Que la sinceridad no se pierda, así puede mantener su amistad a flote

En las buenas y en las malas es en donde se conocen a los verdaderos amigos.

Por publimetro

Las amistades deben ser sinceras y francas, eso las caracteriza. Por eso es importante que siempre prime la verdad para que una relación de este tipo se mantenga durante años.

Según Carlos Maldonado, Master en Programación Neurolingüística y facilitador del Diplomado en PNL y Coaching Estratégico en CUME, lo más importa en una relacion de este tipo es pensar primero en usted, “como las azafatas cuando tomamos un vuelo, ellas nos dicen que en caso de accidente y de necesitar oxígeno, las mascarillas caerán y que debemos usarlas nosotros, antes de ayudar a alguien. Eso mismo pasa con la amistad, lo primero es quererse, valorarse, disfrutar de su compañía, es decir, reconocerse como la persona más importante de esa relación”.

Esta es la clave más importante para no mantenerse en una relación viciosa. Tenga en cuenta que eso que a veces dicen las mamás con mucha insistencia, “dime con quién andas y te diré quién eres”, es muy acertado. Por eso hay que separar muy bien el hecho de tener una relación sincera, a ser “compinches” y que le pidan hacer cosas.

“Nadie tiene la responsabilidad de cambiar a nadie; la gente cambia porque quiere, no porque se lo impongan y un amigo nunca le pedirá hacer algo que usted no quiera”, agregó Maldonado.

Tenga en cuenta que un amigo sincero siempre le dirá que está bien y mal, lo aconsejará no importa en que circunstancia, le tenderá la mano y sobre todo, como en una relación amorosa, estará con usted en las buenas y en las malas.

Carlos Maldonado asegura que hay ciertas claves para reconocer a un verdadero amigo y a los que no son, su recomendación es decirles next:

  • Si usted está con ese amigo y cambia de actitud, que no es propia de su personalidad, déjalo ir. Acuérdese del dicho “cría fama y échate a dormir”.  
  • Si está con ciertos amigos aparentando ser feliz, pero en realidad no quiere estar allí, despídase sin dolor de esa relación.
  • No debe cambiar su esencia por darle gusto a los demás, sea usted mismo. Si no lo puede hacer con esa amistad… adiós.
  • Un indicador poderoso es la frecuencia con la que tiene que dejar de hacer lo que usted desea. Dejar de frecuentar los lugares que le gustan sólo por satisfacer las necesidades o gustos de esos amigos, no es lo ideal. ¡Aléjese!.

Finalmente, otra regla de oro es no querer cambiar al otro, lo que implica aceptarlo tal cual como es. Y, por supuesto, siempre ser honesto, siempre ser usted mismo.

 

 

 

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo