Tres minutos le cambiaron la vida a un empleado de la oficina de obras sanitarias de la ciudad de Kobe, Japón, quien fue multado y reprendido por irse a comer 180 segundos antes.

Pero no fue solamente una vez. El hombre de 64 años de edad mostraba una actitud “reincidente”, pues se descubrió que hizo lo mismo 26 ocasiones durante un periodo de siete meses; esto es, prácticamente una vez a la semana.

“La hora del almuerzo es desde el mediodía hasta las 13:00 horas. Él dejó su sitio antes del descanso”, respondió un funcionario a medios locales; según reseña el sitio ABC.

Los hechos ocurren mientras en Japón se discute un proyecto de ley para limitar el “tiempo extra” de los empleados a 100 horas por mes; esto, tras un aumento en el número de muertes por exceso de trabajo, una enfermedad conocida como Karoshi.

Sigue Leyendo

Noticias

Comienza el Foro Económico Mundial en Davos

Noticias

¿No le gusta la canción que suena? Así puede bloquear artistas en Spotify

Noticias

Allegadas políticas de Hollman Morris le pidieron que se aleje de la Colombia Humana

Destacados

Así se daba la gran vida alias Machete en República Dominicana

Indignación por contrato de un asador para la residencia de Iván Duque

El tuit del hijo de Uribe por el que lo catalogan como "asco de persona"

La verdad del joven agredido en marcha contra el terrorismo en Medellín

La verdadera historia de cómo ingresó el carro bomba a la General Santander