La periodista Claudia Morales, que hasta hace menos de un año estuvo en el programa 'La Luciérnaga' de Caracol Radio, reveló en su más reciente columna que sufrió una violación por parte de un exjefe. De acuerdo al relato, los hechos ocurrieron hace varios años. Toda esta revelación la hizo en el marco de defender el silencio de las mujeres víctimas de este flagelo y su derecho a guardar silencio. Acá puede leer la columna de Claudia Morales en El Espectador.

De acuerdo a lo expuesto en la columna, Morales estaba en una habitación de un hotel y allí llegó su exjefe. El hombre le dijo que hiciera silencio y la llevó hacia la cama.

“Ella, que siempre tiene fuerza, la pierde, aprieta los dientes y le dice que va a gritar. “Él” le responde que sabe que no lo hará. La viola”, dice ella en la columna.

Claudia también cuenta que no quiso, en su momento, denunciar y revelar al violador. Incluso, en la columna tampoco lo hace y solo hace referencia al perpetrador como “Él”.

“Cuando trabajé con “Él”, era un hombre relevante en la vida nacional. Ahora lo sigue siendo y, además, hay otras evidencias que amplían su margen de peligrosidad. Hoy, con 44 años, reviso el momento que tengo grabado como una foto y no me arrepiento de haber guardado silencio”, dice parte del relato, que puede leer completo acá.

Según Morales, desde que empezó la tendencia mundial de #MeToo empezó a “sentir la necesidad” de contarlo, pero se decidió cuando se expuso el tema del periodista Gustavo Rugeles.

“Lo que más me motivó a escribir fue el caso de Marcela González, pareja de un remedo de periodista nazi, agredida por él según su denuncia, el pasado 27 de diciembre”, escribió.

Morales defiende el derecho de las mujeres de guardar silencio tras un hecho como la violación y se refiere a la víctima de Rugeles.

“Pero, ¿quiénes somos para juzgarla? ¿Qué sabemos de ella? ¿Quién de los que opina en su contra conoce su entorno familiar? Una campaña como #Me Too debería servir para concientizar sobre la individualidad del ser, los matices de la existencia, las diferencias culturales y, por qué no, para defender como válido el silencio por el que algunos optamos. Los linchamientos en gavilla, cuando se trata de un ser abusado, duelen, desestimulan la denuncia y también a muchos los llena de vergüenza”, agregó en la columna de Claudia Morales en El Espectador.

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

También le puede interesar: 

 

También le puede interesar:

 

 

Sigue Leyendo

Noticias

La Ruta del Sol II: ¿las víctimas pasaron a ser cómplices de sobornos y delitos?

Noticias

Vicepresidenta la embarró y dijo "presidente Uribe" en pleno evento

Noticias

Los insultos contra una periodista que contó cómo habría sido la muerte de Pizano

Destacados

Concejo aprueba nuevo cobro de valorización en Bogotá

Duque se declara partidario de nombrar fiscal "ad hoc" para el caso Odebrecht

Niña de 11 años escribe devastador mensaje antes de quitarse la vida

Impresionantes olas destruyen balcones de edificio que limita con el mar

Madre denunció la desaparición de su hijo, sin saber que estaba muerto dentro de la lavadora