Estados Unidos y Corea del Norte esperan cumbre que se realizará el 12 de junio luego de casi 70 años de enconada rivalidad entre los dos países. El encuentro entre el presidente número 45 de Estados Unidos, Donald Trump y Kim Jong-un es considerado uno de los eventos difíciles de imaginar en la historia diplomática y será recordado, ciertamente, en los siglos venideros – sin importar el resultado.

“Tenemos que ser realistas con las expectativas”, explicó a Metro Ali Riaz, profesor de ciencias políticas en la Universidad Estatal de Illinois, Estados Unidos. “No espero un gran avance, en cambio espero que ambos líderes expongan sus términos y sus expectativas. Kim Jong-un-voluntad tiene su lista de artículos deseados en la que incluirá la seguridad y el seguro de la ayuda económica inmediata prometida desde el EU. Él va a tratar de impulsar un compromiso por parte de la retirada de la zona de Estados Unidos. Se espera que Trump solicite un anuncio de desnuclearización con una hoja de ruta clara.

Ambiente en Singapur ante la reunión de Donald Trump con Kim Jong-un / Foto: Getty Images

Antes de la cumbre, Kim Jong-a disfrutaba de la atención mundial y su homólogo del sur, el presidente Moon Jae-in, en abril de este año. Durante las conversaciones de paz ya se comprometió a “completar la desnuclearización” del país, con el objetivo de establecer una paz permanente en la península.

La administración de Trump insistió constantemente en una desnuclearización “completa, verificable e irreversible”, pero ahora dio un paso atrás y acordó que el proceso suceda “por fases”.

“Deberíamos ver a los dos líderes acordar continuar el proceso, discutir sobre medidas graduales para la desnuclearización y hablar sobre el fin formal de la guerra en la Península Coreana”. Esto indicaría que la cumbre fue buena “, agregó Riaz.

Esta decisión va más allá de Corea del Norte y los Estados Unidos.

“No creo que Kim esté actuando sin el consentimiento de China”, añadió Riaz. “Cualquier acuerdo tendrá la bendición del liderazgo chino. Un acuerdo que reduzca la presencia e influencia de Estados Unidos en la región no solo beneficia a China, sino que es su principal objetivo estratégico. Lo mismo ocurre con Rusia. La invitación a Kim por parte de Putin indica que Rusia no quiere quedarse fuera. Japón tiene más que perder si Trump acepta un mal acuerdo sobre seguridad regional. Corea del Sur seguirá siendo el jugador clave en el futuro, sin Corea del Sur no habría ningún éxito”.

FACTBOX:

La reunión será en un hotel de lujo

Hotel Capella, un establecimiento de cinco estrellas, es un hotel habitual de celebridades ubicado en la isla de Sentosa, al sur de la ciudad. Aquí será la sede de la cumbre entre Donald Trump y Kim Jong-un.

Singapur es visto como un lugar neutral para ambos líderes, con embajadas para Estados Unidos y Corea del Norte y una gran estación de la CIA en la ciudad-estado. / Foto: Getty Images

Rodeado de playas y marcado por parques de atracciones y campos de golf, la isla de Sentosa es un área recreativa de lujo donde se activará una amplia gama de fuerzas de seguridad.

Q & A

Sung-Yoon Lee, profesor de estudios coreanos en la Fundación Kim Koo-Korea

¿Qué esperar de la cumbre?

– Tanto Trump como Kim obtendrán victorias políticas de la cumbre. Trump alegará haber desactivado un tenso enfrentamiento, domesticado al líder norcoreano y obligado a Corea del Norte a comenzar el proceso de desnuclearización. Pero Kim Jong-un se irá con ganancias mucho más grandes. Kim habrá comprometido a los Estados Unidos a otro proceso de negociación prolongado sin un acuerdo final negociado a la vista, tiempo durante el cual comprará tiempo y dinero para perfeccionar la revisión de su propia postura nuclear.

