La Constitución colombiana, tan  alabada por otros países, por constitucionalistas del mundo, por su carácter protector  de los derechos y garante del Estado social de derecho garantizaba y protegía a la oposición con el artículo 122… ¡Todo letra bella, pero muerta! Al fin y al cabo, el papel resiste, pero no garantiza que se cumpla lo escrito en él.

Desde 1991 y por 11 veces consecutivas, diferentes gobiernos y actores políticos estuvieron en la búsqueda de crear y sancionar el estatuto de oposición que creara las reglas y las garantías para que se pudiera ejercer, realmente, una oposición efectiva y cuidada.

Sin embargo, como regalo del presidente saliente, ayer se sancionó la Ley 1909 del 9 de julio de 2018, “por medio de la cual se adopta el estatuto de la oposición y algunos derechos de las organizaciones políticas independientes”, y las voces de euforia desde varios rincones se escucharon.

Al fin el país tendría las reglas claras para hacer oposición, en lo que muchos han denominado un triunfo del Estado de derecho y otros catalogaron como el regalo molesto de llegada a Iván Duque, que paradójicamente llega de la oposición al Gobierno y que será quien tenga que aplicarlo.

la política del país?

“Ese estatuto no es otra cosa que una serie de garantías mínimas para que todos los partidos en antagonismo político e ideológico con el gobierno de turno –y los gobiernos locales– ejerzan con total libertad –y en igualdad de condiciones– sus derechos democráticos”, expresó el presidente Juan Manuel Santos durante la sanción de la ley.

El estatuto le reconoce a la oposición la financiación y el acceso a medios del Estado, así como seguridad política, jurídica y personal, y participación en mesas directivas de corporaciones públicas y en la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores.

¿Quiénes serán la oposición?

Hasta el 7 de septiembre de este año, las organizaciones políticas con personería jurídica deberán optar por declararse en oposición al Gobierno, declararse independientes (que ni hacen parte del Gobierno ni hacen parte de la oposición) o declararse organización del Gobierno.

En este caso, una organización como el Polo Democrático puede declararse en oposición al gobierno de Iván Duque; un partido como la Alianza Verde podría decir que ni hará oposición ni será de la coalición gobiernista; y partidos como el Centro Democrático, del que es el presidente electo, será gobiernista, seguramente con partidos como el Conservador, Mira y el Partido de la U, entre otros.

¿Para qué sirve el estatuto?

Como lo comentamos con anterioridad, el hecho de poder hacer oposición ya estaba registrado en la Constitución, pero en 1991 se dejó claro que solo por medio de una ley estatutaria se lograría implementar y apoyar una norma como esta.

La idea es elevar el estado de la oposición a derecho fundamental autónomo que gozará de especial protección por el Estado y las autoridades públicas, y que tendrá derechos, deberes y obligaciones.

La ley pretende garantizar que se haga oposición sin ningún nivel de persecución estatal o, por el contrario, sin real acción o intervención en las acciones de determinado gobierno, ya sea de alcance nacional, departamental o local.

Los derechos de los que gozará la oposición

El beneficio más grande del que gozará la oposición será el de espacios en medios de comunicación, en los que puedan expresar sus ideas y reparos al gobierno de turno. Aunque no hay un lineamiento específico sobre cómo funcionarán estos espacios, se tiene claro que luego de la reglamentación del Consejo Nacional Electoral, funcionarán así:

Entre todos los que se declaren en oposición, se dispondrán 30 minutos mensuales en medios de comunicación de televisión y radio.  El pago de estos espacios, que serán en las franjas más vistas y escuchadas, será asumido por el Estado.   

La oposición también tendrá un espacio de 20 minutos el día de la instalación de las sesiones del Congreso de la República, a cargo del presidente de la República, para controvertir el discurso y sentar los precedentes de cómo funcionará la oposición en esa legislatura.

Podrán controvertir las alocuciones presidenciales dentro de los dos días siguientes y en los mismos términos en las que estas se realizaron. Este derecho se podrá ejercer máximo tres veces al año.

Una de las cosas más importantes es la participación con un puesto en la mesa directiva de las plenarias de las corporaciones públicas, como Senado, Cámara, asambleas departamentales y concejos. Tendrán al menos una de las posiciones en la mesa directiva de las plenarias del Congreso.

Podrán determinar el orden del día de la sesión plenaria y comisiones permanentes, tres veces durante cada legislatura del Congreso, con el fin de debatir proyectos de su interés o que hayan sido relegados por la mesa directiva de la corporación.

El gobierno deberá hacer públicos en los portales web institucionales los programas y proyectos que se pretendan ejecutar, y facilitar el acceso a documentos del interés de los opositores.

La oposición tendrá participación en la Comisión de Asuntos Exteriores y podrá ser parte de las decisiones que allí se tomen.

El Estado garantizará financiación adicional de 5% para que las organizaciones  políticas ejerzan su derecho.

Desde el 7 de agosto conoceremos los nombres de quienes decidirán ejercer la oposición a Iván Duque, o a los gobiernos locales de alcaldías o gobernaciones, y que gozarán de derechos luego de 27 años de no tener ni espacios garantizados ni temas de protección efectiva en medio de su ejercicio.


Los deberes de la oposición…

  • Quienes hagan parte de movimientos en oposición no podrán ser designados en cargos del Gobierno, ni siquiera dentro de los 12 meses siguientes a su renuncia al movimiento político. Es decir que no se repetiría un ministerio como el de Clara López, que en medio de la oposición decidió gobernar junto a Santos.

  • Las organizaciones políticas solo podrán modificar una vez y ante el CNE si están en oposición, si son independientes o gobiernistas.

  • Quienes se declaren como opositores tienen que garantizar la igualdad de género en la representación que harán como oposición y en los cargos que tengan en las mesas directivas de corporaciones.


¿Petro hará oposición?


Una de las dudas que ha nacido con la sanción del estatuto de oposición consiste en si el excandidato presidencial, que llega al Congreso gracias a esta norma, podrá gozar de los beneficios de la oposición, puesto que en la ley se afirma que será solamente para organizaciones políticas que cuenten con personería jurídica, y Petro se lanzó por firmas.

Aunque muchos le reconocen ser la cabeza de la oposición, para otros como Jorge Enrique Robledo, “el estatuto es para organizaciones políticas con personería jurídica y representación parlamentaria, y las coaliciones no otorgan personería jurídica. Entonces, no sabemos en nombre de quién, legalmente hablando, actuarán Petro y Ángela Robledo”, según dijo el senador en entrevista para El Tiempo. |Publimetro


 

Sigue Leyendo

Noticias

Esta es la razón por la que Silvia Corzo no será más presentadora de noticias

Noticias

Hombre rescató a seis perros que estaban al borde de morir ahogados por el huracán Florence

Noticias

Así es como el Gobierno irá desmontando los subsidios de energía y gas a los estratos 1, 2 y 3

Destacados

Las burlas contra el director del Dane por su particular forma de hablar

Cuatro lugares donde no debemos guardar nuestro celular, según la ciencia

Este es el nuevo trabajo de la 'Madame' en la cárcel

Con fotos y videos reportan fuerte lluvia acompañada de granizo en Bogotá

Pasajero hizo devolver un vuelo a Bogotá porque tenía "mucho calor"