La comuna 13, San Javier, una vez más tiene todas las miradas encima. Los colores vivos de sus paredes, la alegría de sus habitantes y la luz de la esperanza, se han opacado por una ola de violencia que se ha desatado entre las bandas delincuenciales que han habitado por años en la zona.

La oscuridad de la noche se convirtió en el temor de los habitantes, que muchas veces debieron rezar para no ser alcanzados por las balas, mientras se estremecían con el sonido ensordecedor de las ráfagas de las metralletas por los constantes enfrentamientos entre las bandas delincuenciales.

James Zuluaga, habitante y miembro del comité de Derechos Humanos de la comuna 13, comentó que desde hace días se empezaron a registrar varios sucesos violentos, algunas muertes y balaceras que fueron aumentando su intensidad, por lo que la tranquilidad del territorio se vio afectada. El temor es a una nueva intervención militar es latente.

“Nos han dicho que acá no habrá una intervención militar, pero tenemos cuatro bases militares instaladas en la comuna 13, cada una con un pelotón, que serían más de 100 militares. Si no lo van a hacer, ¿por qué traen al Ejército e instalan bases permanentes? Eso nos tiene muy preocupados”, dijo Zuluaga.

Para los habitantes de la comuna la presencia de los militares asusta, pues se relaciona con escenarios de guerra. Creen que tenerlos allí, en una de las comunas más visitadas por los turistas, los ha afectado. “Cuando preguntamos sobre el por qué disminuyó el turismo nos dicen que es por miedo, porque creen que los militares solo se utilizan en guerras, que una cosa es ver a un policía porque se sabe que hay espacios de violencia, pero otra muy distinta cuando ven a un militar”, explicó Zuluaga.

Además recordó, siendo víctima, que cuando se realizaron las operaciones militares en la comuna 13, “los militares en compañía de los policías y de los paramilitares, fueron los causantes de desapariciones y falsos positivos judiciales”, por eso sienten temor y preocupación por lo que pueda suceder.

Por otro lado, dijo que como habitantes del territorio han identificado que uno de los problemas que impide que se acabe la violencia es que los policías trabajan y habitan en el mismo territorio. “Es inconcebible que hayan policías que lleven más de 10 años trabajando y viviendo en la comuna 13. Tenemos una unidad en la que viven 30 o 50 policías y en esa zona hay actores armados que, incluso, viven al lado de las casas de los policías. Entonces un policía por la mañana no va capturar a un bandido porque por la tarde lo van a estar esperando en su casa los cómplices. Por eso no van a trabajar con efectividad y no vamos a tener una seguridad completa en la comuna 13”, denunció Zuluaga.

La violencia no está solo en la 13

Luis Fernando Quijano, presidente de Corpades y Análisis Urbano, analizó la situación y empezó por recordar que “desde junio del 2013 se dio el pacto del fusil entre las Autodefensas Gaitanistas de Colombia – Clan del Golfo – y la Oficina, pero ese pacto no acabó las tensiones que existían al interior de la Oficina y por eso cada año se presentan problemas de orden público en las comunas 5, 6, 7 y 16”.

Una explicación para lo que suceden en la comuna 13, según Quijano, es que “hay una fuerte fractura, que podríamos denominar como la ‘guerra fría’ dentro de la Oficina, donde los jefes no se disparan, pero están aleteando el enfrentamiento entre las bandas”.

De acuerdo con Quijano, en la comuna 13 se están presentando enfrentamientos entre la ‘Agonía’, que es una de las bandas poderosas de la ciudad, que al parecer está alidada con Belencito y con las bandas de esa zona, y estarían enfrentadas con las bandas pesebreras.

Este fenómeno también se está presentando en la parte alta de la comuna 16, en el corregimiento de Altavista, en donde afirmó Quijano existe un ingrediente nuevo y es que están enfrentados ‘los Chivos’ y ‘los Pájaros’ contra ‘la Mano de Dios’ y contra la banda los ‘Paracos’, que son las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, quienes ocupan buena parte de ese territorio.

La respuesta de la administración

La existencia de las bandas criminales data de hace muchos años, es la consecuencia de la cultura de la ilegalidad como la ha denominado el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, quien desde el día uno de su mandato decidió luchar de frente por desarticularlas, aunque muchos le dijeran que era una apuesta suicida.

“Se le tiene que reconocer al alcalde de la ciudad que ha dado la cara frente al tema de orden público y que desde que inició su mandato lo hemos visto salir a reconocer mucho de lo que antes se ocultaba, las casas de tortura, la existencia de la Oficina, el verdadero poder que tienen estas estructuras, las vacunas y la desaparición forzada”, destacó Quijano.

