Patricia Ann Spann de 45 años lleva cuatro matrimonios en su vida. Hasta ahí todo parece normal e incluso muchos bromearían asegurando que la mujer tiene fe y que lo sigue intentado.

Sin embargo, las dos últimas uniones no son “normales”, ya que se casó con su hijo y luego de separarse de éste lo hizo con su hija, asegura el Daily Mail.

La mujer deberá pasar dos años tras las rejas por incesto, pagar una multa de 1.500 dólares y además quedará fichada como “delincuente sexual”.

Luego de dos matrimonios “fallidos”, Patricia se casó con su hijo Jody de 18 años el 8 de diciembre de 2008 y fue el joven el que buscó a anular el vínculo por la causa de incesto.

En 2014, la mujer inició una “relación amorosa” con su hija Misty, con la que contrajo matrimonio el 25 de marzo de 2016.

Según la joven de 26 años, su madre le había dicho que no estaban violando ninguna ley, ya que la justicia le había quitado la custodia legal de sus tres hijos y se la había entregado a la abuela, quien finalmente fue la que los crió.

Toda la historia quedó al descubierto cundo la policía comenzó a investigar la unión de las dos mujeres y ahí se dieron cuenta de que también se había casado con Jody, pero con éste nunca había anulado el vínculo.

El tercer hijo, Cody, también salió al “baile” y señaló que su mamá le había planteado la posibilidad de casarse en “algún momento”.

Sigue Leyendo

Estilo de Vida

Cómo Estado Islámico destruyó en Mosul una mezquita pero dejó al descubierto un palacio de 3.000 años de antigüedad

Estilo de Vida

Así fue la despedida a Betancur... ¿Santos y Duque se encontraron?

Estilo de Vida

La remembranza del escándalo Odebrecht... para no olvidar

Destacados

Pareja fue pillada 'in fraganti' porque no cerró las cortinas del hotel

El trato que se da en la relación de Melina y Mateo que muchos critican

Así fue el matrimonio de Laura Londoño, la protagonista de 'La Ley del Corazón'

Alberto Carrasquilla 'se salió de los chiros' por ajustes a la reforma tributaria

¡Se destapó! Guarín habla por primera vez de lo que sintió cuando Sara lo llamó 'poco hombre'