En Colombia, en este país del Sagrado Corazón, en donde parece que ya nada logra sorprendernos, menos si se trata de corrupción y robo de nuestros recursos, para finales de 2016 se destapó uno de los más grandes escándalos que dejó a muchos con la boca abierta.

El gigante de la construcción en todo el mundo cayó en un remolino en donde se demostró que había pagado sobornos a altos dignatarios de los Gobiernos de América Latina para que les concedieran los contratos de los megaproyectos de infraestructura que cada Ejecutivo desarrollaba en su respectivo país, independientemente de la ideología de cada mandatario.

En Colombia, el escándalo empezó a explotar en diciembre de 2016. Una investigación del Departamento de Estado de los Estados Unidos aseguraba que funcionarios del gobierno de Álvaro Uribe Vélez, presidente para el período 2002-2010, habrían recibido 11 millones de dólares para los megaproyectos de vías.

El primero que cayó fue el exviceministro de Transporte Gabriel García Morales, que exigió el pago de 6,5 millones de dólares para garantizar que Odebrecht fuera la única firma habilitada para la licitación del tramo dos de la Ruta del Sol y con esto desenvolvió toda la investigación que llegó al exsenador liberal Otto Bula.

Bula, quien está en la cárcel, sindicado por el exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons, preso en los Estados Unidos, de ser el mensajero de la gigante brasileña para llevar dineros a la campaña de 2014 de Santos Presidente, prendió el ventilador y terminó por hablar sobre un hecho que no se veía desde el Proceso 8000, que vinculó el ingreso de dineros de narcos a la campaña presidencial de Ernesto Samper en 1994, pero esta vez, hablaba sobre el ingreso de dineros indebidos a la campaña de un presidente ya electo: Juan Manuel Santos.

Así, se destapó el aporte de seis millones de dólares a la campaña del contrincante de Santos, Óscar Iván Zuluaga, de la entraña uribista y quien habría recibido la asesoría del publicista brasileño Duda Mendoça, pagado por la empresa de construcción.

Estos dos puntos se vuelven importantes hoy, por el olvido al que sometieron a los colombianos, ya que solo se escucha un nombre vinculado a Odebrecht: Roberto Prieto.

Prieto, quien fue el gerente de la campaña de Santos y que habría conocido de la filtración de los dineros a las cuentas del entonces candidato a reelegirse, se ha convertido en lo que parece ser el perfecto chivo expiatorio de dos grandes y uno que hoy está en campaña.

Las campañas presidenciales que no quieren oír la palabra Odebrecht

En febrero de 2014, el  entonces senador uribista y actual candidato presidencial, Iván Duque, acompañó a Óscar Iván Zuluaga a São Paulo, donde se entrevistaron con el asesor político Duda Mendonça.

A PUBLIMETRO, Duque le aseguró en marzo del 2017, que en la reunión no se habló sobre el tema de financiación, solo de casos de éxito del empresario brasileño, y Duque asumió que todo era pago por la campaña Zuluaga Presidente.

En plena calentura por los buenos resultados de Duque en las encuestas de intención de voto, en redes revelaron que 15 días después de esta reunión Duque compró un lujoso penthouse en Washington y sus detractores saltaron. Las respuestas sobre su participación en una reunión, que terminó por bajar al que hoy sería un claro candidato a la Presidencia de la República, Zuluaga, aún no se han dado, y al parecer nadie quiere hacerlo, pero se convertirá en un problema para el joven candidato si llega a segunda vuelta, pues los ataques irán a ese punto.

Duque tendrá que responder a su oponente si supo de los dineros (a menos que sea Vargas Lleras).

Pues, otro de los que no querrán que se mencione esta palabrita que se ha convertido en un escándalo mudo del que solo Prieto es quien responde, es el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, que se hizo elegir como tal con Santos y que además estuvo a cargo de los procesos de infraestructura como las vías de cuarta generación. ¿Sabía o no Germán Vargas sobre la injerencia de dineros de Odebrecht en la  campaña de Santos o “pasó a sus espaldas”?

No solo los temas de corrupción de su partido Cambio Radical serán guiados como dardos, también su participación y silencio con Odebrecht, además de su gran relación con otro impune de estos casos: Luis Carlos Sarmiento Angulo.

¿Se volverá a prender el ventilador y quien llegue a segunda vuelta tendrá la oportunidad de preguntar sobre el silencio llamado Odebrecht?

Sigue Leyendo

Noticias

Denuncian a Aída Merlano por intentar ahorcar a una compañera de prisión

Noticias

¿Quiénes eran los tres geólogos asesinados en Yarumal, Antioquia?

Noticias

Polémica por acto escolar que incluyó show erótico

Destacados

Video que registra como padre e hijo acribillan a su vecino

Así se le ha oscurecido el pelo a Iván Duque desde que es presidente

¿Quiénes eran los tres geólogos asesinados en Yarumal, Antioquia?

El triste testimonio del padre de la joven geóloga asesinada

Denuncian a Aída Merlano por intentar ahorcar a una compañera de prisión