La transformación urbanística que se adelanta en el corazón de la capital antioqueña, por parte de la Alcaldía de Medellín, ha obligado a la reubicación de miles de venteros informales que acostumbraban a trabajar en calles como Bolívar, Junín, La Playa, Calle Boyacá, Pichincha, Carabobo y Plaza Botero.

Muchos de los venteros han estado dedicados a este oficio por décadas, lo que les ha permitido subsistir y ser reconocidos por la comunidad en cada espacio que ocupan. Sin embargo, el plan de mejoramiento urbanístico que se lleva a cabo tiene como consecuencia que muchos de ellos deban cambiar su lugar para siempre.

Guillermo Giraldo, presidente de la Unión General de Trabajadores Informales de Medellín, describe que la situación de los venteros informales es simplemente caótica. Que si bien, han existido momentos de tranquilidad, en la actualidad está en su punto más crítico por las obras que se están desarrollando.

“La modernización del centro y las obras que adelantan como en Galería Bolívar, Maturín, Pichincha y La Playa; han requerido que se haga una reubicación de los venteros a zonas que no son las más comerciales y esto ha generado caos por la inestabilidad en los ingresos”, dijo Giraldo.

La reubicación

De acuerdo con el directivo, el efecto más complejo de la reubicación ha sido los bajos ingresos que tienen los venteros informales, que evidentemente les ha afectado la canasta familiar y por consiguiente se ha visto reflejado en la convivencia entre ellos.

Sobre la asignación de los espacios a los que han tenido que moverse por estos días dijo que aunque no culpa del todo a la Administración municipal, considera que ha habido una falta de planificación y de concertación clara en el tema de la reubicación.

“Dentro de mi labor he recorrido todo el centro y hablando con la gran mayoría de los venteros me he encontrado con que ahora los ingresos son solo del 10% o el 20% de lo que ganaban anteriormente. Hay gente que se ha quedado cinco o seis días sin bajar bandera, sin hacer ninguna venta”, reveló Giraldo.

El impacto de la reubicación ha sido notable. Cientos de venteros informales debieron salir de las calles más importantes del centro, las que mayor tráfico de personas tienen cada día, para ubicarse en otras paralelas o cercanas que evidentemente no llegarán a ser como las principales.

Ante la situación, dice Giraldo, que la Alcaldía ha estado presente y ha ofrecido reubicar a los venteros que no están conformes, pero la realidad es que “no hay dónde, no hay espacio, no hay sitios mejores que donde estábamos”.

Sin embargo, una de las propuestas que los venteros le han presentado a la Alcaldía ha sido poder ser trasladados a Carabobo, “esa es una zona comercial que podría ser un alivio, pero alegan que por temas de seguridad no se puede”.

La estigmatización

Precisamente por el tema de seguridad, Giraldo considera que a los venteros informales se les ha estigmatizado, “nosotros somos trabajadores. Por algunos temas de indisciplina en Carabobo es que al parecer nos están achacando la seguridad a los venteros”.

Además, el directivo reconoce que algunos delincuentes se han camuflado como venteros pero que para eso le han pedido a la administración que los individualice para que sepan quienes son ladrones, jíbaros o que comenten otra clase de ilícitos.

La población de venteros informales, según el estudio de la Universidad CES y la Universidad de Antioquia, en la que participa la Unión de Trabajadores Informales, reveló que “la edad promedio es de 45 años, que son poblaciones de la tercera edad, que no son de ocasión sino que tiene hasta 25 o 30 años como venteros informales”.

Aumento del trabajo informal

En los últimos años, Giraldo considera que ha sido evidente el aumento del trabajo informal, “aquí cada día se cierran más y más empresas. Además, por el problema que tenemos con Venezuela son muchos los venezolanos que han llegado acá a trabajar en el rebusque”.

Los venezolanos se han dedicado a la venta de dulces, ropa, camisetas y comida rápida. “Ellos vienen a rebuscarse y por eso han aumentado la población de venteros”, que según Giraldo ya está cerca de los 13.000.

Según la Medición de empleo informal y seguridad social elaborada para el trimestre de marzo y mayo del 2017 del DANE en Medellín el 41% de la población tiene una ocupación informal.

¿Qué dice la administración?

Beatriz Elena Villegas Sierra, subsecretaria de la Subsecretaría de Espacio público de Medellín, explicó que desde el mes de mayo del 2017 ha estado acompañando todo el tema de la intervención de obra del centro de la ciudad y que ha creado un plan específico para los venteros informales asentados en los sectores que se intervienen.

“Todos los venteros han sido identificados. Hemos encontrado muchos que han sido regulados y que se encuentran en las bases de datos que tenemos en la Subsecretaría, hasta que se congelaron los permisos en el 2011. Otros han demostrado una permanencia superior a un año en la ocupación indebida del espacio público. Hemos tenido acercamientos y los hemos sensibilizado frente a las obras y a los traslados temporales”, explicó Villegas.

Sobre la posibilidad que tienen los venteros de regresar a los lugares que son intervenidos, en los que han permanecido a lo largo del tiempo, la subsecretaria afirmó que será una realidad, siempre y cuando sean venteros que cumplen con las normas de ocupación en el espacio público y que además venden elementos lícitos.

Respecto al ingreso masivo de venezolanos en la ciudad, la funcionaria indicó que eso “nos ha llevado a ser más constantes en el proceso de control y regulación del espacio público. Para estas personas no tenemos un tratamiento diferente”.

_______________________________________________________________

La cifra

En el centro de Medellín se estima que hay cerca de 13.000 venteros informales, según la subsecretaría de Espacio Público.

_______________________________________________________________

Sigue Leyendo

medellin

Brexit: las 5 preguntas básicas sobre el "acuerdo de divorcio" entre Reino Unido y la Unión Europea que más se consultan en Google

medellin

La Ruta del Sol II: ¿las víctimas pasaron a ser cómplices de sobornos y delitos?

medellin

Conversatorios para #romperelsilencio por las mujeres en Bogotá

Destacados

Concejo aprueba nuevo cobro de valorización en Bogotá

Maleja Restrepo es criticada por la comida que da a su hija

Exparticipante de 'Yo me llamo' le envió contundente mensaje a Amparo Grisales

"¡La gente, la gente del pueblo!": El divertido video de Aída Bossa que se hizo viral en redes

El triste comentario de Jota Mario por el que le llueven los mensajes de apoyo