Una menor de 8 años vendía tranquilamente vasos de agua en las afueras del edificio donde vive, en la ciudad estadounidense de San Francisco, cuando fue interrumpida por una mujer que se acercó a regañarla.

La mujer conocida como Alison Ettel le exigió a la pequeña que le mostrara su permiso para realizar tal actividad, algo bastante extraño, considerando la tradición que existe en este país, donde los niños venden limonadas.

Obviamente, la menor no tenía ningún papel que la autorizara para vender dicha agua, por lo que la mujer le dijo que si no paraba con la venta la denunciaría a la Policía.

Sin embargo, luego de darse cuenta que la madre de la niña estaba grabando todo, optó por desaparecer.

 

“Una niña de ocho años vendiendo agua frente al edificio de su apartamento donde ha vivido toda su vida no es motivo para llamar a la Policía”, alegó la madre de la menor al dar a conocer el registro en redes sociales.

La publicación se viralizó rápidamente y la madre de la niña recibió apoyo de los usuarios, quienes tildaron de “racista” a la otra mujer.

Tras la polémica, finalmente Alison decidió hablar con el Huffington Post, afirmando que se siente “horrible y conmocionada”, descartando de paso que sea “racista” y que solamente emitió su reclamo porque la madre de la niña no dejaba de gritar para promocionar el agua.

“No tengo problemas con las mujeres jóvenes emprendedoras. Quiero apoyar a esa niña. El problema era la madre y que no se callaba”, señaló la denunciante.

 

También le puede interesar:

Sigue Leyendo

Noticias

Mujer terminó en urgencias debido a que tenía una tortuga en sus genitales

Noticias

Porsche Cayenne: Evolución para el SUV deportivo por excelencia

Noticias

Hacker compra 502 iPhone por menos de un dólar

Destacados

"Ahora en Cartagena hay más prostituta que cuando yo estaba": la 'Madame'

Ejército confirma el asesinato de tres geólogos de Continental Gold en Yarumal, Antioquia

¡Apareció! En estas anda el bogotano que se hizo famoso por ponerse mal el tapabocas

La ‘Madame’ denunció la muerte de una presentadora cartagenera por proxenetismo

Al director del Dane le salió un entrevistador mucho más gomelo que él