Una mujer del Reino Unido no pudo más con sus implantes mamarios copa F y en una acción desesperada decidió “operarse” en su propia casa para liberarse del calvario.

Tonia Rossington decidió el año 2004 someterse a una cirugía de aumento de busto luego de tener a sus tres hijos, señala Mirror.

La mujer de 49 años cuenta que sus pechos quedaron “caídos y desinflados” y que estaban de moda “las tetas grandes” por lo que decidió someterse a la cirugía, con lo que pasó de una copa 36B a una 36F y reconoce que ella creía que “eran geniales”.

Luego de unos años Tonia comenzó a perder peso y se dio cuenta de que sus pechos se veían ridículos y pensaba que tenía “que tener esto por el resto de mi vida”.

De ahí en más comenzó a usar blusas con el cuello alto y sujetadores muy ajustados, con los que trababa de aplastar sus pechos y asegura que todo le comenzó afectar “mental y físicamente”.

Tonia no tenía el dinero suficiente (unos $ 2.5 millones según el medio británico) para sacarse los implantes, y cada vez que juntaba algo de plata surgía un imprevisto que la obligaba a gastarlo, por lo que hace dos años comenzó con la idea de extirparlos ella misma.

La mujer visitó a su médico y le dijo que estaba sufriendo “depresión y ansiedad“ debido a sus implantes, pero este le respondió que en el sistema público sólo se podía operar si estos se “rompían o causaban un dolor intenso”.

Esto no la detuvo, ya que estaba decidida a sacarlos, por lo que comenzó a buscar en Google y encontró un solo caso documentado. “Había una mujer que había intentado en EEUU, pero sólo sacó uno antes de desmayarse”, señaló.

Finalmente decidió que ella iba a realizar la “cirugía”. Compró una botella de desinfectante, guantes quirúrgicos y un bisturí, pero pasó despierta toda una noche cuestionándose lo que haría e incluso se planteó si tenía algún problema mental.

En la tarde, Tonia fue al refrigerador, sacó una cubetera, la vació en una bolsa y subió al segundo piso.

Se puso frente al espejo y colocó el hielo casi directamente en la cicatriz que le había quedado tras el aumento mamario.

Cuando ya no podía soportar mantener el hielo en la zona, tomó el bisturí y cortó un poco y no sintió ningún tipo de dolor.

“¿Realmente estoy haciendo esto?”, se preguntaba la mujer mientras seguía con el procedimiento mirándose al espejo. En un momento comenzó a salir líquido y se dio cuenta que había roto el implante. Cuando pudo ver el implante a través de la incisión, Tonia dijo que había empezado a “correr la adrenalina”, que lo tomó y logró sacarlo por completo.

Luego “respiró profundamente” y repitió lo mismo en el pecho izquierdo. Se puso gasas, se las afirmó con un sujetador y manejó camino al hospital más cercano.

Cuando llegó al centro asistencial le entregó una nota al encargado señalando lo que había hecho y los funcionarios no podían creerlo.

La limpiaron con solución salina, le cambiaron los vendajes, la dieron de alta a la una de la madrugada y le dijeron que las heridas sanarían. Luego se sometió a un escáner que mostró que no había silicona dentro de su cuerpo”.

“No me avergüenzo de lo que he hecho. Nunca volvería a tener implantes, fue el peor error que cometí”, asegura, antes de hacer un llamado a las mujeres para que no se pongan “tetas”, ya que “se arrepentirán”.

“Seré sincera, no se ven bonitas, hay mucha piel flácida, pero se han ido y me encanta”, finalizó.

Sigue Leyendo

Estilo de Vida

Estos son los mejores colegios de Bogotá en 2018, según Sapiens Research

Estilo de Vida

¿Incoherencias? Versión de Alejandro García es duramente cuestionada en redes

Estilo de Vida

Las curiosas razones por las que los animales marinos no pueden dejar de comer plástico

Destacados

Por esta razón final del 'Desafío súper humanos' fue criticada

¿Final del 'Desafío súper humanos' ya estaba grabada?

Olímpico se convirtió en el ganador del 'Desafío súper humanos' 2018

A cuál programa le va mejor en rating: ¿'Muy buenos días' o 'El desayuno'?

Habló uno de los testigos que vio lo ocurrido entre Eileen Moreno y Alejandro García