La Minorista es la plaza de mercado más representativa de la ciudad. Tanto así, que muchos afirman que lo que no encuentra allí es porque no existe. Con los años, se ha posicionado por ser un lugar en el que también se encuentra todo tipo de animales.

Justamente, ese es el tema más sensible que ha afectado a la Plaza, a los ciudadanos y al municipio. La razón es el reducido espacio en el que tienen que permanecer los animales mientras son exhibidos para la venta y el estado de higiene porque, en muchos casos, duermen y hacen sus necesidades uno encima del otro dentro de una pequeña jaula.

Jaime Gómez, es comerciante de animales en La Minorista desde hace 31 años, comercializa palomas, patos,gansos, canarios, pericos australianos, cacatúas, nodrizas, pavos reales, gallinas para consumo humano, entre otros.

Durante 26 años también vendió perros y gatos, pero hace 5 años tomó la decisión de no hacerlo, porque aunque dice que es un negocio bueno, es contundente al afirmar que es desagradecido, “la gente que compra un perro y se le enferma, cree que es culpa de uno”.

En relación a la situación que han atravesado durante los últimos años, considera que las personas tienden a destruir más que a construir. “Aquí el único problema que tenemos y por el que pedimos el apoyo de la gente, incluyendo a los críticos del sector, es el espacio; por lo que es necesario que hagan la inversión que se requiere para que nos organicen un lugar adecuado y que podamos trabajar bien”.

Gómez dice que los 36 comerciantes que se dedican a vender animales en La Minorista son conscientes de la necesidad de un mejor ambiente para los animales, pero que lo que hace falta es la voluntad política de ejecutar.

“El problema de los espacios de las jaulas siempre ha existido, pero es porque el sector en el que nos ubicaron a nosotros es muy pequeño para poder exhibirlos. El proyecto lo necesitamos, pero también solicitamos que nos designen un policía ambiental permanente y un veterinario, para que nos ayude a cuidar los animales”, dijo el comerciante.

Otro tema que ha estigmatizado a la Plaza es la venta de animales silvestres en las afueras. “Hay uno que otro, que no son dueños de locales, que nos están haciendo mucho daño, porque veden fauna silvestre por fuera de nuestros locales y es evidente que a ellos no les duele nuestro sector”.

¿Qué dice Coomerca?

Coomerca es la cooperativa de los comerciantes de La Minorista y Edison Palacios, director operativo, explicó que desde hace un tiempo se ha trabajado en mejorar el espacio en el que se pueden comercializar los animales, que la licencia de construcción ya está lista, pero que solo están a la espera de la iniciación de la obra por parte de la Empresa de Desarrollo Urbano, EDU; que tendrá que ejecutar la modificación completa del módulo de fauna.

“Esta modificación permitirá el albergue de todos los animalitos domésticos que se comercializan en La Plaza Minorista, cumpliendo con toda la normatividad vigente, no solo el acuerdo municipal si no la ley nacional. Se garantizará que la comercialización de estas mascotas cumpla con el mantenimiento físico y ambiental de los animales”, indicó Palacios.

El funcionario confirmó que los comerciantes están dispuestos y esperan tener cuanto antes un ambiente sano y limpio para la protección de los animales mientras están en proceso de venta. “Estamos atentos a que la EDU convoque a una reunión para definir el traslado provisional mientras se demuele lo actual y se construye la nueva estructura del módulo de fauna”.

Sobre la venta de animales silvestres, Palacio indicó que el diseño actual de la Plaza es lo que ha permitido “que terceras personas se apropien de los espacios públicos e instalen ahí sus ventas informales y son los que vienen a generar el maltrato animal y las ventas prohibidas. El nuevo módulo permitirá que solo los comerciantes autorizados y que cumplan la norma puedan establecer su comercio en la Plaza Minorista”.

Un largo camino

Álvaro Múnera, concejal animalista de Medellín, indicó que aunque preferiría que no se comercializaran los animales, la sentencia de la Corte Constitucional en el 2016 dejó en claro que aunque los animales son seres sintientes se pueden comprar y vender. Ante esto dijo que lo único que se puede hacer es una intervención arquitectónica para que no sufran mientras son comercializados.

“Lo que pasa en La Minorista y ese trato hacia los animales, el hacinamiento y la insalubridad; no es del todo culpa de los comerciantes, porque a ellos los llevaron allá hace más de 30 años y los ubicaron en locales de dos metros por dos, destinados para la venta de repuestos y ollas, y el Municipio de Medellín los metió ahí”, dijo el concejal.

Múnera es enfático al afirmar que como los predios son del municipio, entonces es la administración Municipal la llamada a resolver el problema. “Desde hace 10 años nos empezamos a reunir con los comerciantes, se les ofrecieron otras alternativas de sustitución laboral, pero solo una persona quiso cambiar, por lo que no era justificable empezar un programa institucional”.

