El protagonista del viral es Cabrón, un  perro mexicano de color café y negro que circula en un puesto de comida  haciendo gracias para sus clientes.
Pero los cariños y movimientos acrobáticos no son gratis, porque Cabrón busca ganar dinero para pagar por su comida, igual que lo hace cualquier cliente.

“Este perrito se llama cabron y al llegar a la tienda te rasca con su patita la pierna, solo te pide una moneda para comprarse su salchicha,el dia de hoy sali a auditar una ruta y lo conoci para quienes piensan que los animalitos no sienten y que no piensan”, escribió Serch Vásquez junto al video que ya acumula más de 14 millones de reproducciones.

Que los animales son más inteligentes de lo que logramos comprender es cierto, o por lo menos el video compartido en Facebook que muestra a un perro que aprendió a pedir dinero para  comer, sí lo hace.

Entre los más de 23 mil comentarios del video, donde alaban la “gracia” de Cabrón muchas personas se preguntaron por qué nadie había pensado darle un hogar.

En los mismos comentarios se inició una campaña para encontrarle un hogar a este perrito que lleva varios meses en las mismas condiciones, sin embargo esta inicativa aún no ha sido contestada.

Cabrón se parece a “Negro” un mestizo de la ciudad de San Luis de Potosí, en México, que imitando a las personas usaba hojas, como billetes, para pagar por sus galletas favoritas.

Sigue Leyendo

Destacado TV

El invicto Defensa y Justicia de Beccacece fue hasta el Monumental para ganarle a River Plate

Destacado TV

Venezuela volvió a ganarle a Chile en un Sudamericano Sub 20 después de 22 años

Destacado TV

Timochenko pide a Duque mantener el diálogo de paz con el ELN

Destacados

El error de Juan Diego Alvira en el cubrimiento del atentado de la Escuela General Santander

El tuit del hijo de Uribe por el que lo catalogan como "asco de persona"

"Soy inocente": acusado por Fiscalía de atentado contra la Escuela de Cadetes

Caso de la mujer que murió luego de caer de una estación de TransMilenio sigue en impunidad

Pacquiao vs. Broner: el resurgir de Manny