Apodado “La Belva” (La bestia), Riina hizo reinar el terror durante casi 20 años en Sicilia y dentro de la Cosa Nostra, como también se conoce a la mafia, una organización que controlaba desde los años 1970.

Cumplía 26 cadenas perpetuas y llevaba varios días en coma, ordenó la ejecución de al menos 150 personas. Su mujer y tres de sus cuatro hijos recibieron una autorización excepcional del ministerio italiano de Sanidad para despedirse de él.

En julio Riina, aquejado de cáncer, había pedido ser liberado por la agravación de su enfermedad, pero el tribunal rechazó la demanda argumentando que podía recibir buenos cuidados en la cárcel.

Los médicos dijeron entonces que estaba “lúcido”. “No me arrepiento de nada, nunca me doblegarán, incluso si me condenan a 3.000 años”, dijo Riina en una grabación reciente.

Su funeral se celebrará en la mayor discreción, ya que la conferencia episcopal italiana se niega a celebrar una ceremonia pública.

 

– 'Shhhhh' –

Maria Concetta Riina, una de las hijas de Toto Riina, publicó este viernes una foto en blanco y negro en su página de Facebook, en la que se puede ver medio rostro de una mujer joven con el dedo sobre los labios con la inscripción “shhhh”.

La Cosa Nostra se volvió mucho más discreta desde que renunció a organizar ejecuciones espectaculares y crímenes como los de la era Riina.

“Ya no hay asesinatos o hay muy pocos”, explicó recientemente a la AFP Ambrogio Cartosio, un fiscal que trabajó durante más de 20 años en una sección especial antimafia.

Sin embargo, esta organización criminal no ha desaparecido, sino todo lo contrario. “Me parece que está mucho más presente que antes en las estructuras políticas, ha retomado el control del territorio. Actúa de una manera distinta. Es menos militar, menos sanguinaria pero muy eficaz”, agregó el fiscal.

Riina controlaba el tráfico de droga, los secuestros y el chantaje, las actividades principales de Cosa Nostra. En los años 1980 asentó la autoridad de su clan, los Corleoneses, desatando una guerra contra las otras grandes “familias” de Palermo que dejó centenares de muertos.

La guerra terminó con la victoria de Riina, que en 1982 se convirtió en jefe de la “Cúpula” (el poder ejecutivo de la Cosa Nostra) y puso en marcha una campaña de violencia contra los representantes del Estado.

Fue él quien ordenó los asesinatos de los jueces antimafia Giovanni Falcone (1992) y Paolo Borsellino (1992) y el que organizó los atentados de 1993 en Roma, Milán y Florencia que dejaron diez muertos.

En los años 1990 la mafia hizo tambalear al Estado italiano, que finalmente reforzó su legislación y creó una dirección especializada en la lucha contra el crimen organizado, no sólo contra la Cosa Nostra sino también contra la 'Ndrangheta (Calabria), la Camorra (Campania) o la Sacra Corona Unita (Apulia).

“Gracias a una lucha encarnizada dirigida por la magistratura y las fuerzas del orden pero también gracias al apoyo de amplios sectores de población durante años, debilitamos el aparato militar de la mafia” en Sicilia, explicó el fiscal Cartosio.

“Con su estrategia de masacres sangrientas en Sicilia y en Italia (…) él [Toto Riina] volvió visible a la mafia de golpe, con cientos de asesinatos, primero con kaláshnikov y luego con bombas” explicó por su parte Attilio Bolzoni, un experto de la mafia en el diario La Repubblica.

 

 

 

Sigue Leyendo

mundo

Esta es la nueva propuesta para despenalizar el aborto

mundo

Así fueron las marchas por la educación en el país

mundo

Chile: por qué la muerte de un joven mapuche por disparos de la policía causa controversia y protestas

Destacados

Caos en la movilidad por las marchas estudiantiles y de trabajadores en el país

Sara Uribe y Fredy Guarín hacen el "oso" en reconocida tienda de ropa

En bikini, Carla Giraldo dejó boquiabiertos a los seguidores de 'Loquito por ti'

Así podrá usar Whatsapp sin la necesidad de dar su numero telefónico

¡Pilas! Desde mañana habrá varias marchas y paros en todo el país