Continuó diciendo que después surgió la posibilidad de una modificación arquitectónica y se iniciaron los diseños, pero todas las opciones previas fueron desestimadas. “El último plan consiste en construir un módulo desarmable, desmontable en el futuro, para que esa obra no influya con la obra de preservación de infraestructura. Sin embargo, la Curaduría autorizó la obra de carácter temporal para ser desmontada en 10, 15 o 20 años. Pero tengo entendido que hay unos abogados en la Secretaría de Medio Ambiente que le indican al secretario que hacer la obra sería dolo y que no se podría construir ahí porque sería detrimento patrimonial”, reveló Múnera.

Según el concejal, tanto Planeación, como la EDU y el Área Metropolitana no consideran que sea detrimento patrimonial porque la misma licencia establece que será temporal y desmontable. “Por esa razón no sería detrimento, porque se podría reutilizar”.

El ultimátum  

El concejal está determinado a llegar a las últimas consecuencias para que se ejecute la obra. “Yo estoy dispuesto en llevar este tema hasta los estrados judiciales para que se determine que esta intervención se haga, porque los animales no pueden seguir sufriendo de esa manera. Se está violando la ley 1774 de 2016 y el municipio está siendo cómplice de un delito, porque ya no es una contravención. Estoy dispuesto para que 10 años de trabajo no se tiren por la borda”.

Múnera dijo que si debe llegar a un juzgado o tramitar una acción de cumplimiento o interponer una demanda por maltrato animal en contra del Municipio de Medellín, lo hará. Solo esperará el mes de junio. “Sería tristísimo para una ciudad pionera en bienestar animal, porque no puede permitirse tener semejante nivel tan grande y espantoso de maltrato como el que hay en la minorista. Así que tendrá que ser un juez de la república el que diga si el municipio tiene que hacer la obra o no”.

La personería se pronunció

Santiago Ruiz, coordinador del observatorio de los derechos colectivos y del ambiente de la Personería de Medellín, indicó que en los últimos tiempos se han reducido un poco los locales que venden animales y que en el acompañamiento que ejecutaron se encontraron con animales en condiciones precarias.

“En esa visita realizada por las autoridades encontramos un matadero clandestino de gallinas para consumo humano. Se informó a la administración, pero hasta el momento han sido muy pocas las acciones que se han evidenciado. Hoy en día se adelanta una investigación para la administración por la omisión de todas estas faltas, porque se incumple el acuerdo 04 del 2015 y la ley 1774 del 2016”, reveló Ruiz.

El funcionario reveló que es muy complejo determinar la cantidad de animales que pueden ser comercializados en La Minorista debido a que existe una amplia rotación de estos por parte de los comerciantes, además por la amplia variedad ya que son de granja y de compañía.

“La autoridad de inspección animal debe hacer mayor control, pero la capacidad instalada de la ciudad para recibir todos los animales que se incauten no es suficiente. La administración municipal ya está en mora de tomar decisiones sobre el asunto. Por eso es tan pertinente y necesario que este módulo se construya rápidamente, ya que tiene una licencia aprobada”, puntualizó el funcionario.

_______________________________________________________________

La licencia

A través de la resolución C1-0045 de 2018 de la Curaduría Primera de Medellín, se le otorgó la licencia de construcción en la modalidad de demolición parcial y ampliación a la obra que se debe realizar en La Minorista.

En este documento se indica que el Departamento Administrativo de Planeación autoriza la propuesta de intervención en el espacio público para una construcción de carácter temporal, hasta tanto se inicie la construcción del modelo de ocupación aprobado en el polígono Z3- API- 15 y que deberá cumplir con la condición de respetar las vías obligadas.

_______________________________________________________________

Las cifras

36 locales comercializan animales en la plaza La Minorista actualmente.

La obra se demoraría 12 meses.

_______________________________________________________________

La frase

“Yo estoy dispuesto en llevar este tema hasta los estrados judiciales para que se determine que esta intervención se haga, porque los animales no pueden seguir sufriendo de esa manera”, Álvaro Múnera, concejal animalista de Medellín.

_______________________________________________________________

Sigue Leyendo

medellin

Texas ejecuta a Roberto Moreno Ramos, el preso cuya muerte intentó evitar el gobierno de México

medellin

Así celebró 'el padre' Linero la celebración de su amado Unión Magdalena

medellin

Caen dos argentinos por supuestos vínculos con terroristas de Colombia

Destacados

¡Pilas! Desde mañana habrá varias marchas y paros en todo el país

¿Amparo Grisales cometió grave error en 'Yo me llamo'?

¿Por qué Catalina Gómez no ha estado en 'Día a Día'?

Directivo de Caracol habría regañado a vestuaristas de Melina Ramírez en 'Yo me llamo'

Cúcuta Deportivo quiere ascender ante su público (y ayudar al Unión)