Un trágico suceso sacudió a los habitantes de la zona rural de Santander (Bucaramanga) a finales de abril del 2017, cuando una mujer envolvió a su hijo recién nacido en un costal, lo incineró y lo arrojó a una cañada.

No obstante, en ese momento las autoridades la dejaron en libertad porque era posible que el pequeño hubiera nacido muerto, caso en el que no se habría cometido el delito de homicidio. El hecho fue denunciado por el tío de la joven, quien era el único que convivía con ella en una finca.

Nueve meses más tarde, la mujer de 20 años decidió entregarse a la Fiscalía luego de que las pruebas de ADN y la necropsia practicadas al cuerpo del pequeño demostraran que había nacido vivo y que su muerte no había sido un accidente.

Así, el dictamen de fallecimiento por hipotermia y quemaduras indicó que la mujer era la responsable y será procesada por el delito de homicidio agravado. Por lo pronto se encuentra recluida en la cárcel de mujeres de Santander.

Sigue Leyendo

Noticias

Falleció el padre de Hollman Morris, precandidato a la Alcaldía de Bogotá

Noticias

¿Milagro? En el Atlántico dicen que el rostro de Jesucristo apareció en un árbol

Noticias

Coronell desató una dura discusión con Petro por decir que fue un mal alcalde de Bogotá

Destacados

Esta sería la condena que podría enfrentar el hombre que discriminó pareja homosexual en C.C. Andino

Con solo un mes desde su apertura, el mar rosado de Colombia ya está lleno de basura

El cable de Wikileaks que enreda a Sergio Fajardo y delata su alianza con Uribe

Tabla de goleadores de la Champions League 2018-19 ((Actualizada))

Gato muere tras aberrante caso de abuso sexual