El presidente de EEUU, Donald Trump, aseguró el lunes que “la salud mental es el problema” no las armas en relación al tiroteo ocurrido ayer en una iglesia baptista en Texas, donde murieron casi 30 personas, un suceso que calificó de “espeluznante”.

Es un poco pronto, pero está claro que nos encontramos ante un problema de salud mental de alto nivel. Tenemos muchos problemas de salud mental en nuestro país, pero no es una situación imputable a las armas (…). Es algo que hay abordar de manera seria”, dijo Trump

“Es un poco pronto, pero está claro que nos encontramos ante un problema de salud mental de alto nivel. Tenemos muchos problemas de salud mental en nuestro país, pero no es una situación imputable a las armas (…). Es algo que hay abordar de manera seria”, dijo Trump en una rueda de prensa en Tokio al ser preguntado por las medidas que deberían ser adoptadas para evitar este tipo de sucesos.

Al inicio de la comparecencia ante la prensa junto al primer ministro japonés, Shinzo Abe, Trump hizo referencia al tiroteo, envió sus condolencias a los familiares de las víctimas y dijo que EEUU ” siempre es más fuerte cuando estamos unidos”.

“Ha ido un ataque espeluznante en una iglesia de una zona preciosa; qué triste, quién podría pensar que algo así podría pasar”, añadió el líder de la Casa Blanca, que se encuentra de gira en Japón.

Un “acto de maldad”

Un total de 26 personas murieron este domingo cuando asistían a un servicio dominical en el templo First Baptist Church, en Sutherland Springs (Texas) por los disparos que un hombre hizo en su interior con un rifle de asalto semiautomático.

Nada más producirse el tiroteo, el presidente estadounidense escribió en su cuenta oficial de Twitter: “Que Dios esté con el pueblo de Sutherland Springs, Texas. El FBI y las agencias de la ley están sobre el terreno. Estoy siguiendo la situación desde Japón”.

Horas más tarde, durante unas palabras dirigidas a líderes empresariales en la embajada de EEUU en Tokio, el presidente estadounidense calificó la peor matanza de la historia de Texas como un “acto de maldad” que sucedió en “un lugar de culto sagrado”.

Aunque las autoridades no revelaron el nombre del atacante, varios medios estadounidenses lo han identificado como Devin Kelley, un hombre blanco de 26 años que murió después de una breve persecución tras enlutar a esta población de menos de 500 habitantes.

Trump llegó el domingo a Japón, en su primera etapa de su extensa gira por Asia, que le llevará también a Corea del Sur, China, Vietnam y Filipinas.

Sigue Leyendo

mundo

Una vez más, actor Mauro Urquijo confirmó noviazgo con modelo transexual

mundo

Menor de 16 años murió por susto que le provocó ser atracado

mundo

Las conmovedoras revelaciones de Ariadna Gutiérrez sobre su experiencia en Miss Universo

Destacados

Multimillonario pagará $13 millones mensuales a asistente para que viaje con él

La verdadera razón detrás de la curiosa pinta de Cristina Hurtado por la que la compararon con Suso

La "peinada" de Gustavo Petro a mujer que lo insultó en redes sociales

Scarlett Johansson se redujo el busto y lucirá diferente en Avengers: Endgame

La foto de Daniela Ospina con la que le dicen que "se pasó" de sensual