Las tragedias provocadas por el mal uso de la electricidad son bastante comunes en estos días. Pese a las decenas de recomendaciones, tanto de parte de las empresas como de los aparatos estatales, siguen ocurriendo “descuidos” que desencadenan situaciones lamentables, en la mayoría de los casos, con resultado de muerte.

En Reino Unido, la familia Meredith tiene suerte de estar viva. Durante el pasado martes, Lana y Stuart Meredith salieron a comprar junto a su hijo de siete años, pero mientras esto ocurría, su casa comenzó a incendiarse.

Vivían en Aberfan, al sur de Gales. Ahora, dormirán en un domicilio temporal hasta que logren recuperar sus bienes y reconstruir su casa.

Salieron del hogar a las 9.30 de la mañana, para volver luego de diez minutos y notar el dantesco escenario. Se necesitaron tres carros de bomberos para apagar las llamas que se propagaban desde el segundo piso, donde estaban cargando un teléfono móvil, hasta la primera planta del hogar.

La causa del siniestro fue la batería del mencionado celular, la cual se sobrecalentó y provocó el incendio que destruyó todo el domicilio.

Si bien la familia se quedó solo con la ropa que llevaba puesta, desde que su caso se viralizó les comenzaron a llegar donaciones. Ya tienen tres cocinas, una lavadora y un televisor, mientras que en su campaña online para recaudar fondos ya doblaron la meta.

Sigue Leyendo

Estilo de Vida

Subintendente de la Policía atendió el parto de una mujer que no alcanzó a llegar al hospital

Estilo de Vida

Resuelven el misterio de quién es la mujer de L"Origine de Monde, una de las obras de arte más provocativas de la historia

Estilo de Vida

Caso "Hombre Araña" de París: sentencian al padre del niño que acabó colgando de un balcón en Francia

Destacados

Las sentidas palabras de apoyo de Claudia López a Mónica Rodríguez

Los ‘problemitas’ que no dejan que el metro se eleve

¿Comienzan las renuncias en 'El desayuno' de RCN?

Lina Tejeiro muestra su nuevo y lujoso apartamento

El error de Caracol que no le perdonaron los televidentes