Sung-Yoon Lee, profesor de estudios coreanos en la Fundación Kim Koo-Korea / Foto: AP

De hecho, Corea del Norte impedirá que Estados Unidos siquiera piense en un ataque preventivo.

Obligará a Estados Unidos y otros estados miembros a dejar de imponer sanciones contra Pyongyang y sentará las bases para la reanudación de la ayuda generosa de Corea del Sur y China. Además de disuadir a otros estados a aumentar la presión diplomática contra Pyongyang. La “presión máxima” estará muerta.

¿La desnuclearización será rápida?

– Corea del Norte hará pequeñas concesiones, como la readmisión de inspectores de la IAEA en su principal sitio nuclear en Yongbyon. Pero se detendrá en el desmantelamiento de sus aparatos nucleares o el envío de ojivas nucleares. Una nación que ha trabajado durante medio siglo para desarrollar armas nucleares, que tiene que lidiar con un estado coreano mucho más exitoso, más libre y más rico al otro lado de la frontera no negocia la única carta as (capacidad de amenaza nuclear) que tiene que un día permitir el norte inferior para prevalecer sobre el sur superior.

¿Podrían ambos líderes llegar a algún acuerdo?

– Pyongyang ha estado jugando esta obra en dos actos, provocación seguida de plaqueo (provocar sin descanso, luego cambiar la melodía de molto agitato a placido y poner una estratagema de paz falsa), durante décadas. Para Pyongyang, siempre vale la pena provocar. Pero paga aún más para aplacar después de provocar. Después de un año de pancarta en 2017, en el que Kim estableció su credibilidad ante las amenazas, 2018 es el momento perfecto para cosechar las semillas de las provocaciones. Pyongyang es muy astuto y no solo escalará interminablemente. Sabe cuándo bajar un escalón o dos.

¿Qué pasará si las cosas van mal?

– Corea del Sur se ha enriquecido en las últimas décadas; por lo tanto, lo que favorece la desescalada y el status quo. Seúl no busca un modelo alemán de unificación, la absorción del vecino menos exitoso. Por otro lado, Corea del Norte tiene que vivir con un Sur más rico que sea un imán para su propia gente; por lo tanto, favorece el modelo vietnamita de unificación, comunización por la fuerza.

En la Asamblea General de la ONU, Donald Trump declaró que podría destruir a Corea del Norte. ¿Esperas que recupere estas palabras?

– Será políticamente difícil para Trump alejarse primero de un acuerdo que ha respaldado. Por lo tanto, Trump tratará de aferrarse al acuerdo, incluso cuando Corea del Norte demuestre, haga trampa y viole flagrantemente el trato. Ventaja de Corea del Norte.

¿Qué papel juegan China, Corea del Sur, Japón y Rusia?

– En los próximos meses, Kim sostendrá reuniones en la cumbre con Vladimir Putin y el primer ministro japonés Shinzo Abe, reforzando aún más su propia imagen como un estadista global legítimo en lugar de un dictador despiadado y extraño.

Es exactamente lo que hizo su padre, Kim Jong Il, en 2000-2002. Kim Jong Il hizo su primera visita a China como líder nacional en mayo de 2000, celebró la primera cumbre intercoreana en junio (y se embolsó $ 500 millones en efectivo del sur), recibió al presidente Putin en Pyongyang en julio, envió un enviado especial al presidente Clinton en octubre, recibió a la secretaria de Estado Madeleine Albright en Pyongyang más tarde el mismo mes, realizó otra visita a China en enero de 2001, visitó Putin en Moscú en agosto de ese año y recibió al primer ministro japonés Junichiro Koizumi en Pyongyang en septiembre 2002. Como resultado, Kim logró que sus vecinos lo legitimen como un líder razonable con quien Estados Unidos podría hacer negocios nucleares. Kim Jong-un está haciendo lo mismo hoy, y Trump está entrando en esta elaborada trampa.

Línea del tiempo

1945.

