá.

Santos y Pérez Molina promueven la apertura de un diálogo internacional sobre nuevas formas de combatir el tráfico de drogas, entre ellas una eventual despenalización, y han dicho que expondrán la materia en la Cumbre de las Américas que se celebrará el próximo abril en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias.

En Centroamérica, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Panamá ya han rechazado abiertamente la despenalización.

Brownfield ratificó el martes en Guatemala que su Gobierno está “listo, dispuesto y preparado” para “tener un diálogo” sobre nuevas formas de combate a la droga, incluida la despenalización, aunque EE.UU. ya la rechazó.

El analista y exdiputado hondureño Raúl Pineda dijo a Efe que la propuesta de despenalización “no es viable, pero sí ha dado resultados porque ha amenazado a Estados Unidos, hacia donde va dirigida gran parte de la droga procedente de América del Sur”.

A principios de este mes, el vicepresidente Biden dijo en Honduras, donde se reunió con los gobernantes centroamericanos, que su país ha desembolsado “381 millones de dólares desde 2008” en asistencia para la lucha contra las drogas y la violencia y que, pese a la recesión económica, mantendrá ese apoyo a la región.

Castro recordó que EE.UU. es el que “genera realmente” la problemática del narcotráfico en Centroamérica, porque es el destino de la droga, y resaltó que las nuevas estrategias deberían incluir un efectivo combate al consumo en ese país.

El canciller de Panamá, Roberto Henríquez, dijo este miércoles a Efe que su país planteará en la reunión continental la necesidad de que los grandes consumidores de drogas brinden mayores recursos a los países afectados por ese negocio ilícito.

Centroamérica logró en junio pasado compromisos de financiación por 2.000 millones de dólares por parte de organismos internacionales y países amigos para su Estrategia de Seguridad.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, indicó la semana pasada que para comenzar a aplicar dicha Estrategia es necesario que los cooperantes hagan un primer desembolso de 320 millones de dólares.

Según datos de la ONU, la extrema violencia ligada al narcotráfico deja en Centroamérica 44 muertos por cada 100.000 habitantes al año, cuando la media mundial es de 8,8, mientras que su combate cuesta unos 1.300 millones de dólares anuales, según cifras del Banco Mundial citadas por el Gobierno de El Salvador.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo