Aunque se pensó que ya se había dado el “primer paso” científico para poder predecir terremotos, el movimiento fue en falso, pues usando nueva tecnología y mediciones un equipo de científicos de la Universidad de Stanford, en California y de la Universidad Bogazici, en Turquía, derriban toda esperanza.

En 1999, un terremoto magnitud mató a más de 17 mil personas cerca de Izmit, en Turquía. Este es uno de los terremotos más graves que ha tenido el país en los últimos años. El movimiento estuvo antecedido por “mini terremotos”, que fueron interpretados como “premisas” o “pasos previos” al gran terremoto, de acuerdo a un estudio publicado en 2011 por la revista Science.

En el artículo “Señales de alerta temprana detectadas por primera vez”, científicos interpretaron que estos “mini terremotos” podrían servir para identificar un gran sismo.

Sin embargo, los investigador de la Universidad de Stanford y de la Universidad de Boğaziçi realizaron nuevas mediciones, utilizando “tecnologías no disponibles en 2011”. ¿Su conclusión? Los “pequeños temblores” no pueden ser usados como simulacros. ¿Lo peor? No tienen relación con el gran terremoto y por lo tanto, no sirven para predecir nada.

Al respecto Metro conversó con William Ellsworth, profesor e investigador de geofísica de la Escuela de Ciencias de la Tierra, Energía y Medio Ambiente de la Universidad de Stanford, quien asegura que aunque no sabremos con exactitud los detalles de un sismo antes de que ocurra, actualmente tenemos “muy buenos métodos para determinar cuán probables y cuán fuertes pueden ser los terremotos en el futuro”

No hay medios para saber ahora cuándo ocurrirá un gran terremoto

Con este estudio, estaríamos más cerca de confirmar que los terremotos no pueden predecirse

La predicción a corto plazo de los terremotos (horas a minutos) sigue siendo un objetivo que está más allá de nuestro entendimiento actual.  Los foreshocks, los pequeños terremotos que a veces preceden a los más grandes, son pistas importantes. Sin embargo, no podemos diferenciarlos de los otros millones de terremotos que ocurren comúnmente, y como consecuencia, actualmente no tienen un valor predictivo. Nuestro estudio de los eventos previos al terremoto de 1999 en Izmit, Turquía, mostró que esos recortes no fueron diferentes de los terremotos ordinarios. Pero este es solo un caso, y el estudio de los simulacros sigue siendo importante y debe continuar.

¿Qué elementos te llevaron a los resultados de la investigación?

Usamos una variedad de métodos para demostrar que los pequeños terremotos estaban en lugares distintos en la falla, en vez de estar exactamente en el mismo lugar como se había propuesto previamente. Nuestros resultados mostraron que cada foreshock rompió una parte única de la falla. Lo que fue sorprendente y de interés para nosotros fue su progresión sistemática de oeste a este a lo largo de la falla, terminando donde se inició el gran terremoto. El patrón es uno que llamamos “cascada”, que es similar a los dominós cayendo uno tras otro. Desafortunadamente, no hay medios en el presente para saber cuándo terminará una cascada, ya sea en un gemido o un “grande”.

¿Podrá el ser humano predecir terremotos en el futuro?

Nadie sabe la respuesta a esta pregunta, si por predicción se entiende la especificación precisa de TIEMPO, LUGAR y MAGNITUD del terremoto. Tenemos muy buenos métodos para determinar cuán probables y cuán fuertes pueden ser los terremotos en el futuro. Estos modelos probabilísticos de Análisis de Peligro Sísmico (PSHA) combinan resultados de geología, sismología e ingeniería y ahora son el estándar en muchos países para definir los requisitos de diseño sísmico en los códigos de construcción. Tales modelos de riesgo sísmico nos ayudan a evaluar el riesgo de pérdidas en el futuro y son esenciales para tomar decisiones informadas para reducir los efectos de futuros terremotos.

¿Qué es lo mejor que podemos hacer ahora para evitar muertes masivas por terremotos?

La mayoría de las muertes en terremotos ocurren debido al colapso de edificios. Lo mejor que se puede hacer es asegurar que los edificios y la infraestructura (puentes, carreteras, presas, etc.) estén construidos para sobrevivir sin el colapso de los terremotos que es probable que sucedan. Esto a veces se llama un estándar de “seguridad de vida”. El edificio en sí puede ser una pérdida total, pero si todos dentro de él pueden escapar de una lesión, el edificio hizo su trabajo.

Sigue Leyendo

Noticias

La polémica decisión de Guaidó por la que lo llaman "desalmado"

Noticias

El terrorífico caso del pediatra colombiano que violaba bebés en España

Noticias

La estrategia de Petro para presentar a sus candidatos a alcaldías y gobernaciones

Destacados

Mujer murió después de tener relaciones sexuales durante cinco horas seguidas

La insólita respuesta de John Viáfara cuando le preguntaron por sus nexos con el Clan del Golfo

Más de 30 casas se inundaron por las fuertes lluvias en Bogotá

Revelan momento en el que asesinan a hombre en la calle 116 de Bogotá

Colombia da luz verde a puerto que moverá 6,6 millones toneladas de mercancía