Edadísmo: cuando la experiencia se traduce en “muerte” social

Después del racismo y el sexismo esta es la tercera forma de discriminación más frecuente.

Por PAMELA LÓPEZ

“Nos han enseñado que los jóvenes son más ‘útiles’que una persona mayor, pero esto a veces no es tan cierto”: Angee Ospina, psicóloga y antropóloga.

Vivimos en el mundo de la revolución “plus-size”, de la indignación en redes sociales y de apoyar causas sociales a través de nuestro perfil en Facebook. También estamos sumergidos en la civilización del espectáculo y nuestra agenda diaria está marcada, muchas veces, por los movimientos de algún famoso.

Un ejemplo de esto es la “revolución espiritual” que sufrimos frente a la pantalla de televisión cuando alguien hace algo indebido o simplemente se cae, como le ocurrió a Madonna en los Brit Awards que la hizo merecedora de cientos de burlas, críticas y hasta artículos completos sobre qué le estaría pasando a la Reina.

Fue en un blog que nos encontramos de nuevo a la intérprete de Like a Virgin, que luego de su accidentada presentación, que como mínimo le tuvo que valer un tremendo moretón, trajo a acotación el término ageism o edadísmo: la discriminación por edad.

Debo ser sincera, hasta ese día no había escuchado el término pero sí estaba relacionada con su significado; y seguro usted también cuando le diga que se presenta sobre todo en el ámbito laboral, pues en pocas palabras las personas después de cierta edad no son tomadas en cuenta porque se cree que ya no son capaces de desempeñarse correctamente en un cargo.

¿Le sonó?, pues en la primera que me acordé fue de Amparo Grisales, a la pobre la molestan en internet con memes que hacen referencia a su nacimiento o a que nunca envejece, y luego llegó a mi mente ese señor que se subió al bus a vender esferos porque tener un título en Mercadeo y publicidad, además de hacer una maestría en Argentina y no se cuantos estudios más, no le servían para conseguir trabajo en una empresa porque tenía 50 años.

Ese es el edadísmo querido lector, la discriminación por edad, la que le cierra la puerta a cientos de personas en el campo laboral porque tener tantos años los hace “inservibles” y poco capacitados para desenvolverse bien. “En Colombia es más importante tener una persona joven que trabaja a menor costo, se le puede exigir más,   tiene más tiempo y supuestamente con más ganas de aprender, aunque con menos experiencia, porque las personas mayores empiezan a cobrar más debido a todo lo que han hecho y pueden no ser tan productivos en el trabajo”, comentó Angee Ospina, psicóloga y antropóloga.

Aclaro que no ponemos en duda en ningún momento las capacidades que pueda tener una persona menor de 40 años, sabemos que también se preparan y son bastante activos dentro del ámbito laboral.

Sin embargo, la discriminación por edad es tan común que se da por hecho y nadie la reconoce como tal, pues hace parte de la cotidianidad e incluso del auto rechazo. En el blog donde mencionaban a Madonna decían que ella era la representación más clara de la lucha contra el tiempo, y es una de las artistas más importantes del mundo, a vendido millones de discos y aún así la reacción al caerse, cuando le ha pasado miles de veces, es “pobre, ella ya no tiene 20”.

Ospina asegura que en nuestro país esto es cultural, “nos han enseñado que los jóvenes son más ‘útiles’ y tienen la posibilidad de aprender más por su edad por la flexibilidad cerebral que tienen, entonces se cansan menos. Pero esto no es tan cierto, porque puede haber un joven perezoso y que no ejercite su mente, ahí no será tan útil”.

Con la idea de dejar atrás el edadísmo o “viejísmo implícito” existen grupos  que rechazan esta forma de discriminación,  la más común después del racismo y el sexismo, en países como Estados Unidos y España. En el rastreo que hice en Colombia, no encontré ninguna red y son pocos los expertos que hablan de este tema.

Por supuesto, las implicaciones van más allá de no conseguir trabajo, pues las personas pueden entrar en depresión, sufrir de baja autoestima y creer que no son útiles para la sociedad. Ospina recomienda buscar actividades y tareas que los mantenga ocupados, “pueden hacer un micro proyecto de emprendimiento y la familia debe ser una red de apoyo; la idea es que tenga su tiempo y energía ocupada, además se sienta a gusto y pleno”.

Sabemos que los empleadores buscan el mejor beneficio para su empresa, están en su derecho, y reitero que las personas jóvenes también son capaces de hacer el trabajo bien hecho. Sin embargo, “cortar las alas” de alguien porque tiene una edad que esta más arriba del rango requrido a la hora de aplicar a un trabajo, sin siquiera poner a pruebas sus capacidades, es también una forma de discriminación.

LEA TAMBIÉN

‘Cape calm and carry on’: la caída de Madonna inunda las redes

Líderes y profesionales, así son las mujeres colombianas

MÁS VIDA CON ESTILO ACÁ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo