Revelan el testimonio de la niña de 12 años que permitió dar con la captura del capitán Raúl Romero el pasado 28 de julio en Cartagena.

El Espectador publicó el relato completo de la menor que fue secuestrada, violada y tatuada por el hombre que días antes de su captura fue retirado de la Armada Nacional. Esta historia fue opacada a nivel nacional por la captura de la ‘mandame’, la proxeneta de Cartagena.

Este medio contó la historia de Andrea, nombre cambiado por seguridad, desde el inicio de los hechos.

Ella vive en una habitación para seis personas junto a sus padres y sus hermanas en uno de los barrios más pobres de Cartagena. Un día una vecina de 16 años empezó a hablar con Andrea y entre ambas se intercambiaron cartas. Hasta que Andrea le contó a su amiga que su mamá le prohibió hablar con ella. ‘Vanessa’, como se llama en la historia, le dijo que se fuera a vivir con ella a otra casa.

“Escribí en un papelito: ‘Vanessa, mi mamá no me deja salir más contigo’. Ella respondió: ‘¿Ah, sí? Si no quieres estar en tu casa y no soportas a tu mamá, vámonos, yo sé dónde dormir, tengo una casa, hablo con Óscar. ¿Estás lista para entrar al negocio?’”, dijo al medio.

La casa era de ‘Óscar González’, el nombre con el que el capitán Raúl Romero aparecía en Facebook para seducir a sus víctimas.

Al día siguiente ambas menores se fueron de sus casas con la excusa de ir al colegio. “Vanessa tenía teléfono y hablaba con Óscar (Raúl) todo el tiempo. En un chat él escribió: ‘tiene que tatuarse. Si entra a la casa no hay vuelta atrás. Vanessa respondió que ella se encargaba’”.

El caso de Andrea fue diferente porque ese día el capitán estaba en Medellín. Así que Vanessa primero la llevó donde el tatuador, llamado John Padilla. Por órdenes de Romero, primero tatuaron sus iniciales en la pelvis y así “aseguraría su virginidad”.

“John me metió a un cuartico y me puso el nombre del infante de Marina en la pelvis, junto a tres corazones y una coronita. Supe que eso iba a suceder cuando iba en el taxi y Vanessa comentó que Romero hasta incluso podía comprarnos una casa”.

Las dos menores estuvieron desaparecidas por dos días, hasta que un vecino las vio en un barrio retirado de Cartagena y avisó a sus padres.

La niña de 12 años regresó a su casa. La mamá, llamada en la historia como Marcela, dice que la niña tenía la mirada perdida. Llevaba puesto un short muy corto y una blusa nueva. La ropa interior la tenía pegada al tatuaje y la niña decía, entre gritos y lágrimas, que le ardía mucho.

Fue Marcela la que se encargó de llevar el caso a las autoridades y empezó a reunir pruebas. Cuando vio que el capitán Raúl Romero la llamó empezó a grabar.

Primero le dijo que no lo demandara en la Fiscalía porque él podría comprar al mundo entero. Luego la intimidó contándole cómo la violaría a ella y a su hija cuando las volviera a ver.

Ella logró un encuentro con el hombre en una bomba de Cartagena. Ese día, supuestamente, Marcela le entregaría a Andrea y a su otra hija, de 10 años.

Pero ese día fue que se desarrolló la ‘Operación Vesta’ y Romero fue capturado.

A finales de este mes se conocerá su condena, mientras la familia de Andrea espera ser incluida en el programa de protección de testigos.

También le puede interesar:

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

También le puede interesar:

Sigue Leyendo

Noticias

VIDEO: pánico por incendio en pizzería del norte de Bogotá

Noticias

La dura respuesta de Petro a Diosdado Cabello por sus acusaciones

Noticias

Corte Constitucional elimina e impuesto a toallas y tampones

Destacados

Caos en la movilidad por las marchas estudiantiles y de trabajadores en el país

¡Pilas! Desde mañana habrá varias marchas y paros en todo el país

Las vías que estarán congestionadas en Bogotá por marchas de este jueves

Así podrá usar Whatsapp sin la necesidad de dar su numero telefónico

La extraña llamada que le entró al fiscal en plena entrevista en Noticias Caracol