Las autoridades francesas dudan de si el asesino de Toulouse sigue vivo

Por Publimetro Colombia

París, 22 mar (EFE).- El ministro francés de Interior, Claude Guéant, dijo hoy que durante toda la noche no se ha podido establecer el contacto con el presunto asesino de siete personas en Toulouse y su región en los últimos días, acorralado en su casa, y dejó caer que podría no estar vivo.

“Se contemplan todas las hipótesis. Tenemos una prioridad, que se pueda rendir, entregarlo a la justicia, y para eso detenerlo vivo. Esperamos que siga vivo”, declaró Guéant en una entrevista a la emisora de radio “RTL”.

El ministro contó que Mohamed Merah había dicho que se entregaría anoche a las 22.45, pero cuando se estableció contacto con él a esa hora “entró en otra lógica: ha declarado que quería morir con las armas en las manos”.

“Desde entonces, y a pesar de los esfuerzos para restablecer el contacto por la radio y a viva voz, no ha habido ningún contacto, ninguna manifestación de su parte”, señaló.

Reiteró que “no ha habido ningún movimiento esta noche”, pese a que ayer se reventaran las ventanas del piso para poder lanzarle proyectiles con los que mantenerle despierto.

Además, “ha habido un momento en que se han escuchado disparos, pero no sabemos a qué corresponden”, indicó antes de insistir en que “es muy extraño que no haya reaccionado”.

Preguntado sobre si se va a producir un asalto, el titular de Interior se limitó a decir que “tendremos que salir de esta situación” y avanzó que iba a hablar con el fiscal que lleva la investigación judicial.

En cualquier caso, defendió al RAID, el cuerpo de elite de la policía, de las críticas por la falta de resultados hasta el momento, haciendo hincapié en que “es una unidad excepcional” que ha llevado a cabo operaciones de ese tipo en el pasado y “muy raramente ha habido muertes”.

El presunto asesino, de 23 años, está cercado desde las 03.00 hora local (02.00 GMT) de ayer por un fuerte dispositivo policial en su domicilio, un apartamento de la primera planta en un edificio en la calle Sergent Vigné del barrio de la Côte Pavée de Toulouse.

Durante la pasada noche, los agentes del RAID llevaron a cabo diversas detonaciones para presionar al sospechoso de las matanzas.

Guéant, también entrevistado en la cadena de televisión “TF1”, explicó por qué las fuerzas del orden no habían neutralizado a Merah pese a ser tan peligroso, al precisar que pese a que estaba vigilado por los servicios secretos por su filiación salafista, “nunca había aparecido una tendencia criminal”.

“La DCRI (Dirección Central de Información Interior) sigue a muchos radicales islamistas” pero “manifestar opiniones salafistas no basta para llevar a alguien ante la justicia”, argumentó.

Puntualizó que en la investigación por las matanzas de los últimos días, sólo se llegó hasta él el lunes por la tarde, a partir de la pista de una dirección de IP, la de su madre, a través de la cual se conectó con el anuncio en internet del primer militar asesinado el pasado día 11, que quería vender su moto.

“A partir de entonces -continuó- todo fue muy rápido”, de forma que el martes por la mañana se localizó a Merah en su piso y estuvo continuamente vigilado hasta que se lanzó el asalto fallido en la madrugada del miércoles.

El ministro señaló que durante sus conversaciones con los mediadores de la policía ayer, el sospechoso habló mucho de “cómo había recibido instrucciones de Al Qaeda”, que la organización terrorista le propuso participar en un atentado suicida, que él lo rechazó, y que sin embargo “aceptó una misión general para cometer un atentado en Francia”.

Toulouse (Francia), 22 mar (EFE).- La operación para detener al presunto asesino de siete personas en Francia, atrincherado en su domicilio de Toulouse desde hace 28 horas, se mantiene tras una noche de desgaste para el sospechoso, en la que se han escuchado detonaciones cada hora.

La Policía francesa controla, con un discreto dispositivo, la calle Sergent Vigne -en la que se encuentra el domicilio del presunto asesino-, y todos sus accesos, que han permanecido a oscuras durante toda la noche, después de que los gendarmes cortaran el suministro eléctrico de toda la manzana.

En un piso de la citada calle, ubicada en la zona este de la ciudad gala, se encuentra, armado, el joven francés identificado como Mohamed Merah, el presunto autor de los asesinatos de siete personas perpetrados en las últimas semanas en Toulouse y Montauban.

Desde que se han escuchado las primeras tres detonaciones a las 22:34 GMT, los efectivos del cuerpo de elite francés RAID han hecho explotar más cargas durante toda la noche, con una cadencia de una cada hora aproximadamente, según han relatado a EFE testigos presenciales.

Según el Ministerio del Interior, las explosiones no implican un asalto al domicilio sino que buscan aumentar “la presión” sobre el sospechoso.

Aparte de las explosiones, la noche ha transcurrido en una tensa calma, interrumpida por el continuo ir y venir de las dotaciones policiales francesas.

Sobre las 4:50 horas GMT, una decena de furgonetas de la Policía francesa han llegado al lugar, así como un vehículo blindado de la unidad de intervención de la Gendarmería, aunque la mayoría de las dotaciones ha abandonado la zona minutos después.

Una vez que ya ha amanecido en Toulouse la Policía aguarda aún el momento de intervenir o de que el presunto asesino se acabe entregando, tal y como aseguró ayer que tenían intención de hacer.

Merah, en conversaciones con los negociadores relatadas por el fiscal jefe de París, François Molins, se ha definido como un muyahidín miembro de la red terrorista Al Qaeda, organización que dijo que le había encomendado atentar en Francia.

Entre sus víctimas en Toulouse y en la vecina Montauban los pasados 11, 15 y 19 de marzo hay tres militares, tres niños y el padre de dos de ellos, que era profesor en la escuela judía en la que cometió el último ataque.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo