La cerveza no es muy popular en Rusia y los bares y restaurantes rusos se están viendo desbordados ante la demanda masiva por parte de los aficionados que llegaron para disfrutar del Mundial de Rusia.

Desde que empezó el Mundial, la venta ha aumentado considerablemente en los comercios. Tal ha sido el gusto que de los rusos, que la mayoría de negocios se han quedado sin existencias.

Esta situación se debe a la baja venta de este líquido antes del Mundial, gracias a la alza del impuesto. Por lo tanto, los productores y distribuidores fueron tomados por sorpresa.

Estadounidenses, ingleses, alemanes, mexicanos, españoles, argentinos, franceses, todos ellos demandan litros y litros de cerveza.

La selección alemana, vigente campeona del Mundo, viajó a Rusia con una buena provisión de alimentos típicos alemanes. Y, claro, no podía faltar su cerveza.

“Además de nuestros 23 seleccionados, también arribaron con nosotros: 18 mil litros de cerveza, 700 kilos de salchichas y 300 kilos de papas”, comentó a través del Twitter oficial la selección alemana.

Rusia está a punto de quedarse sin cerveza

El Mundial termina hasta el 15 de julio, pero a la cerveza no le queda tanto tiempo y eso podría convertirse en un drama nacional para los aficionados que han llegado a Rusia a vivir la pasión del futbol.

Por suerte, para los bares y restaurantes que están a punto de terminar con sus reservas, a medida que avanza el mes, menos equipos permanecen en el torneo, lo que probablemente resultará en que los fanáticos salgan del país.

Sigue Leyendo

Noticias

¡Prepárese! Más de 27 barrios de Bogotá se quedarán sin luz este miércoles

Noticias

Comienza el Foro Económico Mundial en Davos

Noticias

¿No le gusta la canción que suena? Así puede bloquear artistas en Spotify

Destacados

Así se daba la gran vida alias Machete en República Dominicana

Indignación por contrato de un asador para la residencia de Iván Duque

El tuit del hijo de Uribe por el que lo catalogan como "asco de persona"

La verdad del joven agredido en marcha contra el terrorismo en Medellín

La verdadera historia de cómo ingresó el carro bomba a la General Santander