Falta una semana y media para conocer definitivamente quién será el sucesor de Juan Manuel Santos, el presidente que logró terminar un conflicto de cinco décadas con la guerrilla más antigua de Latinoamérica. Y en Colombia queda la duda sobre lo que pasará con ese pacto cuando empiece el próximo gobierno.

Esta inquietud se hace más grande a medida que se acerca la fecha definitiva, en la que se hará la transición, porque pese a que hay resultados tangibles aún faltan muchas cosas por hacer.

Así quedó plasmado en el cuarto informe ‘Cómo va la paz’, hecho por la Fundación Paz y Reconciliación, en el que analizan los primeros 18 meses de implementación del acuerdo.

En este estudio reconocen que la violencia ha disminuido en Colombia desde la firma del acuerdo, en noviembre de 2016, hecho que es considerado como “el mayor triunfo”, debido a que entre 2012 y 2017 la tasa de homicidios por cada cien mil habitantes se redujo de 34 a 24 casos.

También presenta que los desplazamientos afectaron a 75.000 personas en 2017, mientras que en 2012 la cifra llegó a los 272.000.

Además, los secuestros están “en su nivel más bajo de las últimas tres décadas”, ya que el año pasado hubo 180 casos, frente a los 3000 que llegaron a haber al final de la década de los 90.

Finalmente, las minas antipersona afectaron a 56 colombianos en 2017, una cifra que en 2006 había superado las 1.200.

Pero no es el único triunfo.

La fundación también destaca que el 2018 será recordado “como el año en el que se implementaron los mecanismos para garantizar y satisfacer las necesidades y los derechos de las más de ocho millones de víctimas que dejó el conflicto armado (…) como el año en el que la Farc inició su participación política bajo las reglas de la democracia; hizo por primera vez campaña electoral, postuló candidatos al Congreso de la República y salió a la plaza pública”.

¿Qué falta?

Sin embargo, el estudio destaca que ya ha pasado un año y seis meses desde la firma del acuerdo y “la paz carece de cimientos estables en el territorio”. Por ejemplo, resaltan el aumento de la inseguridad en 78 municipios que antes eran controlados por las Farc. De esas poblaciones, 55 presentan un crecimiento en la tasa de homicidios. Estos municipios se ubican en regiones como el Pacífico nariñense y caucano, el Bajo Cauca antioqueño y noreste de Antioquia, en el Sur de Meta y Guaviare, y en el Catatumbo.

La inseguridad que se registra ahí se debe a que, pese al desalojo de las Farc, persiste la presencia de bandas criminales como el Clan del Golfo, el Eln o grupos criminales que han organizado disidentes de las Farc. Pero también nombran a la “anarquía criminal” desatada en algunos municipios tras el desarme de la guerrilla que antes ejercía justicia por la ausencia del Estado y que ahora no cuentan con ningún tipo de regulación.

Y no solo eso falta. Se deben resolver los problemas de reincorporación de los desmovilizados, el Estado debe empezar a ejecutar los recursos que tiene para el posconflicto y se debe garantizar la seguridad a los líderes sociales y exguerrilleros.

Por eso, la Fundación pide al próximo presidente que siga implementando los acuerdos de paz y mantenga los diálogos con el Eln.

Fases del posconflicto

Aunque exista cierto ambiente pesimista por lo poco que ha avanzado la implementación del acuerdo de paz con las Farc en los temas pilares, el mismo informe reconoce que gracias a experiencias internacionales se puede saber que el posconflicto es un periodo que sufre altibajos y que solo después de dos años se sabrá si fracasó o no.

Este se divide en dos partes: “Durante los primeros 24 meses después de la firma de los acuerdos y durante y después de los procesos de dejación de armas se produce el período crítico del postconflicto” y se conoce como ‘la estabilización’.

Luego viene la llamada ‘normalización’, que puede durar entre 10 y 15 años. En este periodo “lo que priman son las reformas estructurales y los cambios de larga duración, así como el impacto a lo que se denominan causas estructurales del conflicto armado”, señala el informe Cómo va la paz.

En él se concluye que, si bien el acuerdo con las Farc terminó con un conflicto de 53 años y ayudó a disminuir considerablemente la cifra de víctimas, la paz carece de cimientos estables en el territorio y eso se refleja en el aumento de la inseguridad en 78 municipios donde anteriormente la exguerrilla ejercía un control total.

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

También le puede interesar:

Sigue Leyendo

Noticias

El ejemplo pedagógico que le dio Mockus a Álvaro Uribe y Alberto Castilla

Noticias

Gustavo Petro respondió qué estaba comprando en Argentina

Noticias

¡Atención! Contraloría de Bogotá deja en firme dos multas en contra de Gustavo Petro

Destacados

Con foto en brasier, Sara Uribe desnuda su panza de embarazada

Nuevo centro comercial tendrá entradas a cine en $2500 y $3000

Petro invita a marchar contra el IVA, pero en la invitación cometió un error

Encontraron de quién son las huellas en el tarro de cianuro encontrado en la casa de Pizano

Maduro pide ayuda a colombianos para que no lo desprestigien