Sin embargo, el experto considera que hay que prestarle atención a la estrategia de seguridad, “porque para nosotros es una estrategia basada en factura, decomiso y control; en ir dosificando los golpes, un día en una comuna, mañana en otra; pero siempre vamos a estar en la misma situación porque lo único que se ha logrado es “controlar” el crimen”.

Muchos esfuerzos se han concentrado en las capturas, pero Quijano considera que es importante que las autoridades entiendan que “cada que se captura a un jefe o a un coordinador, ya está listo un relevo”.

“Mientras dicen que han capturado a más de 2000 personas y a más de 96 cabecillas y jefes, las estructuras siguen intactas operando, sin perder capacidad militar ni territorial ni económica. La captura del jefe será un golpe, pero siempre tienen la manera de continuar”, además agregó que “hay que prestarle mucha atención a tantas capturas, porque se podrían estar dando falsos positivos judiciales, para buscar ascensos, para ganar reconocimientos y para el carrusel de las recompensas”, puntualizó Quijano.

Por su parte Zuluaga afirmó que en la comuna 13 se han reportado más homicidios de los que se han informado por las autoridades. “Nosotros tenemos un reporte de cerca de 14 homicidios, pero la Alcaldía nos reporta 5, lo que nos deja bastante preocupados, porque nos ha desmentido y nos dijeron que si seguíamos difundiendo que habían balaceras y homicidios que nos iban a encarcelar por delitos cibernéticos y por difundir terror”.

El soporte de los 14 homicidios que ellos cuentan,  dice Zuluaga, son los dolientes y los reportes que les enviaron los propios familiares de las víctimas, y asegura que lo que han hecho es cambiar a los fallecidos de comuna, “pero todos sabemos que son del conflicto de la comuna 13”.

Andrés Tobón, secretario de Seguridad de Medellín, respondió diciendo que “las cifras de los homicidios oficiales se consolidan a través del Sistema de Información para la Seguridad y Convivencia, utilizando datos de Sijín y Fiscalía, corroborados por Medicina legal y bajo el sistema de archivo de Spoa. La comunidad tiene la sensación de más casos por la acción del rumor y la proliferación de falsas noticias en redes sociales”.

El funcionario anunció que seguirá la presencia de la administración en el territorio, “de ninguna manera vamos a abandonar a las comunidades, tendremos presencia permanente de la Policía y de nuestro Ejército acompañando a la ciudadanía para romper el temor que ejercen los bandidos en esta estrategia de cobardía que tienen en Medellín”.

_______________________________________________________________

Las cifras

Entre el 1 de enero y el 3 de mayo de 2018 en el Sisc la comuna 13 se registraron 15 homicidios, solo 2 más que en el 2017.
En Medellín se han registrado 200 homicidios en lo corrido del año, de los cuales 102 han sido causa de Grupos Delincuenciales Organizados.

_______________________________________________________________

La frase

“Hay una fuerte fractura, que podríamos denominar como la ‘guerra fría’ dentro de la Oficina, donde los jefes no se disparan, pero están aleteando el enfrentamiento entre las bandas”, Fernando Quijano, presidente de Corpades y Análisis Urbano

_______________________________________________________________

El conflicto Urbano

Luis Guillermo Pardo, exasesor de Paz de Medellín y Antioquia, explicó que en Medellín el conflicto urbano es un acumulado, que se remonta a la década de los 80 y que hasta la fecha no ha sido solucionado a fondo. “Encontramos un reciclamiento de los combos, de las bandas y de las convivir en el centro de la ciudad. Además las estrategias de seguridad no se combinan con las de paz y conviviencia y por consiguiente no son exitosas”.

Pardo indicó que en la ciudad existen más de 400 bandas, en la comuna 13 habrán más de 30. El conflicto de se agudiza cuando hay rompimiento de pactos de no agresión entre ellos, cuando hay disidencias, que es lo que está pasando ahora.

“Es importante decir que la solución no está solo en capturar cabecillas, porque siempre hay 20 esperando reemplazarlo, esa es la cruel realidad del conflicto urbano y de la guerra que se vive en el 70% de las comunas de Medellín”, reveló Pardo.

_______________________________________________________________

Sigue Leyendo

medellin

eSIM de Apple: la innovadora tecnología de los nuevos iPhone XS

medellin

El chef que ganó un premio con recetas de hace 60.000 años

medellin

Tanzania: más de 90 ahogados en un accidente de ferry en el lago Victoria

Destacados

¡Amparo Grisales se emberracó con imitador de 'Yo me llamo'!

Shakira es criticada por 'pinta' que utilizó para recoger a sus hijos

"Nos amamos, pero no tenemos sexo": las parejas que eligen vivir sin tener relaciones sexuales

Escena de 'La ley del corazón' 2 dejó en shock a televidentes colombianos

¿No sabía que estaba en vivo? Vanessa de la Torre se despachó contra Claudia Elena Vásquez en video