La ocupación japonesa de la península de Corea culminó con su derrota en la Segunda Guerra Mundial. Corea es dividida por el paralelo 38 en dos: el Norte, gobernado por Kim Il-Sung con apoyo soviético, y el Sur, protegido por los Estados Unidos

1950.

Corea del Norte invade el Sur con el apoyo de China y la Unión Soviética. Una coalición liderada por Estados Unidos recupera Seúl. En julio de 1953, se firma un armisticio que nunca se convierte en tratado de paz, y Washington impone sanciones a Corea del Norte.

1994.

El ex presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, realiza un viaje sin precedentes a Corea del Norte con la autorización del entonces presidente Bill Clinton.

1998.

Corea del Norte lanza un misil balístico de largo alcance. Pero un año después, Kim Jong-Il decreta una moratoria sobre sus pruebas de misiles y Washington alivia las sanciones. En octubre de 2000, la entonces Secretaria de Estado Madeleine Albright se reúne con Kim en Pyongyang.

2002.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, agrega a Corea del Norte, Irak e Irán en lo que él llama un “eje del mal”.

2008.

Washington retira a Pyongyang de la lista negra de países que apoyan el terrorismo, en la que figuraba desde 1988 por su presunta participación en la destrucción de un avión comercial surcoreano en 1987 que dejó 115 muertos, a cambio de controlar “todas las instalaciones nucleares” del país. régimen.

2017:

  • 8 de agosto. Trump promete “fuego y furia” contra Corea del Norte. Tres semanas después, el 29 de agosto, Pyongyang lanza un misil balístico que sobrevuela territorio japonés.
  • 3 de septiembre. Corea del Norte realiza su sexta prueba nuclear, alegando haber probado una bomba H.
  • 20 de noviembre. Los Estados Unidos vuelven a colocar a Corea del Norte en la lista de países que patrocinan el terrorismo.

2018:

  • 8 de marzo. Kim Jong-un invita a Trump a conocerlo a través de una carta entregada en Washington por un enviado de Seúl.
  • 27 de abril. Kim Jong-un y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, celebran la primera cumbre intercoreana en once años, durante la cual acordaron trabajar por la paz y la desnuclearización de la península.
  • Mayo 24. Pyongyang acusa a Washington de poner en peligro la cumbre de Kim y Trump por hacer comentarios “estúpidos”, en referencia a las declaraciones del vicepresidente estadounidense Mike Pence y el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton.
  • Horas después, el presidente Trump canceló abruptamente la cumbre con Kim Jong-un por la “ira y hostilidad tremendas” del régimen.
  • 25 de mayo. Trump nuevamente muestra su voluntad de reunirse con Kim luego de que el régimen de Corea del Norte mostró su disposición a reabrir el diálogo “en cualquier momento y de cualquier manera”.
  • 26 de mayo. Los líderes de las dos Coreas celebran su segunda reunión en solo un mes para tratar de mejorar sus vínculos y salvar la cumbre de Kim Jong-un y Donald Trump.
  • 30 de mayo. El jefe de la diplomacia de Estados Unidos recibe el número dos del régimen de Corea del Norte, Kim Yong-chul en Nueva York.
  • 1 ° de junio. El ejército de Corea del Norte es recibido en la Casa Blanca por Trump, quien confirma que la cumbre con el líder de Pyongyang tendrá lugar el 12 de junio.

6 aliados de Corea del Norte

China

China ha sido tradicionalmente el aliado más cercano de Corea del Norte, su vecino del norte y el oeste. Pero desde que Kim asumió el poder en 2011, la relación se ha enfriado.

Se dice que el presidente chino, Xi Jinping, tiene una baja opinión de Kim y su programa de armas nucleares. Beijing ha pedido reiteradamente a Pyongyang que cese en vano sus pruebas nucleares y lanzamientos de misiles balísticos.

Rusia

Las relaciones de Rusia con los EE. UU. Están en su peor momento desde el final de la Guerra Fría, según lo declarado por su ministerio de relaciones exteriores. Por lo tanto, no sorprende que Moscú haya guardado silencio sobre la situación actual de los EE. UU.-Corea del Norte.

