Ahmadineyad dice que la seguridad de su país depende de los estados vecinos

Por Publimetro Colombia

Teherán, 27 mar (EFE).- El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, destacó hoy la importancia que tiene para Irán el conseguir la seguridad en los estados vecinos, en especial en Afganistán y Pakistán, tras regresar ayer de Tayikistán, donde acudió a un encuentro con los gobernantes de esos tres países.

“Hay unos tres millones de ciudadanos afganos en Irán (como refugiados o inmigrantes). La seguridad de Afganistán tiene mucha importancia para Irán, ya que influye directamente en la seguridad iraní”, dijo Ahmadineyad una vez en Teherán.

Según Ahmadineyad, el principal logro de su encuentro con sus homólogos afgano, paquistaní y tayiko en Dusambe en los últimos días ha sido la promoción de relaciones entre Kabul e Islamabad y el arreglo de algunas de las diferencias que hay entre los gobiernos de ambos países.

El gobernante iraní aseguró que la República Islámica cumplirá “su obligación de ayudar a la reconstrucción de Afganistán” y también colaborará en la búsqueda de la estabilidad en Pakistán, pues “Irán sufre directamente la falta de seguridad” en ese país.

En la V Conferencia Internacional de Cooperación Económica con Afganistán, que se celebra en Dusambe, Ahmadineyad instó ayer a Estados Unidos y la OTAN a retirarse de Afganistán y a compensar el perjuicio económico que han causado a ese país.

Tras el inicio de la intervención de Ahmadineyad ante la Conferencia, la delegación estadounidense, encabezada por Robert Blake, asesor del Departamento de Estado para Asuntos de Asia Central, abandonó la sala.

“La estabilización de Afganistán dependerá en cuán pronto Estados Unidos y la OTAN abandonen ese país”, dijo el presidente iraní, quien manifestó su seguridad de que, “con su partida, también se resolverá el problema de los estupefacientes”.

El presidente iraní acusó a EEUU de tratar de imponer sus reglas a todos los países y advirtió: “La OTAN y EEUU deben cambiar su política, pues ya pasaron los tiempos en que dictaban sus condiciones al mundo”.

Irán ha acusado a las tropas extranjeras en Afganistán de haber favorecido el cultivo de drogas en ese país, el mayor productor de opiáceos del mundo, desde la ocupación en 2001 encabezada por EEUU.

En una reunión con Jan Kubis, representante especial de la ONU para Afganistán, Taha Taheri, subjefe del Departamento de Control de Drogas de Irán, dijo a mediados de este mes que “no hay ni una información de una sola operación de tropas extranjeras contra la mafia de la droga en Afganistán, al menos en los dos últimos años”.

Irán, vía de paso de las drogas afganas hacia Europa, es el segundo país, después de Afganistán, más perjudicado por la adicción al opio y la heroína, con 1,2 millones de personas afectadas, y el que mayor cantidad de opiáceos decomisa en el mundo, el 41 por ciento del total, según datos del Gobierno iraní y de la ONU.

Teherán ha solicitado reiteradamente ayuda internacional para combatir el tráfico de drogas procedentes de Afganistán y, el pasado julio, el presidente iraní, Mahmoud Ahmadineyad, pidió la colaboración de las tropas de la OTAN para luchar contra las drogas en ese país.

Según cifras de la ONU, el 92 por ciento de los opiáceos de uso no farmacéutico que se producen en el mundo proceden de Afganistán, que en la actualidad dedica más terreno al cultivo de la amapola blanca (de la que se extrae el opio) que Sudamérica al cultivo de la coca.

Teherán, 27 mar (EFE).- El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, afirmó hoy que EEUU pretende dominar a Irán, Siria, Líbano y otros países de la región para salvar a Israel, en una reunión con Faisal Meqdad, que visita Teherán como enviado especial del presidente sirio, Bachar al Asad.

Para Ahmadineyad, Estados Unidos quiere agredir a Irán, Siria y “el frente de la resistencia”, en referencia a los grupos libaneses y palestinos, “para salvar a los sionistas (Israel), y lo hace abogando por la libertad de los pueblos y los Derechos Humanos”, informó la agencia local Mehr.

“Coreando consignas vacías sobre la libertad de los pueblos y los Derechos Humanos, Estados Unidos planea establecer su dominio” sobre los países que le son hostiles en Oriente Medio, recalcó el presidente iraní, quien pidió: “Vigilancia y fuerza ante esos complots”.

También atacó Ahmadineyad a la Liga Árabe por su postura contraría al régimen de Al Asad, el principal aliado árabe de Irán, y dijo “hasta ahora, la credibilidad de la Liga Árabe se sostenía debido a que Siria era miembro de la organización”.

“Estoy muy contento de que las autoridades sirias manejen los asuntos adecuadamente, con confianza en sí mismos y con la comprensión del pueblo, y espero que la situación de Siria mejore día a día”, agregó, al tiempo que mostraba su confianza en Al Asad y en que “aplique las reformas necesarias”.

Para el gobernante iraní, no hay obstáculos para la ampliación de las relaciones entre Teherán y Damasco, por lo que su Gobierno hará “todos los esfuerzos para apoyar a Siria”.

Por su parte, Meqdad agradeció el apoyo de la República Islámica al régimen sirio y explicó a Ahmadineyad las medidas que el Gobierno de Damasco ha adoptado hasta el momento para “colaborar con la Liga Árabe y Naciones Unidas”, al tiempo que aseguraba que la situación del país “está mejorando”.

El Gobierno de Siria ha aceptado el plan de seis puntos del enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, para la resolución de la crisis en el país, según ha informado hoy el portavoz del mediador.

También hoy, el coordinador de la ONU para Oriente Medio, Robert Serry, dijo que el número de muertos en el conflicto sirio desde que comenzaron las protestas contra el régimen de Al Asad hace más de un año supera los 9.000.

La oposición siria ha acusado a Irán de facilitar ayuda militar para la represión, en personal y armamento, al régimen de Damasco, lo que Teherán ha negado.

Teherán, que reprimió de forma sangrienta las protestas surgidas por las denuncias de fraude tras las elecciones presidenciales iraníes de 2009, ha apoyado los levantamientos y revoluciones de la “primavera árabe” en Túnez, Egipto, Libia, Yemen, Bahrein, Jordania y Arabia Saudí, pero respalda firmemente al régimen sirio de Al Asad, su principal aliado árabe.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo