Un trágico suceso sacudió a los habitantes de la zona rural de Santander (Bucaramanga) a finales de abril del 2017, cuando una mujer envolvió a su hijo recién nacido en un costal, lo incineró y lo arrojó a una cañada.

No obstante, en ese momento las autoridades la dejaron en libertad porque era posible que el pequeño hubiera nacido muerto, caso en el que no se habría cometido el delito de homicidio. El hecho fue denunciado por el tío de la joven, quien era el único que convivía con ella en una finca.

Nueve meses más tarde, la mujer de 20 años decidió entregarse a la Fiscalía luego de que las pruebas de ADN y la necropsia practicadas al cuerpo del pequeño demostraran que había nacido vivo y que su muerte no había sido un accidente.

Así, el dictamen de fallecimiento por hipotermia y quemaduras indicó que la mujer era la responsable y será procesada por el delito de homicidio agravado. Por lo pronto se encuentra recluida en la cárcel de mujeres de Santander.

Sigue Leyendo

Noticias

Mujer terminó en urgencias debido a que tenía una tortuga en sus genitales

Noticias

Porsche Cayenne: Evolución para el SUV deportivo por excelencia

Noticias

Hacker compra 502 iPhone por menos de un dólar

Destacados

"Ahora en Cartagena hay más prostituta que cuando yo estaba": la 'Madame'

Ejército confirma el asesinato de tres geólogos de Continental Gold en Yarumal, Antioquia

¡Apareció! En estas anda el bogotano que se hizo famoso por ponerse mal el tapabocas

La ‘Madame’ denunció la muerte de una presentadora cartagenera por proxenetismo

Al director del Dane le salió un entrevistador mucho más gomelo que él