Corea del Norte comparte una estrecha frontera nororiental con Rusia, y las dos naciones han sido aliadas cercanas desde la Guerra Fría.

Bulgaria

Corea del Norte hizo una alianza con Bulgaria cuando estaba bajo el régimen comunista en 1948, y firmó un acuerdo de cooperación bilateral en 1970. Bulgaria ahora es el único aliado de Kim en Europa.

Benín

Benin es otro ex estado comunista con vínculos con Corea del Norte. En 2013, los medios estatales de Corea del Norte citaron al ex presidente de Benin, Thomas Boni Yayim, describiendo las relaciones entre Corea del Norte y Benin como “excelentes de amistad y tradición”.

República Democrática del Congo

Corea del Norte ha forjado lazos con la República Democrática del Congo (RDC), que es notoriamente inestable.

Madagascar

Madagascar tiene una alianza histórica poco probable con Corea del Norte. Durante la década de 1970, Corea del Norte ayudó a construir el Palacio presidencial Iavoloha y las nuevas vías navegables sin cargo.,

4 otros encuentros históricos y sus consecuencias

Barack Obama y Raúl Castro (2016)

El “deshielo cubano” entre el presidente Obama y el presidente cubano, Raúl Castro, mejoró enormemente la relación entre los dos países. El gesto histórico marcó el final de 54 años de hostilidad. El histórico “intercambio de prisioneros” entre los Estados Unidos y Cuba en diciembre de 2014 marcó el cambio más significativo en la política de la Casa Blanca hacia Cuba desde la implementación del embargo de 1962.

Cuba fue oficialmente eliminada de la lista de patrocinadores del terrorismo del estado de EE. UU.

Nixon y Mao Tse Tung

En 1972, Nixon hizo un viaje histórico y sin precedentes para reunirse con el presidente Mao.

Le antecedieron miembros de una delegación estadounidense de ping-pong que viajó a Beijing el año anterior.

Su histórico apretón de manos se trató tanto de contrarrestar la amenaza soviética como de fomentar el comercio y las relaciones cordiales entre los dos países.

Israel y Palestina

Después de las cumbres históricas entre Egipto e Israel en 1993, tuvieron lugar una serie de reuniones entre Palestina e Israel. El más famoso ocurrió en la Casa Blanca, donde el primer ministro israelí Yitzhak Rabin y el líder palestino Yasser Arafat firmaron un acuerdo de paz inicial.

El torpe apretón de manos que hicieron sigue siendo una imagen icónica de la historia israelí-palestina.

Corea del Norte y del Sur

La primera reunión entre los dos países tuvo lugar en el año 2000 entre Kim Jong-il, el difunto padre del actual líder de Corea del Norte, y el entonces presidente de Corea del Sur, el liberal Kim Dae-jung. Ese encuentro llevó a un acuerdo sobre proyectos económicos conjuntos. La segunda cumbre intercoreana tuvo lugar en octubre de 2007 entre Kim Jong-il y Roh Moo-hyun. En un momento altamente simbólico, Roh cruzó la zona desmilitarizada y se reunió con Kim en la capital norcoreana de Pyongyang.

Acordaron buscar un tratado de paz para finalizar formalmente la Guerra de Corea y alcanzaron un conjunto de proyectos de cooperación.

Sigue Leyendo

Noticias

La ONU constata crecimiento imparable de cultivos ilícitos en Colombia

Noticias

Recursos de alimentación escolar en Colombia aumentarán un 48 % en 2019

Noticias

Presidente Iván Duque retiró facultades a los integrantes de la mesa de diálogo del Eln

Destacados

Estos son los 10 mejores colegios del país, según investigación

Mujer denuncia discriminación en reconocido centro comercial del norte de Bogotá

Así se le ha oscurecido el pelo a Iván Duque desde que es presidente

El participante de 'Yo me llamo' que compararon con Iván Duque

Al director del Dane le salió un entrevistador mucho más gomelo que él